Clint en Neu! Club

Por | 28 Sep 08, 18:33

Sonaban los últimos acordes de ‘The Flame That Burns’ de Campbell & Lanegan cuando los Harrys, es decir, los miembros de Clint, aparecieron ayer en el escenario de la sala Neu! con toda su fiereza y el equipaje listo para iniciar un gran viaje.


El trayecto se iniciaba en los cañones de Arizona, proyectados en los laterales de la sala. Sin intervenciones vocales, como acostumbran, con casi todos los temas enlazados, no había apenas tiempo ni de parar a repostar. La carretera volvía a ser el objetivo final. También el medio con el que ordenar las ideas, paso a paso, milla a milla. Así, se fueron sucediendo los temas de su último disco de los que destacaron ‘Los tipos duros también bailan’, la potencia de ‘Rocanroleza muerta’ o ‘Toma quincemil’, ‘Il Padrino’ y la mención al recientemente fallecido mítico Paul Newman. También sonaron temas de su anterior álbum, ‘Alégrame el día’, como la siempre luminosa ‘Disfruten las molestias’, ‘Los testigos no descansan en domingo’ o ‘Summertime’ ya llegando a Las Vegas en nuestro viaje sin destino, con los pelos de punta y una mezcla de esas emociones que normalmente vienen con lo desconocido.

A ratos, los Harrys intercambiaban sus posiciones en el vehículo y el que antes estaba al volante, luego consultaba atajos en los mapas, mientras otro cambiaba de asiento para poder estirar las piernas. Poco a poco nos llevaron a todos al destino correcto y sonaron los aplausos, los bravos, los hurras. Un bis para interpretar ‘Tiempos modernos’ y retirada por la puerta grande. Unos hacen «road movies», Clint hace «road shows». Toda una lección de elegancia y saber hacer que debería repetirse más a menudo.

Después, no sabemos si el resto de viajantes andaban tan hambrientos que huyeron a otra cantina donde poder llenar sus estómagos, pero el caso es que allí quedamos cuatro tristes gatos intentando animar la noche del Neu! que claramente alcanzó su ocaso sin ningún tipo duro (ni blando) con ganas de bailar.

Etiquetas:

La Tienda JNSP