Nos vamos a quedar como tapias

-

- Publicidad -

Nos vamos a quedar como tapias

Según un estudio de la Unión Europea, los que usamos reproductores de música portátiles (en la noticia de El País hablan de ‘El abuso del MP3’, que yo todavía no tengo claro si se refieren al formato de compresión o al aparato reproductor) tenemos todas las papeletas para quedarnos tenientes, sordos como una tapia. En el artículo se pone como ejemplo el iPod de Apple (es lo que tiene ser una referencia) y se dice que escuchar más de una hora al día cada semana “puede provocar una pérdida irreversible de audición”. Y eso a pesar de que todos los reproductores que se venden en la UE deben tener una limitación a 100 decibelios de máximo.

Aunque claro, no sé yo si no sería lo mismo en los 80 con el Walkman o en los 90 con el Discman. Para ser sinceros, me parece exactamente lo mismo. Aunque igual, como las baterías duraban menos, también nosotros lo usábamos menos. O igual es que no estaba tan extendido como ahora mismo, que es difícil ver a alguien en el metro sin auriculares (total, no hay nada mejor que hacer: no te puedes ni mover para leer ni puedes ver esas estúpidas pantallas con telepromoción). De hecho, según los datos, entre 50 y 100 millones de personas, utilizan a diario reproductores de MP3.

- Publicidad -

A pesar de todo lo que se dice en el artículo (que nos sometemos a sonidos intensos sin ser conscientes, que perdemos las referencias externas y no tenemos idea del volumen o la intensidad, que más de 60 decibelios durante más de una hora es una barbaridad…) no se nos da ninguna solución. Ni a este ni al problema de muchas ciudades, que ponía yo a estos médicos en la calle en la que trabajo que se iban a enterar. Bruselas prevé tomar medidas contra los riesgos de los reproductores de música portátiles porque “la lesión no tiene cura”. ¿Nos los terminarán prohibiendo?

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas