Ladyhawke en directo

-

- Publicidad -

Ladyhawke en directo

Foto de Iko

- Publicidad -

Aunque Piscu ya nos había advertido que lo de Pip Brown en vivo no era para tirar cohetes, no nos podíamos resistir a ver a la neozelandesa interpretando esa gran colección de canciones que incluye en su debut, ‘Ladyhawke’.

Con una hora de retraso salió por fin la tímida Pip, frágil y menuda, vestida de negro y con un pañuelo a modo de cinta del pelo, agarrada a la guitarra como a un salvavidas. La banda, compuesta por un batería jevi recién estrenado (tenía toda la pinta), su habitual guitarrista y un bajista-modelo que atraía más miradas que la propia cantante, sonó con solvencia pero sin alardes, con la intensidad correcta. Pero ciertos coros y efectos estaban pregrabados y sonaban desde la mesa de forma un poco impostada y, sobre todo, la voz de Pip sonaba muuuuuyyy bajita, como si solo saliera por monitores, y aunque esto se fue corrigiendo poco a poco, resultaba un tanto frío.

- Publicidad -

Si sumamos eso a la falta casi total de interacción de la jovencita con el público (me pregunto si tendrá eso algo que ver con el síndrome de Asperger que padece), singles como ‘Back of the Van’ o ‘My Delirium’ se disfrutaron pero sin excesos. Aun así, su debut goza de tal cantidad de buenos temas (diría que solo se quedaron fuera ‘Crazy World’ y ‘Morning Dreams’) que era prácticamente imposible no disfrutar al menos un poquito de su revisión del revival de la música de los 80 y ‘Dusk Till Dawn’ o ‘Paris Is Burning’ dejaron, por fin, un buen sabor de boca. 6

Lo más visto

No te pierdas