Esben And The Witch / Violet Cries

Por | 02 Feb 11, 10:29

Parece inevitable pensar que la irrupción en el mercado de Esben And The Witch es consecuencia del éxito cosechado por The xx, mostrando similares influencias de pop atmosférico y oscuro de grupos góticos de los 80 como Siouxsie And The Banshees o Cocteau Twins. Así, el sello Matador ha visto en este trío de Brighton su baza para no perder ese tren en el que también viajan Warpaint o These New Puritans, y les ha producido este ‘Violet Cries,’ probablemente buscando un éxito similar al del grupo de Romy Croft. Algo que, dada su aridez y virulencia, parece imposible.


Esas grandes expectativas generadas por singles como ‘Lucia, At The Precipice’ o ‘Marching Song’ quedan ahogadas por una densa atmósfera envenenada y sucia, en la que no hay rastro de soul ni hip hop y sí del terror rock de Liars o el primer Nick Cave, con una producción (a cargo de Daniel Copeman, guitarrista) preocupada de que coros y ecos fantasmales enfanguen las guitarras cristalinas y la voz equívocamente dulce de Rachel Evans, a medio camino de PJ Harvey y Siouxsie.

Estas canciones, plagadas de términos científicos, referencias a la literatura de la Grecia clásica y metáforas que inspiran dolor y enfermedad, muestran que la mejor arma del grupo es su capacidad para jugar con la tensión, construyendo un verdadero monumento al desasosiego. La inicial y potente ‘Argyria’, ‘Light Streams’, ‘Hexagons IV’ o ‘Warpath’ responden a patrones prácticamente idénticos, con constantes y sucesivas subidas y bajadas de intensidad y volumen, que definen la identidad del grupo. Y aunque en ese sentido el álbum funciona como idea global, la sensación final es que quizá se han preocupado demasiado por desmarcarse de posibles comparaciones y la redundancia sobre las mismas ideas ha terminado por diluir el golpe.

Aun con cautivadores hallazgos como ‘Chorea’ o ‘Hexagons IV’, lo más atractivo de ‘Violet Cries’ sigue siendo la vibrante ‘Marching Song’ y el final pseudo-bailable de ‘Eumenides’, canciones ya incluidas en su primer EP. Sin embargo, la gélida belleza de ‘Marine Fields Glow’ y el sinuoso y cautivador final con ‘Swans’, muestran que Esben And The Witch tienen mucho más que decir y un potencial para progresar del que quizá carezcan, por ejemplo, The xx.

Calificación: 6,8/10
Lo mejor: ‘Marching Song’, ‘Marine Fields Glow’, ‘Eumenides’ y ‘Swans’
Te gustará si te gustan: Liars, The xx, el ‘3’ de Portishead.
Escúchalo: Spotify

  • buen disco

  • carlosDxxxo

    yo les doy un 8 ! creo que 6,8 se queda corto para un discazo con tanta elegancia! increíbles!!!

  • DeandevendráBanhart?

    Verás cuando salga el post-witch dubstep con un poquito de minimal-grime.

  • Tirso

    Es un rollo de disco…. Más quisieran parecerse a The Xx

Send this to a friend