Quantcast

Fernando Alfaro / La vida es extraña y rara

-

- Publicidad -

Fernando Alfaro / La vida es extraña y rara

La ilustración de portada del nuevo disco de Fernando Alfaro, inspirada en un detalle de ‘La estación de Perpiñán’ de Dalí muestra a un hombre que no se sabe si está en pleno ascenso o en caída libre. Esta dualidad aparece en muchos otros momentos del álbum, como en la mención a esa escalera de Escher que sube y baja en bucle o en uno de los momentos más vulnerables, ese que en ‘Extintor de infiernos’, casi solloza: «Mirad cómo me agarro a mi cuerpo / Nunca sentí la vida como ahora que la pierdo». ‘La vida es extraña y rara’ es un álbum lleno de contradicciones y paradojas, tan rico y explícito en los matices como sutil en su disposición.


Es inevitable que ‘Extintor de infiernos’, que nos habla desde el interior de un ataúd, o ‘Sin cobertura’ (en el CD, pista sorpresa), que concluye el álbum con la frase «la vida no es prescindible, pero una sola vida sí que lo es», suenen más intensas después de haber sabido a Alfaro en situaciones que él mismo ha definido como «terminales». Sin embargo, la muerte y su opuesto han estado presentes en toda su carrera, desde Surfin Bichos hasta su último proyecto con Los Alienistas, pasando por Chucho. Aquel ‘Magic’ que hablaba sobre lo mucho que nos queda por vivir es reconocible en el doble falso final de la canción inicial o en la melodía de la fantástica ‘Un viaje largo, largo’, que cuenta con coros de Nacho Vegas (entre otros, a destacar una niña) y a pesar de su triste mensaje de autoengaño acoge una clara sensación de triunfo superviviente.

- Publicidad -

Aunque las miserias de la sociedad (‘Los héroes podridos’, ‘El último crooner santo, el último lobo’) vuelven a ocupar lugares destacados, el amor protagoniza por supuesto los mejores cortes. Tanto ‘Camisa hawaiana de fuerza’ como ‘Teléfono de atropellados’ retratan con considerable sentido del humor la vertiente más insana de las relaciones humanas, esta última con un estribillo glorioso que se hace de rogar, lo cual no hace sino más adictivo todavía el tema.

Las composiciones de Alfaro en estos últimos años son consistentes y se sostienen por sí solas, pero para quien no suponga gran novedad oírle cantar sobre perros y mutilaciones, hay más. La producción de corte jazzie de Refree añade frescura a unas canciones que tan pronto contienen guiños tropicales (‘Camisa hawaiana de fuerza’) como referencias a los años 50 (‘El último crooner santo, el último lobo’), suponiendo uno de los mejores trabajos de ambos. Cuerdas, metales y teclados, lejos de sobrecargar, sirven en la mayoría de los casos para quitar peso, que no belleza, al drama de un hombre adulto que anteayer era un niño y hoy ya casi un viejo. No sabemos si el mensaje llega a ser alegre (‘Gol psicológico’ por ejemplo acaba peor de lo que apuntaba), pero, como siempre, es reconfortante compartir penas.

- Publicidad -

Calificación: 8,3/10
Lo mejor: ‘Un viaje largo, largo’, ‘Extintor de infiernos’, ‘Camisa hawaiana de fuerza’, ‘Teléfono de atropellados’
Te gustará si te gustan: las canciones sobre la muerte, los discos de «comeback», Fernando Alfaro en cualquiera de sus formas.
Escúchalo: Spotify

Lo más visto

No te pierdas