Paredes de Coura 2011

Por | 23 Ago 11, 16:30

Volver del Paredes de Coura pensando en lo mucho que nos queda aún por aprender en España sobre festivales era algo más o menos previsible con solo echarle un ojo al cartel de la edición de este año. A cambio de un abono que cuesta los 75 euros que aquí te cobran por ver a Vetusta Morla, Dorian, Ellos y Love Of Lesbian un año tras otro, el Paredes apunta más arriba con una, a priori, muy sugerente mezcla de pesos pesados (Pulp, Death From Above 1979, Kings Of Convenience, Mogwai…), pesos medios (Metronomy, Deerhunter, Blonde Redhead, Battles, No Age…), interesantes promesas (Twin Shadow, Summer Camp, Wild Beasts, Marina & The Diamonds…) e, incluso, alguna boutade (Omar Souleyman).


Pero resulta que una vez allí las expectativas se ven sobrepasadas por la evidencia de la realidad: un recinto inteligentemente adaptado a una orografía terrible (sacando todo el provecho de la ladera como grada natural para el escenario grande y del río como zona de baño para campistas); una preocupación pasmosa por ofrecer variedad en los servicios (puesto de gominolas incluido), situarlos a mano (las barras a los lados del escenario Ritek y los dos puestos de reconocidas marcas de fast food al pie del After Hours eran para nota), aligerar cualquier posible trámite (no había tickets; sí hubo alguna cola) y ofrecer todo ello a unos precios tan populares que provocaban risa floja (mantener a la gente dentro del recinto y que consuma sin llevarla a la ruina: esa utopía); y un público portugués bastante más respetuoso de lo que estamos habituados por aquí (incluso, a veces, en exceso).

Y todo a ello a unos 20 minutos de la frontera con España. No es de extrañar que Paredes de Coura esté ya marcado en la agenda de muchos españoles (gallegos, sobre todo, pero no solamente) como fecha indispensable del verano. La organización cifra en un 30% nuestra asistencia, lo que nos convierte un poco en los guiris del, como lo ha denominado algún medio nacional, FIB del noroeste (aunque este año, por cartel, el Paredes fuese más un Primavera Sound mini).

La falta de sorpresa ha sido, quizás, la tónica general de este Paredes de Coura 2011. Los cabezas de cartel cumplieron su papel con los grandes conciertos que se esperaba de ellos. Pulp, con el mismo Jarvis Cocker hiperactivo y parlanchín de siempre, desordenaron el setlist del Primavera Sound, dejando fuera ‘Underwear’ o ‘I Spy’ e incluyendo ‘Acrylic Afternoons’ o ‘O.U. (Gone, Gone)’, en un concierto absolutamente inolvidable. Kings of Convenience, tan integrados en el festival que Erlend Øye incluso se llevó su guitarra al río en una de las imágenes del festival, triunfaron con un recital delicioso que, sin embargo, al ser en acústico, quedó tapado por el rumor del público en más ocasiones de las deseadas. No era la hora ni el lugar y, con todo, el emocionante momento de comunión general en la versión de ‘Corcovado’ en los bises quedará para el recuerdo. Mogwai, un poco a piñón fijo, y Death From Above 1979, arrolladores, cerraron una jornada de sábado en la que sí sorprendía, por desgracia ante muy poco público (el resto ya tomaba posiciones en el escenario Ritek para ver a los cabezas del día) la fuerza y el descaro del directo de No Age, con un simpático Dean Allen diciendo “abrigado” (sic) al final de cada canción.

También cumplieron con buenos shows Metronomy, divertidísimos, despejando la duda de cómo casaban en un mismo repertorio las canciones de ‘The English Riviera’ y sus dos anteriores trabajos, tan diferentes en estilo e intenciones (fantástica la versión acelerada de ‘Corinne’, por cierto); Two Door Cinema Club, en progresión y dejando más ganas, si cabe, de su futuro segundo trabajo; Battles, los Rinôçérôse del africanismo, espectaculares por sí mismos y también por comparación en un cartel bastante falto de originalidad (si es que a Battles los podemos considerar como tal); Omar Souleyman, acompañado solamente de teclado, notoriamente encantado con un público enloquecido desde el primer acorde (¿tiró de hits?, ¿repasó sus caras B?, ¿hizo alguna versión?… ¿quién sabe?); y Twin Shadow, que consiguieron trasladar la emoción de las canciones del ‘Forget’ al directo transformándolas en algo diferente y muy interesante.

Correctos, sin más, los conciertos de Wild Beasts, indemnes a pesar de su difícil emplazamiento entre Omar Souleyman y Crystal Castles; Le Butcherettes, mucho mejor en directo que en disco; Crystal Stilts, demasiado parecidos a demasiadas cosas; y Maika Makovski, que bromeó con su sustitución de última hora tras la caída de Foster The People dos días antes del inicio del festival, y tuvo en las primeras filas el apoyo incondicional del público español.

A cambio, también hubo sonoras decepciones. Crystal Castles ofrecieron su ya habitual show decadente con bases que duelen de tanta saturación y con la voz de Alice Glass apenas audible entre el caos sonoro y los horribles filtros que le meten. Si a eso le sumamos el agobio que se vivía en el escenario After Hours (también escenario 2), claramente insuficiente en horas punta (pasó lo mismo en el concierto de Metronomy), es perfectamente entendible que los escépticos ni siquiera aguantasen hasta el final del concierto. Marina And The Diamonds estaban un poco descolocados, y remontar la emoción del concierto previo (Kings Of Convenience) era igual de anticlimático que irte a ver a Delorean justo después de Pulp. Tampoco ayudaron a creerse el directo de Marina ni las voces pregrabadas ni su pose de diva, claro que una vez sentada al teclado y cantando a pelo es capaz de callar cualquier boca. Horrible, horrible lo que hace con ‘Mowgli’s Road’, ventilada junto ‘I’m not a robot’ al comienzo del concierto.

Blonde Redhead empezaron bien pero acabaron bastante perdidos en la grandilocuencia de una propuesta magnética pero que deja absolutamente frío, algo así como la propia expresión facial de Kazu Makino. Warpaint se mantuvieron planas desde un principio y, en consecuencia, más allá de la tercera canción resultaban aburridas. Summer Camp, que entraron en cartel a última hora, tras la caída de Jamaica, dejan de lado en su directo el toque retro de su EP de presentación, convirtiendo sus canciones en buenas composiciones pop, pero demasiado convencionales y, en ocasiones, anodinas. Una pena, porque tienen potencial para hacer algo más grande.

Gracias a hangtheguille por las fotografías.

  • DAVID

    Pole y digo que es verdad, los festis españoles dan mala gana.

  • Blonde Redhead, sois LA PESTE. La conjunción concierto mierder + canciones mierder + tocar antes que Pulp los hundió.

  • Teeth

    yo estuve allí y más allá de estilos musicales, peores o mejores, grupos de renombre o no, la que más entretuvo al público fue Marina & The Diamonds.

  • chloe

    No estoy de acuerdo con que los festivales españoles tienen mucho que aprender de otros, si es cierto que algunos como el Arenal Sound, por ejemplo, están muy verdes. Pero si miramos a Portugal, el festival SuperRock SuperBock, al que he ido este año, es un auténtico desastre, a pesar de los grandes nombres en su cartel:ambiente infrahumano con nubes de polvo que hay que combatir con mascarillas, poca variedad en la bebida, difícil acceso al recinto,…
    En España hay grandes festivales como el Sonorama, Primavera Sound o FIB en los que muchos festivales extranjeros deberían fijarse.

  • Iván

    ¿Omar Souleyman boutade? ¡ay dios!

  • El FIB es un festivalazo, no hay ni una sola cola para nada, ni baños, ni bebidas, ni nada…aglomeraciones sólo en los grandes conciertos (inevitable en cualquier parte del mundo), la gran pega del FIB es su precio que sí resulta caro, pero claro no me lo compares con el cartel del Paredes que es la mitad. El PS también es un festivalazo, aunque en cuestión de organización están mucho más verdes que el FIB.

  • Mj

    El público donde más entretenido estuvo fue en Death from Above 1979, de eso no cabe duda. Marina fu un ful de Estambul. Fue increíble el silencio que se hizo para los Kings of Convenience después de los conciertarrazos de Battles y Deerhunter. A tener en cuenta lo que hicieron los portugueses You Can’t Win, Charlie Brown y Mogwai dejaron sin palabras a más de uno.
    Un festival de 10.
    Larga vida a la sangría Vini.

  • Zombiesmuertos

    La organización del FIB es de diez. No hay discusión sobre ello.

    JNSP, ¿por qué hacéis mejores crónicas del Paredes (que nos interesa menos) que del SOS (sobre todo ésta, de chiste), FIB o DCode?

  • PabloQ

    No sé cómo habrá estado el Paredes este aunque parece que bastante bien. Eso sí, desde luego si por aprender decís por el SBSR, que como bien dice Chloe muy buena música pero recinto penoso, mejor que no aprendan eh?

  • Blonde Redhead hizo un conciertazo, pero un señor conciertazo, una auténtica pasada. Twin Shadow fue una mierda, con un batería horrible y una voz que ni se acercaba a la del disco. Marina & The Diamonds parecía una final de eurovisión, y Mogwai son siempre, siempre, maravillosos.

  • Pepo

    ¿Y qué cojones es una boutade?

  • Búscalo en google!

  • J

    Pulp tocaron I Spy

  • farandol

    Un festival de emociones, destaco a los Kings of convenience (me dejaron en shock), Mogwai, Metronomy, Wild Beasts y una siempre divertida Marina (o Mariana según el colgante de la organización).
    El agobio que se vivió en Crystal Castles no me permitió realmente apreciar su directo.
    En total, fantástico lugar para celebrar un festival con precios a veces de risa y con portugueses con un gusto y educación exquisitos!

  • @Risingon ¡venga hombre! Blonde Redhead eran Spike el de Buffy x2 + china sin sentido del ritmo, con escenografía de todo a cien (y actitud de lo mismo). Twin Shadow es verdad que la voz no estaba precisamente en su punto, pero el rollo que le dan a las canciones (de su discazo) en directo está guay.

  • Claudio

    Pulp no tocaron I Spy!!!

    Un gran festival, desde luego. Y muy buena cronica!

  • @emece Que sí, hombre, que moló! Que moló todo! Desde la japo de The Ring hasta los gemelos fantásticos, pasando por los cambios de estilo y demás. De lo mejor del festival, junto con Metronomy, Wild Beasts, Kings of Convenience, Deerhunter, Mogwai, Pulp, No age… Junto con casi todo, vamos.

    Aunque lo mejor del festival: LOS MULTIPLES PUESTOS DE CAFE SOLO. APRENDE ESPAÑA.

  • Punto a favor de Blonde Redhead, las piernas de esa mujer hipnotizan, y musicalmente me parecieron bastante correctos. A un fan de Pulp que espera a su grupo con ansia puede parecerle insufrible, pero yo también estaba impaciente por ver a Death From Above 1979 y no por ello diría que Mogwai fueron una mierda. No me apetecía verlos, pero jamás diría que fueron LA PESTE.

    Y la gran sorpresa del festival para mí, The Joy Formidable. La puta boca abierta. Lo mejor, Death From Above 1979 y Battles. Lo peor, Omar Souleyman y Warpaint, que a aquellas horas y sin otras opciones me dieron auténticas ganas de morirme. Y Crystal Stilts tampoco me gustaron.

    Y yo no pondría a los portugueses tan por las nubes, porque lo de hacer crowd diving extremo y constante y JODERNOS el concierto a todos los que pasamos el día guardando primera fila para ver a DFA es peor que los ingleses en el FIB. Ya sé que la respuesta inmediata a eso es que las primeras filas es lo que tienen, que un concierto así no es para verlo sentado,… pero ya llevo muchos conciertos, muchos festivales y muchas primeras filas a mis espaldas y jamás he vivido una masacre como aquella. Una cosa es la gente saltando y las mareas humanas y los empujones, y otra cosa es pasar el concierto entero (descansos entre canciones incluidos) con la barriga del de seguridad en tu cara quitándote gente de la cabeza, literalmente. A pesar del civismo en casi todo lo demás, la sensación que me llevo del público portugués es de cabronesdemierdaquemejodieronelconciertoquefuiaverdesdelasputasislascanarias. Muerte a todos ellos.

    Buena crónica, sí. Y mola sentirse nombrado en ella, yo fui uno de los que apoyó ferozmente a Maika Makovski.

  • pei

    Conciertazos de Blonde Redhead, (enormes, siento pena del que no lo haya visto así) Mogwai (a pesar del agún que otro problemita de sonido), y Deerhunter. Pulp bien pero sin más, nada extraodinario, hicieron lo que se esperaba de ellos. Kings of Convenience cumplieron de sobra para tocar a las 11 de la noche después del brutal concierto de Deerhunter, No age mención especial, muy buenos en directo. Battles suenan cojonudos si, pero van con mucha música gravada (voces incluidas), demasiado artificiales, el único que parece hacer algo es el bateria, los otros dos poco aportan. DFA muy buenos aunque demasiado zapatilleros para mi gusto.

  • Lo mejor fué cuando se cayeron los edificios.

  • Pit

    -Las nuevas que tocaron Pulp con respecto al PS fueron O.U.(gone, gone), Mis-shapes y Acrilyc afternoons.

    – Nadie va a decir nada de la mierda que fue Trail of death?

  • Diadermine

    Nadie va a decir nada de las fotos? Que sí que queda muy chuli el efecto retro, pero esto es como la cocina, una pizca está bien, pero cuando se te va la mano con la sal…
    La primera foto casi ni se ve.

  • Obviamente nadie va a decir eso de los Trail of Dead porque fué la puta hostia.

  • null

    Efectivamente, el concierto de Trail of Dead fue increíble. Igual que el de Blonde Redhead (bueno, un puntito menos de incredibilidad).
    A mí me decepcionaron un poco Deerhunter. No sé qué esperaba, pero no acabé de encontrarlo allí.

    Nadie va a comentar nada del empeoramiento de la organización de este festival en los últimos años? Porque de 2003, que fue mi primera vez, a ahora, la cosa ha ido en declive. Sí, me refiero a las dificultades para encontrar programas con los horarios, o cosas aun más importantes,como un baño que no estuviera lleno de… sí, caca humana (por todas partes). Los dos primeros días fueron los peores; luego creo que se pusieron un poco las pilas con el tema. Sé que es normal que la cosa se ensucie, pero noté bastante dejadez por parte de la organización, sobre todo comparado con otros años.

  • null

    Mi queja fundamental: el espacio entre el inodoro y la puerta, con ella cerrada, debía ser de 1 cm y medio. Las chicas lo sufrimos de verdad. Yo me sentía en el vídeo de Erase & Rewind pero con pis y caca ajenos alrededor. :-S Creo que otros años no me daba con las rodillas en la puerta.
    http://www.youtube.com/watch?v=yzibA7YP7VM
    Debo ser mayor, también, ya lo sé.

  • Pei, yo diría que Battles no llevan tantos pregrabados, Blonde Redhead usan muchísimos más. De hecho creo que la clave de Battles son al mismo tiempo el batería y el bajista/guitarrista, que se lo curra haciendo loops en vivo con una precisión de cagarse. De hecho, a Deerhunter no los conocía y me parecieron hiper-cutres usando efectos y ecos, que ni iban al ritmo de la música ni sabían hacerlos entrar y salir elegantemente (y eso, justo después de Battles, canta mucho más). Y su batería parecía amateur (y eso, justo después de Battles, canta mucho más).

  • pei

    Piedras In The City. No estoy de acuerdo. Que conste que Battles me gustan, y que conste que sonaron muy bien, pero me pareció que se apoyan demasiado en sonidos pregrabados, de hecho gran parte del sonido de Battles en vivo parece estar ya pregrabado, lo que hace que suenen demasiado limpios y perfectos, estoy seguro de que técnicamente lo bordan, y que no es nada fácil hacer lo que hacen, pero al final es una cuestión de feeling y yo no me lo creí. Evidentemente Blonde Redhead también los utilizan, pero en su actuación funcionan como complemento. Mandan los instrumentos y las voces. Manda la interpretación en vivo Y de nuevo, es una cuestión personal de feeling y a mí el concierto de BR me emocionó. Completamente de acuerdo con la crónica que del concierto de BR hace Pablo en su blog un comentario más arriba. Supieron conjugar perfectamente su lado más rock con sencillos destellos de rabia, con su lado más onírico donde se pudo palpar la magia que desprende la música dream pop cuando es correctamente interpretada. El muro de sonido que levanta Deerhunter en sus conciertos me pone, me excita, me pone el vello de punta, y me produce un subidón tan cojonudo que me dan bastante igual las pequeñeces técnicas de las que hablas, existan o no.

  • Por otro lado, Bradford Cox está envejeciendo a toda hostia ¿verdad?

  • Ya, ya, el síndrome. Pero me acojonó verlo.

Send this to a friend