Bravo Fisher!: “La frontera entre disco y maqueta se ha desdibujado”

Por | 06 Sep 11, 19:25

Bravo Fisher! ha ganado este año dos concursos maqueteros: el de 43Music y el de Arenal Sound. En su consecuencia actuó en este festival ante decenas de miles de personas y también con Delorean. Además, ha grabado un vídeo con Nacho Vigalondo que se estrenará en breve y un disco en condiciones llamado ‘We Were Overnighters’, versión mejorada del que aún puedes encontrar en su Bandcamp, ‘Overnighters’. El proyecto de Guille actuará este 10 de septiembre en la Sala Razzmatazz de Barcelona (en el Pop Bar) y el día 16 lo hará en el Ochoymedio de Madrid.


Ahora sale a la venta un nuevo LP que se llama casi, casi, como lo que tienes subido en Bandcamp, ¿qué diferencias hay? ¿O es lo mismo?
Se llama casi, casi igual, cierto, pero no se llama igual porque esto es otra cosa. En líneas generales es como un ‘Overnighters’ 2.0. Cuando gané el concurso 43Music y se me ofreció grabar un disco, sopesé varias opciones: una era la de aprovechar los «singles» de ‘Overnighters’, regrabarlos y añadir otros 3 o 4 temas nuevos; otra era la de hacer un disco completamente nuevo. Hacía apenas 4 o 5 meses que había sacado ‘Ovenighters’ a la luz y ni tenía suficientes canciones nuevas como para un álbum nuevo, ni me apetecía ponerme a componer por componer… Decidí que me convenía más aprovechar un poco más el tirón de esos singles y volver a grabarlos con más medios, en un estudio en condiciones. Así que ahí está. Digamos que este disco contiene lo mejor de la maqueta más otras 3 canciones que a mí, personalmente, me gustan más que las que han salido.

¿Lo que hay subido en Bandcamp lo consideras tu primer álbum o una maqueta?
He ahí la gran cuestión. Yo creo que hoy en día las fronteras entre disco y maqueta se desdibujan juguetonamente. He oído discos que suenan a maquetas, maquetas que suenan a discos… Lo único que sé es que lo que grabé fueron 10 canciones que me hacían sentir muy bien conmigo mismo en ese momento, que quedaron bastante bien grabadas y que las subí a un Bandcamp, donde la gente se las podía descargar. Y ahora que algunas de ellas las he repescado para este disco, me hacen sentir mejor aún.

Acabas de grabar el vídeo con Nacho Vigalondo, ¿qué podemos esperar de él? ¿Cómo fue el rodaje? ¿Trabajasteis mano a mano o él tenía muy claro lo que quería hacer?
Nacho Vigalondo… dos palabras y sin embargo tantas cosas detrás. Nacho es un tío único, lo conocí el día del concierto en Joy Eslava con Delorean y me dio muy buen rollo. Me dijo: «Guille, no sé qué coño vamos a hacer, solo sé que vas a bailar. Te he visto en el escenario, y sé que vas a bailar aún más en el videoclip». El rodaje se hizo en un día y medio y he de decir que aunque terminé exhausto, fue muy divertido trabajar con Nacho y su equipo. Tiene mucho sentido del humor y salidas para todo, respuestas para todos… Y, a pesar de que le rodee siempre un halo de caos e improvisación, sé que en el fondo tenía bastante claro lo que quería de mí y del videoclip… O al menos con esa sensación me fui a casa.

¿Fue difícil escoger ‘Go Back To Spain’ como sencillo? Hay varias canciones de un nivel similar en Bandcamp…
Al principio había dudas. ‘Minorka’ también era una posible opción, ‘A Little Visit’, ‘Buildings of Decay’… En el momento en que se decidió yo lo tenía claro porque de las que había en ‘Overnighters’ era la más «single» por definición. La más coreada en los conciertos, la que la gente esperaba con más ganas… así que esa fue mi opción número 1. De todas formas, de una forma o de otra, creo que la mayor parte de esas canciones se convertirán en videoclip, antes o después.

¿Eras muy fan de Vigalondo o te has puesto las pilas con su trabajo al ganar el concurso?
Ni era fan, ni me he puesto las pilas después del concurso. Vi ‘Los Cronocrímenes’ cuando salió pero entonces no me quedé con el nombre del director. Cuando gané el concurso sí que estuve investigando un poco, sobre todo porque la gente sí parecía conocer a Nacho – ¡incluso algunos le respetaban! – pero decidí no ver nada más suyo por una sencilla razón. Me gusta no conocer mucho de alguien para poder trabajar con él. Me gusta que me sorprendan y, sobre todo, me gusta no tener expectativas de ningún tipo. Así que no, de momento no he visto sus famosos cortos. Cuando acabe todo esto seguro que lo haré, pero de momento no. Eso sí, en cuanto saque ‘Extraterrestres’ pienso acribillarle en el Twitter para que me dé invitaciones para el pre-estreno. ¡No me quedo yo sin conocer a Michelle Jenner!

¿Cuándo te diste cuenta de que podías ganar el 43 Music?
Cuando me llamaron y me comunicaron que había sido el ganador. Hasta entonces solo pensaba que podría llegar a ser semifinalista o algo así, y con eso ya me conformaba. Fue una sorpresa total. Recuerdo que estaba en un descanso entre clase y clase (soy profesor de inglés en un instituto) y cuando me lo dijeron por teléfono fue como: «perdona que no me emocione mucho ni dé saltos de alegría pero ahora mismo tengo una clase llenita de chavales de 14 años y 15 años, y si notan algo raro me comen vivo». La verdad que ese día estuve muy feliz y sonriente, no lo podía evitar, y al final se lo acabé contando a algún compi de curro, pero ninguno sabía quiénes eran Delorean ni Nacho Vigalondo… aunque sí sabían dónde estaba la Joy Eslava. Curioso.

¿No temes que te comparen demasiado con Postal Service? ¿Es verdaderamente una banda de cabecera para ti o en realidad no te gustan tanto?
La verdad es que excepto en uno o dos medios son pocas las veces que han dicho que mi música se parece a la de ellos. No sé, siempre me gustaron más Death Cab pero bueno… valoro lo que hacen y me gustan algunas canciones, pero realmente no son una banda que me apasione. No temo que me encasillen sencillamente porque creo que la gente ve que no sigo ese camino.

Las fotos de tu concierto en el Arenal son impresionantes, ¿cómo evalúas la experiencia? ¿No pasaste miedo antes de actuar ante las masas?
Miedo no. Los 5 minutos previos a subirme al escenario sí que estaba nervioso, aunque no más que en otros conciertos. Pero en cuanto subí y vi que la gente reaccionaba tan bien a mi música, que se lo bailaban todo, aplaudían, lo pasaban bien, etc… me dejé llevar y todo salió fenomenal. Me lo pusieron muy fácil, la verdad. Además mis canciones sonaban muy bien allí, con graves poderosos pero con el ukelele y la guitarra a tope también. Muy buenos técnicos. Espero repetir el próximo año.

¿Qué es lo mejor que te ha pasado este año? ¿Quizá grabar en condiciones o quizá actuar ante tantísima gente?
No creo que pudiera elegir nada en concreto. Sólo han pasado 8 meses desde que salió la maqueta a la luz, y me han pasado tantas cosas… la mayoría buenas, otras no tanto. Pero si me tengo que quedar con algo sería con un detalle que a priori puede parecer menos importante que otros, pero que en ese momento significó el principio de todo lo demás. Fue cuando salió una pequeña reseña de ‘Overnighters’ en la revista Mondosonoro, allá por marzo o abril. Era la primera vez que alguien ajeno a mí, fuera de mi círculo de amigos/familia, valoraba positivamente mi trabajo. Me hizo mucha ilusión, y creo que fue a partir de ahí cuando yo mismo me empecé a tomar Bravo Fisher! en serio.

Tras la grabación del disco, ¿de qué canción estás más orgulloso?
‘Face it’. Combina a la perfección lo que me pido a mí mismo: música que anime a bailar, que me dé buen rollo cuando la canto en directo, con una buena base rítmica por detrás, con el ukelele rasgueado a tope como si de una guitarra eléctrica se tratase, y una letra sencilla pero con historia.

La Tienda JNSP