Primavera Club 2011: Madrid, viernes

Por | 28 Nov 11, 19:20

El plato fuerte de la noche del viernes (y también del festival) tenía lugar en La Riviera de Madrid, con cierta fama de mala plaza en lo que a sonido respecta. Vetiver primero y Fleet Foxes padecerían, efectivamente, este mal en distintas formas y no todas provocadas por la sala en sí. Aún habiéndose dado a conocer por asistir a Devendra Banhart desde sus mismos inicios, el bueno de Andy Cabic mostró a los dudosos y profanos que abandonó la sombra del cantautor de origen venezolano hace ya mucho tiempo y, para un servidor, su progresión ha sido más gratificante y sustanciosa que la de su colega. Cabic, soportado magníficamente por una estupenda banda (mención especial para un notable guitarrista de acompañamiento), realizó una especie de repaso inverso a la evolución que ha mostrado en sus discos. Partiendo del pop de hechuras clásicas pero levemente sofisticado del buen ‘The Errant Charm’, con cortes como ‘Wonder Why’ o su fiel revisión de la maravillosa ‘Streets Of Your Town’ de The Go-Betweens, Vetiver fueron poco a poco adentrándose en canciones con aquellos rasgos de americana y folk recurrentes en sus inicios, con mención especial a la psicodelia blues de ‘You May Be Blue’ o el country de ‘Pay No Mind’. Aunque el sonido se advertía bastante pulcro desde monitores, la sala dio nuevas muestras de sus dificultades técnicas con una molesta vibración de los graves en un conducto metálico. Pero, aunque afeaba el resultado, no logró empañar la elegancia y el positivismo que desprenden canciones como ‘Everyday’, ‘More Of This’ o ‘Can’t You Tell’ y supuso un estupendo aperitivo para el plato fuerte.

Los problemas de sonorización de Fleet Foxes, por el contrario a lo que se percibía con Vetiver, parecían provenir de su propio equipo de técnicos, paradójicamente. Quizá tratando de evitar la excesiva resonancia de graves, el volumen de agudos era tal que a menudo tapaban y ensuciaban el cuidadísimo trabajo de armonías vocales que el sexteto despliega en vivo. Pero por encima de cualquier traba técnica, la banda de Seattle tiene un repertorio tan poderosamente evocador y muestra tal entrega y mimo con sus canciones que cuesta horrores poner reparos. Sin apenas respiro para encajar sus cerca de veinte números, su setlist estuvo mucho mejor enfocado que el que pudimos ver en el pasado Primavera Sound, y dinamizaron mucho más el show intercalando temas más agitados como ‘Mykonos’ o ‘Battery Kinzie’ entre los de corte más reposado. También acertaron al no esperar mucho para sacar a la palestra ‘White Winter Hymnal’ o ‘He Doesn’t Know Why’, sus temas más populares entre un público que los celebraba con un fervor no tan lejano al que puede verse en un show de Coldplay o Arcade Fire, por poner dos ejemplos. Los designios del fenómeno fan son inescrutables. Sin embargo, también cabe señalar que los momentos más memorables llegaron cuando mostraron cómo crecen en vivo cortes más discretos a priori como ‘Sim Sala Bim’ (enlazada magistralmente con ‘Your Protector’) o ‘The Shrine / An Argument’, siendo imposible no pensar en su maravilloso vídeo máxime cuando las proyecciones de paisajes nevados y juegos geométricos y cromáticos también tenían el sello de Sean Pecknold, hermano de Robin que, sin apenas mediar palabra en todo el show, nos obsequió con un nuevo tema ‘I Let You’ (habitual en la gira) antes de enfilar una recta final culminada con la inevitable ‘Helplessness Blues’ como gran colofón.

Veteranos en un cartel de artistas bastante más jóvenes, Superchunk siguen gozando de una enorme aceptación tras su vuelta a la actividad hace dos años, que después del EP ‘Leaves In The Gutter’ se acabó plasmando en el excelente ‘Majesty Shredding’ (2010). Último de los grupos en actuar el viernes en la sala San Miguel del Palacio Vistalegre, los de Chapel Hill dieron, como es habitual, lo mejor de sí mismos en un concierto soberbio, con unas ganas que ya quisieran muchos debutantes tener. Se lo pasaron bien y nos lo hicieron pasar mejor aún con himnos indie rock como ‘Watery Hands’, ‘Seed Toss’, ‘Skip Steps 1 & 3’ o ‘Driveway To Driveway’. De las más recientes sonaron ‘Crossed Wires’, ‘Digging For Something’ o ‘Rosemarie’. Si la euforia era ya considerable, la locura se desató cuando nos regalaron ‘Precision Auto’, ‘Hyper Enough’ y la grandísima ‘Slack Motherfucker’, con el público coreando a viva voz y Mac McCaughan dando saltos por el escenario. Filosofía, carrera musical y actitud intachables. Y suma y sigue.

Mucho se ha hablado del concierto de John Maus, cuya crónica no pudimos evitar avanzar el pasado sábado después de asistir a su show estupefactos, pero el concierto que le precedió, de Gary War, le anduvo a la zaga, resultando perfecto telonero para lo que se venía encima. También perteneciente al círculo de amigos de Maus y Ariel Pink y sólo con una guitarra eléctrica y un montón de bases pregrabadas, War presentó sus canciones detrás de una nube de humo que no permitía ver nada, con un sonido que uno de los asistentes y comentaristas habituales de nuestro site, Tiri no se adapta, describió de manera inmejorable: “suena como cuando te estás yendo de un festival pero sigues escuchando el escenario de lejos”. Era muy difícil prestar atención.

Después vendría el gran protagonista del día. Todavía el domingo se escuchaba a gente hablar de su “concierto” en el metro o a la entrada y a la salida de los conciertos. Quien más, quien menos, todo el mundo te preguntaba qué te había parecido John Maus. Maus no quiso que habláramos de las fantásticas canciones de ‘We Must Become The Pitiness Censors of Ourselves‘. Aunque llegaron a sonar ‘And The Rain’ o la apocalíptica ‘Believer’, era imposible atenderlas mientras el tipo doblaba la voz pregrabada muy a duras penas e intentaba automutilarse dándose golpes en el pecho y la cabeza, agitando su pelo tipo casco arriba y abajo y gritando “aaaaaah”. Ni siquiera las dejaba terminar. Cuando se cansaba se agachaba y pasábamos a la siguiente pista.

La gente pasó de mirar asombrada a tirar Risketos, ducharle con un vaso de cerveza o vitorear. Hubiera sido insufrible presenciar esto durante 90 minutos, pero la media hora que duró no se pudo hacer más corta (mucho más que la mayoría de conciertos del festival). Aunque alguna gente abandonara, es justo reconocer que fue una minoría (estábamos por atrás y la sala no se vació en absoluto, como sí sucede otras veces). Casi todo el mundo permaneció hipnotizado preguntándose lo que este bello profesor de Filosofía nos había querido decir. Aun a sabiendas de lo que suelen ser sus shows en cualquier lado, es imposible no pensar que un festival de estas características, tan arty, que cuenta con la complicidad de un lugar llamado “Círculo de Bellas Artes” y en el que para más inri, tuvo lugar este concierto, es el contexto perfecto para presentar un espectáculo así y hacer plantearnos cosas. Máxime después de haber hecho el esfuerzo de subir a pie trescientos cincuenta y ocho grupos de majestuosas escaleras para terminar… ¿siendo estafado o todo lo contrario? Raúl, Sebas, Quietmansmiling.

Foto: Mariano Regidor (Primavera Sound)

  • Monogota

    No, no es estafa, es un anuncio.

  • Tiri no se adapta

    un placer describirles de manera inmejorable!! ;)

  • Fleet Foxes para mí impresionantes, a pesar de la sala, que desde luego tiene una acústica muy regular. He visto a pocos grupos que con dos discos tengan un directo tan alucinante, juegan en otra liga, y están muy muy por encima del 90% de resto de bandas actuales. Vetiver me decepcionaron un pelín, me gustan mucho en disco pero en directo no acabaron de convencerme, un poco aburridos, aunque el sonido tampoco ayudaba mucho.

  • KNG Ostras

    Yo me pido para el PS a estos:
    http://vimeo.com/31323318

  • Miliqui Puig

    Yo me pido a las mammaciccio para el PS, qué coño!

  • indiedepalo

    El que ha hecho la crónica de Fleet Foxes claramente estaba viendo el concierto desde atrás, o en la parte de arriba de La Riviera. Si te pones ahí, desde luego que se oye como el culo. Yo estuve en el mogollón, muy cerca del escenario, y el sonido era de lujo. Es más, el comentario generalizado era que se oía “como el disco”. Así que pa la próxima, mejor os poneis en otro sitio, aunque no se pueda dar palique, y a ver si así os sale una crónica en la que no repitais la misma cantinela de siempre de que esa sala tiene mala acústica.

  • hash

    Acuerdo de cesión de imágenes de Primavera Sound con los medios de comunicación:

    Para hacer uso de las fotografías es suficiente con indicar en los créditos “Primavera Sound”. En caso de que el nombre del fotógrafo aparezca en el propio título del archivo descargado, se deberá incluir también en los créditos.

    Pues eso

  • tunante

    ES MENTIRA que el sonido fue malo.
    En la pista, delimitada por las barras laterales y la de las palmeras, la proyección era espectacular. Con el volumen justo y con capacidad para alternar pasajes de mucha dinámica con otros más desnudos de manera impecable(mérito también de la banda).
    Sólo escuché algún problema en la mezcla en un par de canciones, que se solucionó como debe ser, casi sin que se diera uno cuenta.
    El que quiera ganarse un respeto como crítico musical que baje al barro y no se quede apoyado en la barandilla.

  • crispyyy

    El sonido en la Riviera fue DE CULO.

    Y no parasteis de hablar durante los dos grupos, PESADOS!

Send this to a friend