La renovación justa de ‘American Horror Story: Asylum’

-

- Publicidad -

La renovación justa de ‘American Horror Story: Asylum’

No hay tanta competencia para ‘American Horror Story’ como para dudar de que esta sea la mejor serie de terror de los últimos tiempos. Habría sido una pena que tan buenas ideas y ejecuciones se quedaran en una sola temporada, pero peor habría sido extender lo mismo hasta el agotamiento. El equipo de Ryan Murphy ha tenido la genial idea de utilizar a parte del elenco de la primera temporada en una segunda que arrancaba anoche en Estados Unidos después de mil y un teasers, con personajes y situaciones diferentes, y ya muy lejos de la casa encantada que conocimos el año pasado.

La elevación hasta el infinito del número de trailers sólo podía significar una cosa: que FOX estaba muy segura de su producto. Y efectivamente, a pesar del final medio decepcionante de la primera temporada (el último episodio parecía realizado por compromiso), es muy difícil que la nueva situación en un manicomio a mitad de los años 60 decepcione a algún fan del género.

- Publicidad -

Sigue mandando una Jessica Lange muy crecida por el Emmy recibido, cuyos hábitos no serán lo peor que encontraremos dentro de este siniestro lugar, y que ya ha soltado un par de frases lapidarias y un «stuuuuupid» que hará las delicias de sus seguidores. Pero nada parece sobrar (de momento) en las otras vías abiertas por los múltiples actores secundarios a lo largo de estos primeros 46 minutos. Un guión trepidante y un montaje de vértigo sobre todas ellas (a veces casi excesivo, de nuevo hay que rebobinar para apreciar algunos detalles) aseguran el éxito de esta segunda temporada, generosa en amor bollo, ninfomanía, escatología y un mini puñadito de gore.

Se mantienen, por tanto, casi todos sus ingredientes, como la fotografía, el juego entre pasado y presente o la inquietante cabecera, todos ellos renovados pero reconocibles en su medida justa, dejando por el camino más de un divertido guiño a la primera temporada (ese encuentro entre Jessica Lange y Evan Peters). Y después, por supuesto, está el inevitable componente sexual de la serie. ¿Hemos hablado de ninfomanía? Ya le han dado a Adam Levine el placer de verse en la pequeña pantalla follando en horario de máxima audiencia. Pero no os preocupéis, que también le han dado el tratamiento que sus dotes merecen… 8.

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas

No hubo euforia: desangelada victoria de ‘Voy a quedarme’ para Eurovisión

RTVE destinó más recursos a las colaboraciones de Blas Cantó que a las canciones aspirantes para Eurovisión en sí.

Adiós a Françoise Cactus y su manera irrepetible de entender el pop

Jaime Cristóbal escribe sobre la manera de entender el pop de Françoise Cactus, "caótica, brillante, inconsciente, sexy, humorística, romántica, desprejuiciada y multilingüe", a través de uno de sus 7".