Santiago Auserón critica el Acuerdo de Comercio

-

- Publicidad -

Santiago Auserón critica el Acuerdo de Comercio

SantiagoauseronHoy citábamos a Radio Futura como una posible influencia en Perapertú. Y Santiago Auserón vuelve a estar de actualidad tras haber criticado recientemente al Gobierno. En el punto de mira de su último texto en Facebook, el Acuerdo Internacional de Comercio entre Europa y EE UU, del que participa Rajoy. «Será un desastre para la soberanía de los países de la Unión Europea, una vergüenza de desamparo jurídico ante las empresas más voraces. Significará la liquidación definitiva de las políticas sociales, al menos en la Europa del Sur. Así es que las élites españolas venden tranquilamente a su pueblo mientras agitan banderas».

Además, compartía un enlace para firmar en contra del Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP por sus siglas en inglés).

- Publicidad -

Este es el texto completo:

«Los máximos dirigentes del G-20 arropan a Rajoy. Condescendientes y con sonrisa cínica se hacen la foto familiar con la que él venderá su imagen en el telediario. Saben que su partido está corrompido hasta la médula, pero le apoyan para ver si recupera intención de voto. Es su más fiel servidor, el que ha aplicado los dictados de las finanzas internacionales con tanto ahínco que hasta sus mandatarios se permiten llamarle la atención y quedar como demócratas. Buen chico, le dicen con palmaditas en el hombro, «good fellow». El telediario desliza, como el que no quiere la cosa, un rápido comentario adicional: «Rajoy confirma a los dirigentes del G-20 el apoyo de España al Acuerdo Internacional de Comercio entre Europa y los EEUU». Ah, era eso, vale. El acuerdo de España no, el mío no lo tienen, que conste. Como ellos dicen: «no con mi voto». Será un desastre para la soberanía de los países de la Unión Europea, una vergüenza de desamparo jurídico ante las empresas más voraces. Significará la liquidación definitiva de las políticas sociales, al menos en la Europa del Sur. Así es que las élites españolas venden tranquilamente a su pueblo mientras agitan banderas. Se comportan como las oligarquías de los estados bananeros, como los reyezuelos negros que entregaban a sus súbditos a la esclavitud. El concepto de nación que dicen defender a capa y espada es más que dudoso: incluye la traición, cuando hace falta, a aquellos que les votan. Se comportan como si pensaran: «La nación somos nosotros». Aunque hablen de libertades, necesitan servidumbre.

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas