Lo mejor (y lo peor) de los Oscar en 11 gifs

Por | 23 Feb 15, 18:58

oprahLa de anoche fue una de las galas de entrega de los Oscar más aburridas y anodinas que recuerda un servidor. Escasa en sorpresas y momentos memorables, se hacía eterna a cada hora que pasaba y el final con la coronación de ‘Birdman’ como Mejor Película del año tampoco ayudó. Repasemos algunos momentos destacados, para bien o para mal, de lo que ocurría anoche en el Kodak Theatre de Los Ángeles.

A pesar de la expectación que había, Neil Patrick Harris no dio la talla como maestro de ceremonias. Desubicado e insuficiente, el actor abría con otro de sus números musicales, esta vez bastante descafeinado, que se hacía prescindible e interminable. Hemos visto a Harris moverse con más comodidad en otras ocasiones.

Patricia Arquette era la primera premiada de la noche por su papel en ‘Boyhood’ y conseguía arrancar un sentido aplauso de sus compañeros con un discurso en el que abogaba por la igualdad de género. Meryl Streep y Jennifer Lopez no podían contener la emoción desde sus asientos.

La hija de Melanie Griffith y Don Johnson, ahora triunfando en todo el mundo como protagonista de ’50 Sombras de Grey’, presentaba la actuación de Maroon 5 «con la colaboración de uno de los actores de la película, Adam Levine» para interpretar ‘Lost Stars’ de ‘Begin Again’. A pesar de los intentos del artista por defender la canción, su actuación acabó siendo pobre e injusta para una de las mejores canciones nominadas.

Otra de las actuaciones de la noche fue la de Tegan & Sara, que rozaban el esperpento interpretando el tema de ‘La Lego Película’. Acompañadas de The Lonely Island, Mark Mothersbaugh de Devo, productor del tema, Questlove de The Roots y el actor Will Arnet vestido de Batman, ofrecían un disparate de dimensiones épicas, dando la impresión de estar siendo improvisada sobre la marcha.

Durante la actuación de Tegan & Sara, los bailarines repartieron varios Oscars hechos de Lego entre algunos de los nominados, que los custodiaron durante la ceremonia, tal vez sabiendo que el de verdad no iba a llegar esa noche. Emma Stone y Steve Carrell eran algunos de los afortunados. Oprah Winfrey posaba así de emocionada ante las cámaras al recibir el suyo.

El joven guionista de ‘The Imitation Game (Descifrando Enigma)’ se llevaba el premio al Mejor Guión Adaptado y pronunciaba uno de los discursos de agradecimiento más sinceros y sentidos de la noche. Después de reivindicar la figura de Alan Turing, Graham Moore dedicaba sus palabras a todos los que, como él, alguna vez se han sentido “raros».

En otro intento por rescatar la gala del profundo aburrimiento en el que estaba sumida, Neil Patrick Harris emulaba uno de los fragmentos de ‘Birdman’ apareciendo en calzoncillos. Fue probablemente uno de los pocos momentos divertidos del presentador, que se pasó la noche haciendo chistes que los asistentes no terminaban de entender.

Tras una actuación memorable, hasta que llegó Lady Gaga con la mejor colección de memes de la noche, Common y John Legend se llevaron uno de los premios más cantados de la gala, el de Mejor Canción por ‘Glory’. No dejaron pasar la oportunidad para reivindicar los derechos del pueblo afroamericano en una noche en la que cualquier excusa era válida para sacar el nombre de Martin Luther King a flote, tal vez debido a que no había ningún actor de color entre los finalistas de interpretación y ‘Selma’ sólo había rascado dos menciones.

El británico David Oyelowo, protagonista de ‘Selma’, no podía contener las lágrimas después de la actuación de Common y John Legend. Todo bien recogido por las cámaras, con bien de primeros planos y abrazo de Oprah, que para eso esto es un espectáculo.

Idina Menzel se vengaba de John Travolta cuando el año pasado la presentaba como Adele Dazeem. La cantante de ‘Frozen’ presentaba al actor con el nombre Glom Gazingo para luego darse más de un arrumaco.

A pesar de que no hubo ninguna sorpresa entre los actores, el joven Eddie Redmayne, ganador por interpretar a Stephen Hawking en ‘La Teoría del Todo’, no podía contener la emoción y no paraba de tocarse la pajarita mientras agradecía el premio. Emocionado e incrédulo, Redmayne fue lo opuesto a Julianne Moore, que se veía mucho más segura y bastante más preparada para un galardón que se le había escapado en 4 ocasiones.

Etiquetas:

La Tienda JNSP