Scuba / Claustrophobia

Por | 09 Jun 15, 17:11

scubaclaustrophobiaMás mucho que poco ha tardado Paul Rose, más conocido como Scuba, en sacar nuevo material desde ‘Personality‘ (2012). Eso sí, la espera se ha hecho más llevadera gracias a su interés por recorrer medio mundo, llevándole a visitar nuestro país en numerosas ocasiones, con una nueva cita a la vista en el próximo Sónar. Estos tres años le han servido para distanciarse ambiciosamente de su anterior trabajo, lo que más que un plan siniestro parece la tónica habitual de su carrera.

Si en su tercer álbum ‘Personality’ Scuba abrazaba el techno para dejar atrás el dubstep, tono clave en sus primeros maxis -y suponemos que su residencia en el Berghain de Berlín tuvo mucho que ver-, en ‘Claustrophobia’ solo encontramos en común su actitud visceral. No es que Scuba haya dado un giro de ciento ochenta grados, más bien asistimos a un crecimiento lógico: sin acomodarse en fórmulas de éxito, profundiza en lugares mucho más lúgubres. Su trazado sonoro evoluciona sin dar grandes titulares, pero conservando el gancho y la inmediatez del trabajo anterior. Una estructura rítmica que con las escuchas, además de elevar nuestro nivel de adicción, accede a nuestro subconsciente sin doblegarse.

‘Claustrophobia’, que empezó a fraguarse en el festival de electrónica japonés Labyrinth, no se anda por las ramas. Ya desde su título confirma una idea específica: el dominio de la composición en un espacio cerrado. El disco huele a banda sonora desde el arranque, pero sin montar ninguna película está modulado para ser escuchado entero del tirón, resultando al final lo cinematográfico tan insuficiente para catalogarlo como, desde el otro extremo, lo «revientapistas». Ambas vertientes, la visual y la bailable, convergen y se dividen. Del mismo modo que Paul Rose parece escurridizo, sus grabaciones se van incrustando sin permitir la evasión.

En ‘Why You Feel So Low’, ‘PCP’ y ‘Black On Black’ la combinación de hombre y máquina se ejecuta con precisión, a lo que hay que sumar que los beats eviten caer en alargamientos innecesarios. También despuntan cortes más reposados como ‘All I Think About Is Death’, donde llega a emplear voces muy levemente, y ‘Drift’, que contribuyen a crear atmósferas. Una pena que la portada, como envoltorio, no sea más apabullante. Aunque la tipografía de cuadrados, utilizada con su nombre religiosamente, va camino de convertirse en todo un sello de calidad.

Calificación: 8/10
Lo mejor: ‘Why You Feel So Low’, ‘Black On Black’, ‘Needle Phobia’ y ‘All I Think About Is Death’
Te gustará si te gusta: el techno solitario de Plastikman, Pantha Du Prince o Jon Hopkins.
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:

La Tienda JNSP