‘Misión: Imposible. Nación Secreta’: la espía que me ¿amó?

Por | 12 Ago 15, 0:25

mision imposible nacion secretaTom Cruise tiene cincuenta y tres años y la saga ‘Misión imposible’ veinte. Pero ni la estrella ni la franquicia parecen dar signos de agotamiento. De hecho, esta quinta entrega quizá sea (a falta de ver ‘Operación U.N.C.L.E.’ y, en menor medida, ‘Cuatro Fantásticos’) el mejor blockbuster de este verano.

Y eso que ‘Misión: Imposible. Nación Secreta’ ofrece pocas sorpresas y novedades. El director y guionista Christopher McQuarrie, famoso por sus celebrados guiones (‘Sospechosos habituales’, ‘Al filo del mañana’) y sus descalabros como realizador (‘Secuestro infernal’, ‘Jack Reacher’), es como un pianista haciendo variaciones sobre un mismo tema: un prólogo bondiano lleno de acción imposible, la entrada imposible a una inexpugnable cámara de seguridad, una persecución de coches y motos imposible…

Todo nos suena. Todo parece repetido… pero no repetitivo. La película está repleta de guiños a las anteriores entregas de la saga, de escenas que buscan la complicidad del fan realizadas con mucha gracia y una enorme pericia técnica. Incluso se permite hacer un simpático y emocionante homenaje a Hitchcock (y por extensión a De Palma, el director de la primera película) con una extraordinaria secuencia en la ópera de Viena que copia y amplía la célebre escena del concierto de ‘El hombre que sabía demasiado’ (1956).

‘Misión: Imposible. Nación Secreta’ es un eficaz entretenimiento que alcanza el notable gracias a una afortunada incorporación. La espía que interpreta la semidesconocida Rebecca Ferguson no es solo el mejor personaje femenino de la serie, una actriz que, por edad y actitud, no parece la hija de Cruise y coprotagoniza muchas de las mejores secuencias de la película. No. La magnética presencia de Ilsa Faust (hasta el nombre mola) va mucho más allá: es capaz de hacer desaparecer a los demás secundarios de la película cuando comparten escena con ella y hasta eclipsar al mismísimo Ethan Hunt. Eso sí que es una “misión imposible”. 7’5.

La Tienda JNSP