Quantcast

Nancys Rubias / Marcianos Ye Yés

-

- Publicidad -

Nancys Rubias / Marcianos Ye Yés

nancys-rubias-marcianos-yeyesLa ventaja que tienen Nancys Rubias sobre Fangoria es que ellas nunca han pasado una etapa reflexiva, “cultureta” (palabra que Mario Vaquerizo emplea mucho en sus entrevistas) y sofisticada que sus seguidores puedan rememorar con nostalgia. Lo suyo ha sido hedonismo y cachondeo desde el principio y no ha variado ni un ápice su propuesta. Es algo de lo que sentirse orgullosas (sin ironía) y sobre ello han construido su carrera y la gente que las quiere lo hace por lo que son, no engañan. Lo peor que podría pasarles es que se volvieran previsibles y aburridas y Mario, listo como es, parece haber atisbado algo de eso en sus últimos discos y ha buscado salir de su zona de confort en ‘Marcianos Ye Yés’, su nuevo disco. Su llamativa portada, aparte de una buena foto y gracioso estilismo de Juan Gatti, muestra sus intenciones de abandonar los clichés de su chochi pop, que empezaban a estar gastados: rock ramoniano revestido de pirotecnia electro, cuero, glam y demás.

Para empezar, incluir a Guille Milkyway en la ecuación compositiva y de producción, junto con los habituales hermanos Canut, funciona bastante bien, como ya ocurriera en el proyecto de Nacho y Alaska. Su mano se intuye con claridad en el vitaminado single ‘Marcianos Ye Yés’, dando una vuelta de tuerca a su faceta pop punk con mano hábil; en la estupenda ‘Llámame poupée’ que parece mirarse en Yelle (para bien); y también en ‘Alfabeto Nancy’, en la que Guille va rindiendo sus propios homenajes a Giorgio Moroder, Jean-Michel Jarre y la música disco, mientras Mario hace lo propio recitando referentes de las Nancys y homenajeando a McNamara (y me refiero a la letra “Q”, no solo a la “F”).

- Publicidad -

Esa intención de cambiar de perspectiva parece haber tocado a su equipo habitual y se impregna también en la divertida melodía de ‘Son urracas’ y, sobre todo, en la cachonda ‘Trabajando en la sana’, donde Mario se traviste en heterazo para rendir doble homenaje a Motörhead y a ‘El astronauta’, parodia de la carrera espacial dirigida en 1970 por Javier Aguirre y protagonizada por Tony Leblanc. Esos aciertos se ven deslucidos, sin embargo, por temas muy predecibles como ‘A mí no me la das’ (un trasnochado ataque a “lo indie”, a estas alturas de la vida), ‘La filosofía pipa’ –un intento de ‘Me encanta’ de cosecha propia poco logrado– y ‘Submarinos y sirenas’, dos aparentes bromas privadas que, contadas así, no tienen gracia. La versión de la versión del mítico ‘Yes, Sir I Can Boogie’, pese a su letra remozada para la ocasión, también resulta prescindible. Asumiendo que estamos ante un divertimento intrascendente y que sus pretensiones no van más allá de agradar a su público, quizá si se hubieran quedado con lo mejor en un simpático EP en lugar de forzar un álbum completo, ahora nos tendrían dando palmas.

Nancys Rubias presentarán ‘Marcianos Ye Yés’ en Arenal Sound 2017.

- Publicidad -

Calificación: 5,7/10
Lo mejor: ‘Alfabeto Nancy’, ‘Llámame poupée’, ‘Marcianos Ye Yés’, ‘Son urracas’
Te gustará si te gusta: los últimos Fangoria, el universo Alaska & Mario.
Escúchalo: Spotify

Lo más visto

No te pierdas