Quantcast

Las 15 mejores canciones de Foster the People

-

- Publicidad -

Las 15 mejores canciones de Foster the People

fosterthepeopleEsta semana se ha publicado el tercer disco de Foster the People, ‘Sacred Hearts Club’, de nuevo asentando su repertorio entre lo que podría ser un hit en las radios pero por alguna razón se queda en “potencial” y lo que de hecho sí lo consigue, como les sucedía con ‘Pumped Up Kicks’… y puede volver a sucederles en cualquier momento. Recopilamos en una playlist algunas de las mejores canciones del grupo de Mark Foster, junto a algunos de sus icónicos videoclips.

Pumped Up Kicks

El gran éxito de Foster the People es uno de los “crossover hit” claros de la última década: de viralizarse en internet pasó a las radios oficiales -contrato con una multi para el grupo de por medio-, primero alternativas y más tarde populares (fue top 3 en USA y top 18 en UK) y hoy solo puede considerarse un clásico del pop. En este sentido precedió los éxitos insignia de Gotye, fun. o Lorde, y su estribillo entre lo infantil y lo siniestro no ha perdido un ápice de su frescura.

Houdini

- Publicidad -

A pesar de que Foster the People jamás ha logrado igualar el éxito de ‘Pumped Up Kicks’, ‘Houdini’ es claramente una de sus obras maestras, una canción que encapsula toda la euforia del mundo en poco más de tres minutos y la libera a través de un “in crescendo” espectacular, sirviéndose de un estribillo instrumental al que primero se suman vientos metal y luego un post-estribillo que eleva la canción directamente a los cielos.

Helena Beat

El exitosísimo debut de Foster the People contó con co-productores de la reputación de Paul Epworth y Greg Kurstin, en 2011 ya millonarios aunque no tantísimo como hoy (eso sí, hay que reconocer que ‘Pumped Up Kicks’ es una composición y producción exclusiva de Mark Foster). Entre las aportaciones de Kurstin sí hay que destacar la distorsión electro de este ‘Helena Beat’ que abría el disco y ejerció de segundo single, criticando el consumo de drogas y el camino hacia la destrucción de Hollywood. El vídeo se inspiraba en un futuro distópico a lo ‘Mad Max’, muy apropiadamente.

Don’t Stop (Color on the Walls)

- Publicidad -

También absolutamente imperdible, en esta ocasión por descacharrante, es el vídeo de otro de los singles de aquel álbum, ‘Don’t Stop (Color on the Walls)’, protagonizado por Gabourey Sidibe, más conocida como “Precious”, aquí sometiéndose de mala manera a un examen de conducir que lleva a su terreno. Un animado medio tiempo indisociable de lo que fue este vídeo obra de los Daniels, los mismos que terminarían ganando en Sitges con su primera película ‘Swiss Army Man‘.

Call it What You Want

La letra de ‘Call it What You Want’ se presta a interpretaciones de todo tipo, pero el mensaje de esta canción no es que tenga mucha importancia cuando contiene una melodía tan buena, astutamente liberada además en un clímax, hacia la mitad, que es toda una explosión de color. Su vídeo además confirmó que el grupo se curraba los vídeos como pocos grupos “indie” en ese momento, claro que tenía la pasta para hacerlo.

I Would Do Anything for You

La canción más cuqui de Mark Foster y compañía no es otra que esta ‘I Would Do Anything for You’ que jamás fue single por alguna razón. La pista 6 de ‘Torches’ no se avergüenza de su alto contenido en azúcar, de hecho se regocija en él con su estribillo “ooh la la, I’m falling in love”, que sin embargo no podría ser más bonito ni dándole el grupo unas diez vueltas. Es la dulzura hecha canción.

Coming of Age

‘Supermodel’ ni vendió bien ni recibió grandes halagos más allá de nuestra web, pero se recordará sobre todo entre los fans del grupo como un trabajo perfectamente reivindicable por sus buenas canciones, así como por su elaboradísima producción de estudio -el disco es una pequeña obra de arte en este sentido-. En el primer single Mark Foster explora los conflictos de su madurez. “Cuando el miedo me saca del mar, y las estrellas se esconden por culpa de mi orgullo y de mis enemigos, parece que hiero a la gente a la que más quiero”, canta Mark. “Como un animal, protejo mi orgullo, cuando estoy demasiado herido para luchar, e incluso cuando no tengo la razón, creo que la tengo”. Además de poético, ‘Coming of Age’ es un single grande, lleno de espacio, en el que Foster sobre todo mira adelante.

Pseudologia Fantastica

Las exploraciones psicodélicas de ‘Supermodel’ llegan a su cumbre en esta canción que es un océano de surrealismo en su producción, pero además contiene una melodía ligeramente R&B, perfecta en realidad para contarnos de la manera más accesible posible su lamento de un mundo capitalista en el que solo unos pocos vislumbran un futuro. ‘Pseudologia Fantastica’ es una canción ambiciosa, de hecho la más larga del disco, y por este motivo un triunfo.

Are You What You Want to Be?

La canción que abría ‘Supermodel’ es una reflexión existencial sobre la identidad: “¿eres lo que quieres ser?” es una pregunta universal, terrorífica de responder incluso, y ‘Are You What You Want to Be?’ la planteó también como la más grande, sobre todo a través de su magnética melodía y sus infecciosos ritmos africanistas. Eso sí, esas referencias “globales” de la primera frase son incomprensibles: ¡esa rima de “Champs-Elysées” y “Belize”!

Ask Yourself

En la pista 2 de ‘Supermodel’ queda claro que el joven enamorado y vital de ‘Torches’ ya no es el mismo. Ahora Foster es Sísifo portando el peso de la fama como una roca enorme de la que no puede desprenderse. “Tu confianza se desvanece con tu juventud”, canta en ‘Ask Yourself’, “y dices que los soñadores siempre consiguen lo que desean, pero yo he encontrado que, cuanto más quiero, menos tengo”. ‘Supermodel’ es la obra de un hombre desencantado con los sueños que le habían prometido: exactamente a esto suena esta magnífica canción.

Goats in Trees

Mark Foster es un vocalista con estrella, imposible de confundir. Su voz de hecho es lo suficientemente elástica como para permitirle interpretar varios personajes dentro de una misma canción, como sucede en la surrealista ‘Goats in Trees’, una preciosa balada acústica, llena de melancolía, en la que Foster fluctúa entre su registro más grave y su registro más agudo para ofrecer una de las interpretaciones vocales más emocionantes que ha registrado en estudio.

Do It for The Money

Aunque aún es pronto para averiguar cuáles son las canciones de ‘Sacred Hearts Club’ que perdurarán (¿lo será la afrancesada ‘I Love My Friends’?), son varias las que aspiran a ello desde las primeras escuchas. De hecho en abril se lanzaron 3 singles a la vez, destacando la inspiración hip-hop de ‘Pay the Man’ pero también el ritmo R&B sobre una producción colorida de este tema que dice justo lo contrario de lo que sugiere su título: que Foster the People no están en esto por el dinero. Sobre lo que nos importa, la canción sí está a la altura.

SHC

La canción que da nombre al nuevo disco era otro de los adelantos que conocíamos en abril. Estamos ante un álbum con un mensaje claramente optimista, construido en torno al Carpe Diem, y una de las mejores muestras es esta canción con palmas y una lluvia de guitarras indie que podrían haber construido los Two Door Cinema Club más inmediatos.

Harden the Paint

Frente a temas centrados en una suerte de electro hip-hop como el mencionado ‘Pay the Man’ o ‘Loyal Like Sid & Nancy’, aparecen en el último disco de Foster the People otros que son más Passion Pit que nunca, como es el caso de este estupendo ‘Harden the Point’ que no tiene nada que envidiar a los de Michael Angelakos y que también recuerda a aquel tema que Charli XCX construyó sobre una base de Gold Lake, ‘You (Ha Ha Ha)’, es decir, una maravilla.

Sit Next to Me

Ahora mismo la canción más escuchada del disco en Spotify, muy poco después de su lanzamiento, es ‘Sit Next to Me’, otro juego entre las ambientaciones clásicas de Foster the People, los ritmos R&B, las guitarras funky y los falsetes, que está gustando y con razón entre sus seguidores. Textos: Jordi Bardají, Sebas E. Alonso.

Lo más visto

No te pierdas