Dos recomendables películas indies que no verás en el cine: ‘The Meyerowitz Stories’ y ‘Mujeres del siglo XX’

Por | 22 Oct 17, 11:35

meyerowitzTodavía no ha llegado el día, pero está cerca. La “cartelera” online de este otoño casi podría competir de tú a tú con la de las salas. Tanto en la calidad de sus propuestas, como en su repercusión (ver la polémica ‘Fe de etarras’). Desde aquí te proponemos dos nuevos ejemplos:

The Meyerowitz Stories (Noah Baumbach)

La última película de Noah Baumbach (‘Mientras seamos jóvenes’, ‘Frances Ha’, ‘Mistress America’) fue uno de los títulos más abucheados y aplaudidos del pasado festival de Cannes. Abucheado cuando apareció el logo de Netflix, y aplaudido cuando aparecieron los títulos de crédito finales. Más allá de la polémica, que no se repetirá el año que viene (el festival va a vetar los filmes que no se estrenen en las salas francesas), al final lo que se impuso fue la calidad de la película. ‘The Meyerowitz Stories’, se estrene donde se estrene, fue una muy digna candidata a la Palma de Oro.

Baumbach sigue una estrategia narrativa parecida a la que empleó hace dos años en ‘Mistress America’. En aquella, el director intentó conjugar la comedia melancólica y la alocada screwball comedy con resultados desiguales. En ‘The Meyerowitz Stories’ lo ha vuelto a hacer, pero le ha salido mucho mejor. Los Meyerowitz son algo así como unos Tenenbaums con ropa aburrida, una “familia sin genios” (des)integrada por un padre en permanente estado de cabreo (estupendo Dustin Hoffman) y tres hermanos en permanente estado de crisis existencial (fabulosos Ben Stiller, Adam Sandler y la menos conocida Elizabeth Marvel). Unos personajes que le sirven al director para hacer un retrato a la vez tierno, cómico y punzante sobre una familia de artistas de Manhattan cuyas carreras se frustraron demasiado pronto.

‘The Meyerowitz Stories’ hace equilibrios constantemente entre el drama y la comedia por medio de una sabia articulación de sus elementos narrativos: diálogos afilados y acelerados, bruscas elipsis, divertidos gags físicos y verbales (ayudados por la “humorística” banda sonora de Randy Newman), citas cinéfilas, cameos cómplices (sale Sigourney Weaver haciendo de ella misma en el MOMA) y eficaces golpes dramáticos protagonizados por actores tan poco “dramáticos” como Stiller y Sandler. De aquí podría salir algún nominado al Oscar, pero mientras no haya estreno comercial en salas, las normas de la Academia lo impiden. 8

Disponible: Netflix

Mujeres del siglo XX (Mike Mills)

Sorprende que una película protagonizada por estrellas femeninas (Annette Bening, Elle Fanning, Greta Gerwig), con nominaciones en los pasados Oscar (Mejor guión original) y Globos de Oro (Mejor película y actriz principal), y realizada por un director con varias películas estrenadas (‘Thumbsucker’, ‘Beginners’), no haya pasado por las salas españolas. Quizá sea un síntoma de lo que nos espera en el futuro: que las películas indies (‘Mujeres del siglo XX’ es de A24, la productora de ‘Moonlight’) distribuidas por las grandes compañías de Hollywood (en este caso Sony), o ganan premios, preferiblemente Oscars, o se guardan en una caja de DVD.

‘Mujeres del siglo XX’ está ambientada en la California de 1979. En una época, como dicen en la película, en la que eras de Black Flag o de Talking Heads, donde nada hacía presagiar que iba a llegar el VIH, ni tampoco que un mediocre actor de derechas iba a presidir Estados Unidos durante toda una década. En ese año en que se acabó el punk se desarrolla la historia de tres mujeres nacidas en el siglo XX: la desencantada mujer madura (Annette Bening), la melancólica pero rabiosa veinteañera (Greta Gerwig) y la adolescente escéptica y enfurruñada (Elle Fanning). Tres personajes desorientados que buscan su camino y su identidad bajo la expectante mirada del hijo de la primera, un adolescente en pleno despertar sexual y moral que solo desea “ser un buen chico que satisfaga a las mujeres”.

El director cuenta esta historia (algo alargada) con una gran libertad expresiva, combinando voces narrativas (a veces durante el mismo monólogo), líneas temporales (anticipando incluso la muerte de algún protagonista) y elementos visuales (ficción e imágenes documentales). Lo que cuenta no es gran cosa, pero sí lo que dice: punzantes reflexiones dichas con una sonrisa (no de suficiencia sino de humildad) sobre el feminismo (fabulosa la conversación sobre la menstruación), la identidad, las relaciones de pareja, los conflictos maternofiliales y los choques generacionales. ¿De verdad esta película no iba a tener público en las salas? 7’5

Disponible: DVD, Movistar+