U2 / Songs of Experience

-

- Publicidad -

U2 / Songs of Experience

U2 publicaron ‘No Line On the Horizon’ en 2009, pero podemos decir que llevan mareando la perdiz con sus dos siguientes lanzamientos seis años. Desde 2011, hemos asistido a un infinito ir y venir de sesiones aceptadas y descartadas con RedOne, Danger Mouse, Paul Epworth, Jacknife Lee, Steve Lillywhite, Andy Barlow, largo etcétera, todo ello para dar lugar al que tenía que ser uno de sus proyectos más ambiciosos, una especie de disco en dos partes que han resultado ser ‘Songs of Innocence‘, un álbum bastante mono y aceptable muy perjudicado por su desacertada e intrusiva promoción en nuestras carpetas de iTunes; y el actual ‘Songs of Experience’ que acaban de lanzar, cuyo retraso se asocia, además de a la deriva creativa de la banda, al accidente de bici de Bono y a la llegada al poder de Trump y el Brexit.

Tantas vueltas sobre un disco de U2 solo podía darnos un álbum ambicioso, trabajado, diferente, con sus mejores canciones desde ‘All That You Can’t Leave Behind’ (2000)… pero no. A pesar de que un co-autor del álbum, el exitoso Ryan Tedder, hablaba de «nuevo sonido de U2», lo que encontramos en ‘Songs of Experience’ es más bien la repetición de trucos y melodías ya vistas multitud de ocasiones en su carrera, solo que aquí en composiciones mucho menos inspiradas.

- Publicidad -

El inicio del álbum promete, intriga. ‘Love Is All We Have Left’ es la única producción de Andy Barlow, sí, el muchacho de Lamb (!!!!) y parece que va a introducirnos en un álbum introspectivo, con voces tratadas con Autotune o similar en su justa medida, para hablarnos de la importancia del amor, la amistad, la familia, los refugiados… los temas que interesan al grupo. Pero no. Enseguida irrumpe ‘Lights of Home’, un tema co-escrito con Haim que contiene una de las frases más llamativas del disco («no debería estar aquí porque debería estar muerto»), pero también un feo pseudo góspel final rollo «free yourself» que no tiene ni una décima parte de icónico de lo que sus autores creen. Los singles a continuación lo confirman: el único «nuevo sonido» al que se refería Tedder era el del remix con Kygo del single. Apaga y vámonos.

‘You’re the Best Thing About Me’ es además una canción demasiado deudora de ‘Even Better Than the Real Thing’. ‘Get Out Of Your Own Way’ suena algo mejor, pero duele ver la desgana con la que la defienden en directo. ‘American Soul’ es machacona, obvia, una canción funcional para los estadios que parece una mezcla entre dos temas que ya eran serie Z (‘Get On Your Boots’ y ‘Vertigo’), pero vistos los resultados de los dos primeros sencillos, quizá habría sido buena opción como single oficial. Lo seguro es que a lo largo de este metraje se percibe a U2 desesperados por un gancho al que asirse, como sucede en ‘Summer of Love’, una de las canciones sobre los refugiados («he estado pensando en la costa oeste, pero no en la que todo el mundo conoce / estoy harto de vivir entre sombras»), a la que por alguna razón han decidido dotar de una guitarrica «de moda» que parece aportada por el Avicii de 2014.

- Publicidad -

A veces el disco parece que va a despegar y cuenta con sus pequeños aciertos, como el crescendo de ‘The Little Things That Give You Away’ o las bienaventuranzas de Kendrick Lamar que cierran ‘Get Out Of Your Own Way’ (“bienaventurados los obscenamente ricos / porque solo puedes poseer de verdad lo que ofreces a los demás, como tu tristeza”) y abren ‘American Soul’ («bienaventurados los que hacen bullying / porque algún día tendrán que hacer frente… a sí mismos»). Es conmovedor ver que Lamar les devuelve el favor (U2 aparecen en ‘DAMN‘, en una ‘XXX’ aquí referenciada), como ensalzando el valor de todas las veces que Bono ha ondeado la bandera blanca mientras todo el mundo le acusaba de ser un plomo. La pena es que Lamar no se haya quedado por el estudio para indicarles que ‘The Showman (Little More Better)’ no puede tener más vocación de cara B, que a ‘Love Is Bigger Than Anything in Its Way’ el título le queda muy grande y que ‘The Blackout’ quiere ser un guiño a ‘Achtung Baby’ o ‘The Fly’ pero no llega ni a ‘Change of Heart’ de Cyndi Lauper.

En toda una vida siguiendo los pasos de U2, nunca se les ha visto tan desorientados e indecisos, tratando de alcanzar al público de Coldplay pero solo con una remezcla, e incapaces de satisfacer a su público de siempre con un clásico a la altura. Si al menos ‘Songs of Innocence’ contenía canciones tan inmediatas como ‘Volcano’ y tan emocionantes como ‘Iris’, ‘Songs of Experience’ nunca consigue averiguar la forma de hacer honor a su nombre.

Calificación: 4,4/10
Lo mejor: ‘Get Out Of Your Own Way’, lo que promete ‘Love Is All We Have Left’, el crescendo de ‘The Little Things That Give You Away’, las preciosas bienaventuranzas de Kendrick Lamar
Te gustará si: crees que ‘Song for Someone’ era tan buena como para ser referenciada tal que ya
Escúchalo: Spotify

Lo más visto

No te pierdas