Jaime Altozano: «Mucha gente no criticaría ‘Despacito’ si tuviese una guitarra eléctrica»

Por | 11 Feb 18, 13:16

El compositor y productor Jaime Altozano tiene cerca de 250.000 suscriptores a su canal de Youtube, donde lo mismo te explica de forma amena conceptos de teoría musical, que te cuenta detalles que no imaginabas sobre la BSO de ‘El Señor de los Anillos’ y de las pelis de Miyazaki, que te mezcla La Oreja de Van Gogh con Bach, que te recomienda equipo técnico para un estudio de grabación, que te explica la polémica entre Lana del Rey y Radiohead. Tanto en su canal como en su web puedes encontrar vídeos de todo tipo, pero con una cosa en común: su amor por la música y su capacidad didáctica. Hablamos con él en una extensa entrevista que, como sus vídeos, tiene de todo: de clases improvisadas sobre música clásica y conceptos de teoría musical como la cadencia rota a ‘Look What You Made Me Do’, de ‘The Leftovers’ a ‘OT’, de Michael Jackson y Bruno Mars al carácter snob de la ópera. De Mozart a The Chainsmokers.

“¿Por qué la gente cuando va a cagar se pone a leer Twitter? Pues por la misma razón por la que existe el contrapunto en música. Y, ahora, vamos a hablar de Pokémon”. Si yo enseñase esta frase, fuera de contexto, a alguien, y le dijese que pertenece a un vídeo súper didáctico sobre música clásica, pensaría que le estoy tomando el pelo.
(risas) Yo creo que hace mucha falta conectar la música clásica con el mundo contemporáneo. Lo que hice yo en ese vídeo, hablar de la sintonía de Pokémon o de La Oreja de Van Gogh para hablar de Bach, es porque la gente tiene que conectar la música clásica con la que ya tiene en su librería mental. Y ni siquiera hay que hacer un gran esfuerzo mental para conectarlas, están ya conectadas. Forman parte de la misma tradición musical, usan los mismos acordes, usan los mismos ritmos. Para explicar Bach, claramente lo voy a conectar con cosas que tengas ya en la cabeza.

De hecho, creo que uno de los puntos fuertes de tu canal es que hablas de temas considerados snob, como puede ser la ópera, y lo haces de una forma en absoluto snob. Es, más bien, como si tu primo o un colega tuyo te estuviese hablando del tema.
Hay como una sensación de que la música clásica es una cosa que ya existió, y ahora la consumimos pasivamente, y claramente tú no puedes formar parte de eso. Eso es algo que ya hicieron. Y para nada: hay óperas contemporáneas, hay música clásica contemporánea, el Teatro Real por ejemplo tiene ahora mismo ‘Dead Man Walking‘, que se compuso en el 2000. Y tú lo que te imaginas como ópera no es eso, lo que te imaginas es que todos los que compusieron ópera están muertos, no que tienen tu edad y están ahí componiendo ópera. Y lo que te venden, por ese fervor a los clásicos, es que los clásicos ya llegaron a la cima, y tú pues retírate. O haces música chirriante, atonal, donde tocas el violín con batutas de timbales, o no tienes cabida, porque lo otro ya se ha hecho. Y eso es muy dañino. Te hace sentir al margen de la Historia, y eso es mentira: la Historia se está haciendo ahora mismo, y dentro de cien años se venerará a la gente de ahora como veneramos actualmente a la de hace cien. Eso hay que quitarlo, yo mismo me lo quiero quitar, porque todos lo tenemos. Hay que escuchar música clásica contemporánea.

“La intuición musical, el oído, es casi más importante que la formación teórica”

En una entrevista a El País comentabas que uno de los factores principales para que alguien disfrute de una canción es el poder apreciar los cambios, y que esto se podía conseguir por los propios conocimientos teóricos o por la intuición musical que se desarrollaba al escuchar mucha música muy distinta. Me interesa esto último, ¿podrías desarrollar un poco a qué te referías con esto?
Hay quien piensa que la música se escucha y ya está, y yo pienso que no, pienso que, cuanto más sabes de música, más la disfrutas. Pero la formación teórica musical no es la única forma de aprender música: conozco a mucha gente que tiene muy buen oído sin haber tenido formación, gente que ha escuchado mucho y ha hecho muchas relaciones, y de pronto te dicen “esta canción suena igual que ésta” pero no te saben decir por qué… y a lo mejor yo mismo, que tengo formación musical, no me había dado cuenta, y las escucho y digo “coño, es que es el mismo acorde aquí y aquí” o “coño, es el mismo salto melódico”. Esa persona tiene las herramientas en su oído para detectar esos cambios, pero no le han formado para poder verbalizarlos. Eso sería la intuición musical. Y ni siquiera tiene que ser porque escuche música muy variada, simplemente tienen oído. La formación musical es conectar ese oído con la verbalización, ponerle nombre, quinta, sexta mayor, séptima de dominante… ponerles nombre, pero el oído va por otro lado. Mira, por ejemplo… no sé si me estoy enrollando mucho (risas), pero hay un concepto que es la cadencia rota: en el clasicismo, la cadencia más típica era la perfecta, en la cual vas de la dominante a la tónica, tensión-reposo, tensión-reposo… Pues cuando lo que esperas es ese reposo y, sin embargo, resuelve en un acorde distinto, rompe con tus expectativas y es a lo que llamamos cadencia rota, y se usa para generar sorpresa. Hay gente que no ha oído ese concepto en su vida pero que, al escuchar una cadencia rota, eso les produce una emoción, una sensación. No sabrán qué nombre tiene, pero lo notan. La intuición es casi más importante que la parte teórica: eso se desarrolla, pero si no tienes oído (y el oído se desarrolla también), por más que te sepas los conceptos…

El otro factor que comentabas en esa entrevista era la asociación emocional que pudieses tener, por ejemplo, con un disco. ¿Tienes algunos que puedas encajar ahí, que tengan esa conexión personal con respecto a ciertos momentos de tu vida?
Pues mira, te podría decir… ¿cuántos quieres que te diga?

Los que quieras. Verás, cincuenta igual no nos da tiempo a poner, pero…
(se ríe) Pues a ver… ‘In Conflict’ de Owen Pallett, ‘The Dark Side of The Moon’ de Pink Floyd, la compilación del Final Fantasy ‘Distant Worlds’, ‘The Eminem Show’ de Eminem, ‘La Mandrágora’ de Javier Krahe y Joaquín Sabina. Por ejemplo, esos. Elegir uno solo es imposible.

«En el pop se está empezando a jugar mucho con las expectativas de la gente, en el sentido de venirse abajo en los estribillos, en vez de arriba. Tienes ‘Look What You Made Me Do’, tienes ‘Swish Swish’… el estribillo tiene menos energía, aunque el precoro parece que te dice que se va a venir arriba»

Si tuviese que elegir uno del año pasado, para mí el disco de 2017 fue ‘Melodrama’ de Lorde, y me parece curioso porque en él veo los dos factores de los que tú hablabas: tanto el ofrecer patrones distintos dentro de los de su mismo estilo, como una asociación emocional, o incluso generacional.
Pues el último de Lorde no lo he escuchado, pero sí que es verdad que en el pop se está empezando a jugar mucho con las expectativas de la gente, en el sentido de venirse abajo en los estribillos, en vez de arriba. Tienes ‘Look What You Made Me Do’, tienes ‘Swish Swish’… el estribillo tiene menos energía, aunque el precoro parece que te dice que se va a venir arriba. Es como una cadencia rota pero en el sentido de la producción musical. La razón por la que las cadencias rotas funcionan tan bien es porque hay cadencias perfectas, cadencias que todos estamos acostumbrados a escuchar una y otra vez. Igual que esperamos que el estribillo se venga arriba en vez de abajo y por eso nos sorprende.

Otro disco muy interesante del año pasado fue ‘Lust for Life’ de Lana del Rey, en el que está incluido ‘Get Free’, el tema protagonista de todo el lío con Radiohead. Tienes un vídeo analizando la polémica, en el que concluyes con tres posibles opciones, pero sin decantarte por ninguna. ¿Te mojas con alguna de las tres?
Yo, por lo que conozco de Radiohead, creo que les daría absolutamente igual lo que haya hecho Lana con esa secuencia de acordes… no les imagino denunciando por eso. Pero también entiendo que, si tú tienes los derechos de las canciones de Radiohead, y básicamente es darle a un botón y recibir el 50% de lo que genere… pues es difícil no darle al botón. Pero el grupo en sí no creo que haya tenido la voz cantante en todo este tema, supongo que es más tema de abogados.

En tus vídeos hablas de canciones, y reproduces esas canciones, lo cual hace que no puedas ganar dinero con ellos por el simple hecho de que suenan canciones compuestas por otros artistas. ¿Cómo has llevado esto?
Pues en septiembre me abrí mi Patreon. Y eso me ha permitido hacer muchísimos más vídeos; antes no podía, no ganaba nada, incluso los que no tenían el problema de las canciones… en esos podría ganar 8 euros por cada 100.000 visitas. Además, ahora un vídeo al mes lo eligen ellos, y a veces son temas que yo no habría tratado. Así que esto me obliga a estar más en contacto con la comunidad y con lo que la gente quiere, lo cual es bueno, aprendes muchas cosas guays. Me dan una sensación de cómo es el resto de la comunidad: no puedes interactuar con 2.000 personas a la vez, pero quizás sí con 100. Además, con algunos de ellos hago directos, y a algunos les estoy empezando a enseñar a tocar el piano online.

«Quienes dicen que el contenido en Youtube es una mierda me parecen iguales que los que dicen que la música después de 1908 es una mierda (…) Ser youtuber no me ha resultado negativo a nivel de imagen»

Te entrevistaron en El Español y el único comentario de esa entrevista era “youtubers asquerosos”. Lo cual refleja por un lado cómo la gente descarga sus frustraciones de su rutina actuando de troll, pero también la percepción que se tiene de los youtubers. ¿Crees que canales como el tuyo ayudan a ver que no todo es Wismichu, el del caranchoa, ni mucho menos Dalas?
Quienes dicen que el contenido en Youtube es una mierda me parecen iguales que los que dicen que la música después de 1908 es una mierda, ¿qué dices? Eso es una proyección, están proyectando algo que tendrán ahí, en su día a día como has dicho. Porque en Youtube cada vez hay mejor contenido, cada vez hay más cosas guays… cada vez hay más cosas, punto. Mira, en música hay gente que se dedica a coger las tres peores canciones del año -y cogen ‘Despacito’ que a mí me parece un temazo, pero bueno-, cogen las tres peores y dicen “éste es el estado de la música actual”, en vez de hablar de tres que son maravillosas e innovadoras. Pues bueno, cada uno que dedique su tiempo a lo que considere más productivo. A mí no solo me parece que en Youtube cada vez hay contenido más interesante, sino que además la mayoría de los canales que la gente critica son los que han abierto la puerta a canales como el mío. Son virales y eso es lo que permite que Youtube vaya a un sistema de subscripciones, recomendaciones… yo no podría subsistir sin que hubiera creadores con 10 millones de suscriptores. Ni siquiera son mi competencia; son los que han abierto la puerta a que Youtube sea un medio de entretenimiento más.

Has estado en RNE, has colaborado con el Teatro Real… ¿te han tomado menos en serio en estos proyectos al decir que eras youtuber?
Mira, me encontré hace poco con un profesor del colegio que me preguntó que a qué me dedicaba, y cuando le dije que era youtuber, se le puso una cara de susto… le faltó decirme “¡pero tú ibas para una ingeniería!” (risas) Pero qué va, en general no me toman así. También es que mi público quizás no sea representativo, mis demográficos son de 25-35, no de 15-25. No sé si eso influye. Pero no, no me ha resultado negativo a nivel imagen.

He visto que has colaborado con Ter.
¡Sí! Y con QuantumFracture. Estoy preparando varias colaboraciones interesantes para este año.

Tu vídeo más popular, sobre la BSO de ‘El Señor de los Anillos’, lleva casi un millón de visitas. Lo vi y, como supongo que tanta gente, no tenía ni idea de todos esos detalles de esa banda sonora. ¿Piensas que la figura del compositor de BSO, más allá de un John Williams o un Hans Zimmer, está infravalorada?
Completamente infravalorada. Y es por falta de formación, no seré yo quien eche la culpa a la gente por infravalorar a los compositores de BSO, porque soy el primero que ha flipado con la complejidad que tienen. Yo sabía que había muchos temas en la BSO de ‘El Señor de los Anillos’, pero no tenía ni idea de que era a este nivel… y en ‘Star Wars’ es increíble también. La culpa no es de la gente ni del compositor, y ya ni siquiera es formación: la gente tiene una curiosidad, y ellos no están respondiendo, la culpa es de la publicidad, de que no se explica eso a la gente. Porque está claro que la gente tiene un puto interés muy grande en saber qué hay detrás de las obras que les molan, si no, ¿a qué esas visitas? (pausa) ¿Por qué yo, que soy músico profesional y soy fan de ‘Star Wars’, no tenía ni idea de que había 50 leitmotivs, de que había una trama de relaciones tremenda…? ¿Cómo es que no lo sabía? Nunca me lo había planteado hasta que me lo has preguntado, pero es así. Es un problema, porque es un trabajo que la gente no está apreciando porque no sabe cómo, y tampoco les llega la información. Y la gente no puede ponerse, como yo me puse para hacer ese vídeo, a ver 20 horas las películas de ‘Star Wars’ para saber eso sobre la BSO.

En la web hemos comentado alguna vez el tratamiento que Xavier Dolan hace de la música en su filmografía, tratándola como un personaje más, y de hecho estamos preparando unos especiales sobre esto. ¿Qué te parece este uso que hace Dolan? ¿Hay otras películas en los que lo hayas visto también?
Pues mira, a este chico no le conozco, pero me lo apunto porque suena genial. Y de otros, déjame que me lo piense… se me viene el ejemplo de ‘The Leftovers’. La serie me parece brutal, y el uso de la música me alucina. La compone Max Richter, que es un crack, tiene una pieza que me encanta que es que coge las Cuatro Estaciones de Vivaldi y las va cambiando de manera súper sutil. Por ejemplo, coge uno de los movimientos del invierno, que es un 4×4, y de repente hace como si tuviera siete corcheas por compás. En ‘The Leftovers’, la mayor parte de las canciones son, o solo un piano, o solo un violín… son piezas súper íntimas y agridulces, piezas como Mozart, pero muy bajo Alberti, muy sencillito, es como un Mozart triste, rollo que se ha ido todo el mundo de la fiesta y está Mozart solo en su piano bebiendo whisky. La música funciona ahí como un personaje.

Pregunta inevitable: ¿estás siguiendo ‘Operación Triunfo’?
(risas) Qué va, me he enterado de todo el boom por Twitter, eso sí.

“Criticar cosas genera muchos clicks, pero, ¿qué ofreces a cambio? (…) Si ‘OT’ es un programa de karaoke, pues oye, estaría de puta madre que a la gente le diese por cantar en karaokes”

Hubo hace unas semanas polémica por un tuit que puso Sr. Chinarro, y que contestó Javier Calvo. [se lo cuento] Hicimos una encuesta en la web y había gente a favor de una opinión y de la otra. ¿Qué opinión tienes tú sobre esto? ¿Piensas también que es un programa de karaoke y que muestra “qué le gusta de la música a la gente a la que no le gusta la música”?
No conocía esta polémica en concreto. Pero es un poco lo que hemos hablado antes. Si quieres gastar tus energías en decir que esto es una mierda… a ver, es legítimo que haya algo que no te guste, de puta madre, pero busca algo que te guste e intenta comunicar y llegarle a la gente y decirles por qué mola, ¿no? Criticar cosas genera muchos clicks, pero, ¿qué ofreces a cambio? ‘Operación Triunfo’ es un programa en el que ves a unos chavales enfrentándose a un concurso muy duro que está relacionado con la música, y que si fuera ‘Masterchef’ estaría relacionado con la cocina. La música es un instrumento para contar las historias de esas personas. Y no tengo ningún problema en que la usen como instrumento; es más, seguramente a mucha gente le hayan entrado ganas de cantar por eso. Y si es un karaoke, pues oye, estaría de puta madre que a la gente le diese por cantar en karaokes, que la gente en España no afina. (risas)

¿En qué momento se te ocurre reinterpretar ‘Closer’ de The Chainsmokers con sonidos de un coche y un corazón? ¿Y qué te parece su producción, por cierto? En la web no somos muy fans de ellos.
(risas) Estaba intentando hacer música con sonidos extraños, imitando un poco a Andrew Huang. Y es que el mundo de la producción… la tecnología da un poco de miedo, ¿eh? El Content-Aware de Photoshop, por ejemplo. Y en sonido, yo puedo coger el sonido de un cordón de zapato y convertirlo en un bajo que suene con más potencia que un contrabajo, por la cantidad de perrerías que le puedes hacer al audio. Y bueno, en cuanto a The Chainsmokers… no tengo nada contra ellos, pero a mí no me encantan. La idea que presentan en ‘Closer’ es una línea melódica de tres notas súper sencilla, con tres notas Beethoven hizo la Quinta Sinfonía; entonces, la cosa es cómo lo puedes sofisticar. No me parece que The Chainsmokers la hayan sofisticado demasiado, la verdad. No me llama la canción, pero me llama cogerlo y decir “¿qué puedo aportarle yo?”, que en mi caso fue lo del corazón. Vaya, que la idea en sí misma no es mala, la ejecución… pues un poco sin más.

Otro momento raro que tienes en tu canal es el de ‘Despacito’. La habré escuchado ochocientas veces, pero jamás pensé que la escucharía versionada en canto gregoriano o en metal.
Es que me apetecía hablar de ‘Despacito’. Fui a una charla de una musicóloga, Sofía Martínez Villar, que iba sobre la canción. Hay mucha gente que critica ‘Despacito’, pero no lo criticaría si en vez de tener ritmo de reggaeton tuviera una guitarra eléctrica, un bombo-caja y fuera un tema pop-rock. O si fuera una de jazz en la que lo único que han hecho es añadirle séptimas y novenas a todo, como los acordes que se repiten en ‘Despacito’. Criterio. Ese vídeo no es una chorrada, lo que pretendo es: si vas a criticar ‘Despacito’, tienes que saber qué estás criticando y qué no.

¿Crees que la música latina vive ahora un boom?
Sí, y me mola que se esté poniendo de moda. Y los suecos, que son los mejores componiendo y produciendo, mira Max Martin… pues si lo latino está de moda, los suecos van a ponerse las pilas. La próxima canción de Luis Fonsi la va a componer un sueco, un Max Martin. (risas)

En relación a lo que comentabas de los prejuicios con un género y otro, otra música que tiene menos valor para algunos, o que “no es música”: el trap.
Pues mira, como lo de Youtube que decíamos antes. Puedes encontrar ejemplos de youtubers que dan pasta de dientes dentro de galletas Oreo a mendigos, y puedes encontrarlos de otro tipo. En el trap hay cosas buenas y cosas malas. El trap me gusta mucho porque tiene un rollo bastante verbal, mucho peso para las letras.

Hace poco fueron los Grammy, donde el más premiado fue Bruno Mars. Hubo críticas por no dárselo a gente que innova en su género como Kendrick o Lorde, y darle el premio a alguien que recicla ideas de Michael Jackson.
La 9ª Sinfonía de Beethoven es un autoplagio de una coral anterior del propio Beethoven, que a su vez es idéntica a una pieza de Mozart. Es decir… por favor, que alguien venga a reciclar las ideas de Michael Jackson. Porque son muy buenas. Yo tengo 24 años, no viví el pico de fama de Michael Jackson; entonces, aunque me encante, lo tengo como un clásico, no conecta tanto conmigo como un artista en desarrollo. Bruno Mars es un artista en desarrollo y eso me da mucho morbo, ver cuál será su siguiente movimiento… alguien tenía que reciclar sus ideas, y genial que sea Bruno Mars.

“El detrás de las cámaras [de la industria musical] es un campo de nabos”

Otra polémica relacionada con los Grammy fue el número tan pequeño de mujeres ganadoras, o nominadas.
Yo no soy un experto en esto, no tengo una opinión escrita en piedra, pero creo que el problema no es de la gala de premios, sino que la industria, el detrás de las cámaras. Hay muchísimas mujeres con talento en la música, que si Beyoncé, Lorde, Sia, Cardi B… no es un problema de talento, pero ese es un porcentaje pequeño de la industria; el gran porcentaje es la producción, la composición, los arreglistas, los técnicos de sonido, los ghost writers… y ahí hay muchísimos más hombres que mujeres, al menos en lo que yo he visto, en mi experiencia personal. El detrás de las cámaras es un campo de nabos. Eso influye de varias maneras, ahí es a lo que hay que ir. Lo otro es un síntoma más que una causa.

Por último, eres compositor y productor, pero, ¿te atreverías a sacar algo como cantante?
Sí, me gustaría a lo largo de este año hacer alguna cosa relacionada con eso. De momento he sacado algunas piezas sueltas en Soundcloud, en Youtube… pero este año querría hacer algo así. Tengo mucho gusanillo, sobre todo por los recursos que he aprendido al profundizar en muchos compositores.

La Tienda JNSP