¿De verdad tenían algo que ver Garbage y The Cranberries?

-

- Publicidad -

¿De verdad tenían algo que ver Garbage y The Cranberries?

Shirley Manson de Garbage ha comparado el impacto que le ha producido la muerte de Dolores O’Riordan, de la que hoy se cumple un mes, con la de David Bowie. Se refiere lógicamente, más que a lo artístico, a la generación a la que pertenece, la suya propia. En cualquier caso, ya sorprendía el sentido mensaje de Garbage en su Twitter a la muerte de Dolores, porque no se conocía declaración de admiración mutua, foto conjunta, ni prácticamente nada en común en cuanto a estilo.

No podemos caer en el lugar común de que ambos fueran grupos de chicos liderados por chicas: Magnus de The Cardigans reconocía en su foro oficial hace unos años que odiaban ser comparados con The Cranberries porque no tenían nada que ver (curiosamente, Nina Persson y Dolores cumplían años el mismo día). Y este caso era el mismo: habría sido inimaginable ver a Cranberries en la electrónica de ‘Version 2.0’ o a Garbage en los territorios bucólicos de ‘Linger’ o en el punk anti-droga de ‘Salvation’. Aun así, rescatamos 5 puntos en común a modo de curiosidad.

La conexión post-grunge

- Publicidad -

Aparentemente nada que ver en cuanto a background musical: Cranberries eran 4 personas procedentes de pueblos cercanos a Limerick, a su vez una pequeña ciudad irlandesa de menos de 100.000 habitantes; fans de los Smiths y Sinéad O’Connor, formados a finales de los 80. Garbage era un supergrupo de productores estadounidenses, vinculados directamente a Nirvana y Smashing Pumpkins, que habían reclutado a una cantante escocesa que ya tenía su propio proyecto. La conexión musical entre Garbage y Cranberries puede hacerse a través del grunge: Dolores fue haciéndose cada vez más rockera, Nirvana -producidos por Butch Vig- era una influencia reconocida en ‘Zombie’ y llegó a citar a Kurt Cobain en una canción, ‘I’m Still Remembering’.

Samuel Bayer

El que terminara siendo el director de la versión 2010 de ‘Pesadilla en Elm Street’ había sido el encargado de dirigir el vídeo de ‘Smells Like Teen Spirit’ de Nirvana. Fue seleccionado por Cranberries para dirigir todos y cada uno de los vídeos de ‘No Need to Argue’ entre finales de 1994 y principios de 1995: ‘Zombie’, ‘Ode to My Family’, ‘I Can’t Be With You’ y ‘Ridiculous Thoughts’. Garbage daban sus primeros pasos inmediatamente después y también contaban con él para sus primeros vídeos en 1995 y 1996: ‘Vow’, ‘Only Happy When It Rains’ y ‘Stupid Girl’. Con la excepción de ‘Ode to My Family’, en blanco y negro, todos estos vídeos tienen una estética común: son los mismos tonos ocres, dorados, rojos y azules difuminados, con claroscuros… también presentes en otros vídeos de Bayer de la época de Metallica o Smashing Pumpkins. Especialmente los 2 siguientes vídeos se parecen mucho, incluso habiéndose rodado en lugares distintos aunque parezca lo contrario (Essex y Los Ángeles). En algún lugar de nuestro subconsciente, algunos conectábamos a ambos grupos.

El feminismo

- Publicidad -

Shirley Manson ha realizado un buen puñado de declaraciones feministas, y sus citas al respecto se cuentan por decenas: «no soy Shirley, la chica del grupo, soy la que lleva las botas grandes en MTV», «lo que hace a una mujer estilosa no es su ropa, sino lo que tiene que decir y cómo decide vivir su vida» o «hasta que tengamos exactamente el mismo salario que los hombres, siento el deseo de apoyar a otras mujeres. Si no estamos juntas, nunca lo conseguiremos». Dolores procedía de un ambiente católico y conservador (se jactaba de haberse encontrado con Juan Pablo II dos veces, era una conocida antiabortista), pero por supuesto se reconocía como feminista, siempre se negó a usar su sexualidad para vender más discos y sonora fue aquella entrevista con Hot Press en que un periodista le preguntaba si se operaría el pecho: «Las mujeres con el pecho pequeño podemos ser guapas también, sin un par de pelotas de fútbol colgando. No me siento insegura sobre mi pecho. Dicho esto, espero que le preguntes a los tíos si consideran alargarse el pene».

La androginia

En relación con el punto anterior, Garbage llegaron a grabar un single llamado ‘Androgyny’, aunque no sea el que con más orgullo recuerdan de su carrera. La imagen de Dolores siempre fue «andrógina», propiciando que, como Shirley, fuera ipso facto un icono lésbico. Shirley solía decir que no tenía groupies chicos, que eran todo chicas («chicas me ofrecen sexo todo el rato, pero no los chicos, creo que soy demasiado alta», bromeaba). Dolores se refería también a la razón de ser tan seguida por el público lésbico: «Era porque llevaba el pelo corto. ¿Pero por qué iba a molestarme? Creo que tenemos que aceptarnos los unos a los otros tal como somos. Los humanos tenemos que querernos los unos a los otros. El amor puede presentarse de muy diferentes maneras. Si las mujeres me encuentran atractiva, me parece estupendo». Ambas cantantes compartieron, por cierto, ser modelos muy particulares de Calvin Klein: Dolores posó con vaqueros caídos, pelo cortísimo y maquillada pero como lo podría haber estado Ziggy Stardust… Manson, sin maquillar.

Su visión del pop

Shirley Manson nos dejaba como titular hace unos años cuando la entrevistábamos «no soy una chica pop y nunca lo seré», pero cuando la terminaba de liar era cuando en otra ocasión decía: “creo que a las mujeres en el pop les han quitado las garras y las han domesticado, simplemente quieren salir guapas y cantar bonito. No oyes realmente una perspectiva femenina en la radio, porque muchas canciones las han escrito hombres”. La visión de O’Riordan era muy similar, siempre criticando la sexualización de la mujer en el mundo del pop, considerando su grupo a la postre una banda de rock (conocida era su admiración por Metallica y Pearl Jam), y reivindicando los tiempos en que las emisoras de radio sonaba música «auténtica» hecha por mujeres «como la de Alanis Morissette», en contraste con la eclosión de las Britneys y las Aguileras, que propició su propia caída en popularidad en 1999. Llegó a escribir una canción sobre este tema, un ‘Copycat’ en el que criticaba que «todo el mundo sonara igual en la radio». No es una de las mejores canciones de Cranberries, pero sí una de las, paradójicamente, más electrónicas.

Lo más visto

No te pierdas