Jessie J / R.O.S.E.

Por | 01 Jun 18, 12:15

Hace unos meses a todos nos sorprendió no que ganara, sino que Jessie J se prestara a participar en un talent show chino llamado ‘Singer 2018’. Abrirse al mercado asiático es una estrategia mercadotécnica que cualquier artista occidental en horas bajas tendría que tener muy presente teniendo en cuenta la cantidad de personas que ahí viven. Su último álbum de 2014, ‘Sweet Talker’, aguantó el tipo básicamente por el éxito de ‘Bang Bang’ con Ariana Grande y Nicki Minaj, por lo que se entiende que durante unos meses agarrara su maleta y se fuera a China porque en realidad no tenía absolutamente nada que perder en estos momentos.

En ella se ha repetido el mismo patrón que, por ejemplo, Rita Ora: durante cierto tiempo apuntaban maneras, pero por varias cuestiones el público les dio la espalda. Ya sea por falta de carisma (de voz no precisamente, porque de eso va sobrada), el lanzamiento de canciones intrascendentes o erróneas decisiones de su equipo de management y su discográfica, lo que queda claro es que Jessie J no lo ha pasado realmente bien en estos últimos cuatro años. O, al menos, eso es lo que se desprende de varios temas de ‘R.O.S.E.’, el cual funciona como cuatro EP’s independientes siguiendo la estela de los ‘Body Talk’ de Robyn.

Aunque eso sí, quien esperara que la británica volviera con una colección de temas puramente pop sobrados de agudos de aspirante a diva se va a llevar una sorpresa. Y bastante grata, por cierto, ya que por mucho que haya alguna pieza como ‘Play’ de carácter más pop (tanto que samplea sin disimular el ‘Got To Be Real’ de Cheryl Lynn), la gran mayoría de ‘R.O.S.E.’ se mueve por las aguas del R&B, un género que le sienta como un guante. Y más ahora que su contención vocal es ya una realidad a celebrar.

El primero de los EP’s, ‘Realisations’, sin duda, cuenta con las letras más sinceras de todo el lote y le sirve para vomitar todas las inseguridades artísticas que ha vivido en sus carnes durante estos últimos cuatro años. En ‘Oh Lord’, sin ir más lejos, le pide al Todopoderoso que le dé fuerzas para seguir adelante tras haber tenido que superar un sinfín de obstáculos que le han hecho replantearse si el mundo de la música es lo suyo; en la estupenda ‘Think About That’ lanza unos descarados dardos envenenados a Disturbing London, la empresa de management propiedad de Tinie Tempah con la que rompió su contrato en 2015, y en ‘Easy On Me’ nuestra protagonista afirma (con la ayuda de su fallecido abuelo en un audio que puede escucharse al final de la canción) que quiere crecer artísticamente a su manera, sin que absolutamente nada ni nadie le presione. Más no puede mojarse, como en esa ‘Dopamine’ de aires noventeros en la que critica la manipulación de los medios de comunicación y cómo la población se come con patatas todo lo que le cuentan sin cuestionarlo. Por algo, siempre que ha podido se ha posicionado totalmente en contra del Brexit.

El segundo EP, ‘Obsessions’, mantiene el mismo buen nivel que el primero. La ya conocida ‘Real Deal’ es uno de los temas más efectivos que aquí pueden encontrarse; en ‘Petty’ ataca a esas amigas falsas del pasado que no le han aportado nada bueno; en la soulera ‘Not My Ex’ deja claro a su próxima pareja que no lo va a tener nada fácil para conquistarla porque la sombra de su ex es demasiado alargada, mientras que en ‘Four Letter Word’ nos habla de sus ganas de convertirse en madre (esa palabra de cuatro letras a la que apela su título no es otra que ‘baby’).

El tercer EP, ‘Sex’, abre con una estupenda ‘Queen’ que lanza un mensaje igual de necesario que poderoso: seas como seas, y por mucho que no te guste lo que ves en el espejo, ámate por encima de todas las cosas. Tras ese ejercicio de empoderamiento femenino Jessie J literalmente nos cuenta en ‘One Night Lover’ que ella sirve para mucho más que un polvo de una noche y, en ‘Dangerous’ (una de las más flojas de todas), por el contrario, pide a gritos que alguien le dé un buen meneo emulando al Prince más 80s.

El cuarto y último EP, ‘Empowerment’, cuenta con las letras menos inspiradas, sí, pero no por ello fracasa gracias al buen rollo de la funky ‘Glory’, la bonita y delicada balada ‘Someone’s Lady’ (su mejor momento vocal para quien esto escribe) o esa carta abierta al amor en la muy noventas ‘I Believe in Love’. Sin duda, contar con el productor estadounidense Dj Camper para producir los cuatro EP’s ha sido todo un acierto, ya que de principio a fin estas dieciséis nuevas canciones mantienen una coherencia sonora que no se vislumbraba en ninguno de sus tres anteriores largos.

¿La suerte de Jessie J va a cambiar gracias a ‘R.O.S.E.’? Lo dudamos mucho, para qué engañarse. No obstante, en conjunto los cuatro EP’s funcionan más que notablemente y aquellos que le echaban en cara que sólo gritaba, aquí se llevarán una gratísima sorpresa. Sea cual sea su futuro, aquí o en la China, tiene que sentirse satisfecha de este trabajo.

Calificación: 7,6/10

Lo mejor: ‘Think About You’, ‘Real Deal’, ‘Queen’, ‘Play’

Te gustará si te gusta: la Jessie J menos gritona y el R&B

Escúchalo: en Spotify (EP 1 – Realisations; EP 2 – Obsessions; EP 3 – Sex; EP 4 – Empowerment)

Etiquetas:

La Tienda JNSP