Mumford & Sons / Delta

Por | 19 Nov 18, 19:00

Honra a Mumford & Sons no estar entregando fotocopias de ‘Babel’ ad nauseam. Aquel segundo disco de la banda vendió 6 millones de copias y abrió las puertas de la locura folk por países, de los peruanos We the Lion a los españoles La M.O.D.A., pero el grupo quiso cambiar a lo eléctrico en ‘Wilder Mind‘ y ahora vuelve a ofrecer algo diferente en ‘Delta’, el álbum que publican esta semana. Estamos ante un disco que solo podía ser editado en otoño, larguito, para escuchar tranquilamente debajo de una manta y pensando mucho en tus seres queridos. De hecho, si ‘Forever’ -igual no la mejor canción del conjunto, pero sí una de las más recordables- no parece un villancico, es solo por su extraña mención a “mujeres devotas de vidas secretas”.

‘Delta’ se plantea como una vuelta a casa en varios sentidos. Es un disco en el que el grupo habla sobre cómo es enfrentarte a tu hogar después de una gira, en lo que han llamado la temática de “las cuatro D’s”: divorcio, drogas, depresión y muerte (“death” en inglés). Así, por ejemplo, ‘Beloved’ está dedicada a un abuelo fallecido y ‘October Skies’ se recrea en la sensación de dolor “porque tu silueta se ha marchado una vez más”. Además, Mumford & Sons se han reencontrado con sus raíces folk en lo que supone un álbum intimista y acústico. Eso sí, es acústico desde un prisma diferente. Con la producción de Paul Epworth han querido dar a sus canciones un aire experimental que incluso estaba abierto a jugar con el “hip-hop y el jazz”.

Ya os decimos que los acercamientos a esos géneros son muy tímidos, pero la verdad es que ‘Picture You’ sí tiene un decidido ritmillo R&B creado por un delicado chasquido de dedos y, de manera significativa, ‘Woman’ se alza como una de las mejores canciones del conjunto gracias también a su ritmo sensual. En ocasiones recuerdan un poquito a Bon Iver, como sucede en la ligeramente robotizada ’42’ y otras a aquellos Coldplay que jugaron a ser electrónicos y sutiles durante 5 minutos, en concreto los que duraba su colaboración con Jon Hopkins, ‘Midnight’. Algo perceptible al inicio de ‘The Wild’, un tema que comienza con un delicado piano para luego crecer y añadir instrumentos de cuerda y algo parecido a una marcha militar.

El truco de sumar arreglos al final también aparece en muchas otras pistas, como el segundo single ‘If I Say’, que va añadiendo unas cuerdas en la onda más pulcra de Damien Rice, o la estridente ‘Darkness Visible’, la prueba viviente de que en este disco Mumford & Sons se han acercado igual demasiado a alt-J. Ya habían recordado a estos en ‘Rose of Sharon’ con Maggie Rogers como artista invitada, pero es que en ‘Darkness Visible’ se les ha pegado un poquito de su pretenciosidad también: asistimos nada menos que a una lectura de ‘Paraíso perdido’ de John Milton, con la voz de Gill Landry de Old Crow Medicine Show trayendo al presente esta obra de 1667 llena de llamas, dolor imperecedero y llantos por la felicidad perdida.

‘Delta’ se cierra con el tema titular, otro corte que se va creciendo como metáfora de la llegada del río al mar, una catarsis para la banda después de todas sus dudas, las personales y las artísticas. Un álbum que va revelando poco a poco cierto potencial, pero en el que tampoco han llegado a sacar todo el partido posible al hecho de haber contado con hasta 25 composiciones para elegir, descartando casi la mitad; ni a las 100 personas que han pasado por las sesiones. Da la impresión de que podrían haber redondeado algo mejor las buenas ideas que han tenido.

Calificación: 6,1/10
Lo mejor: ‘Woman’, ‘Picture You’, ‘Forever’, ‘If I Say’.
Te gustará si te gustan: alt-J, los Coldplay de ‘Ghost Stories’, James Vincent McMorrow
Escúchalo: Spotify

  • Lucas

    Me aburrió un poco me urge que regrese Mumford And Sons de Babel 😑

  • Kcir Zelevalliv

    Será mucho pedir la reseña de los últimos trabajos de The Smashing Pumpkins, Lenny Kravitz, Aterciopelados y A Perfect Circle? ah…. y el último trabajo de Dead Can Dance que ha salido hace poco.

Send this to a friend