Johnny Marr / Call the Comet

Por | 21 Nov 18, 7:44

Parecía que Johnny Marr jamás iba a dejar de ser el lugarteniente/colaborador de lujo de montones de bandas (de The The a Modest Mouse, pasando por Pet Shop Boys o The Cribs). Pero una vez que se ha decidido a afrontar su carrera en solitario, no ha habido freno. Tres discos en cinco años lleva ya el mítico guitarrista. Tres discos… y poca evolución. Las críticas de sus anteriores álbumes y la de este podrían ser intercambiables, como intercambiables son sus canciones. Temas resultones, de recio pop-rock británico, debidamente contundentes, con ese deje épico tan de principios de los 2000, bien comandados por los guitarrazos de Marr. Mientras, su voz sigue recordando ora a Morrissey ora a Bernard Sumner (excolegas y grandes influencias).

Otra vez, los medios tiempos y los temas poderosos se alternan. ‘Call the Comet’ está bien surtido de canciones efectistas que pretenden ser himnos, en que recuerdan a los New Order de ‘Crystal’ en ‘The Tracers’ o en ‘Actor Attractor’, en que hasta parece que Sumner le esté haciendo los coros y que los sintetizadores repliquen ‘Blue Monday’ en segundo plano. De nuevo, las piezas más lentas se erigen como vencedoras, al menos en pervivencia en la memoria. Empezando por ‘Rise’, con la que arranca este ‘Call the Comet’, donde The Smiths se topan con la épica “dosmilera”, pero con el puntito de sentimiento que la hace poderosa a pesar de todos los clichés. Como a los Smiths más melancólicos también recuerda en ‘Hi Hello’, en que parece que se vaya a arrancar en cualquier momento con ‘Some Girls Are Bigger than Others’. Y, aun así, de las canciones más bonitas del disco (y de su carrera en solitario). El guión se lo salta pocas veces. Quizás cuando se atisban breves destellos de Talking Heads en ‘Bug’. O en el acercamiento hasta el territorio de The Go-Betweens en ‘Day In Day Out’.

Lo temas se hacen algo farragosos y reiterativos hacia el final, a partir de ‘Actor Attractor’. Ese es el gran lastre de este ‘Call the Comet’: su duración excesiva. Y eso que sólo contiene doce temas. Un par de cortes menos, mayor brevedad y le hubiera salido un disco sabrosón y bastante redondo. Cierto es que, a estas alturas, Marr sabe quién es y no pretende más que ofrecer un producto digno. Como cierto es que no va a lograr trascender, más allá de su indiscutible maestría como guitarrista. Mucho me temo que, en su inminente visita a nuestros escenarios, nadie le va a estar reclamando estas canciones. Johnny Marr actúa hoy 21 de noviembre en Madrid y el lunes 26 en Barcelona.

Calificación: 5,8/10
Lo mejor: ‘Rise’, ‘Hi Hello’, ‘New Dominions’
Te gustará si te gusta: Electronic, el último Morrissey, los New Order de ‘Get Ready’

  • No sé si me pararé a darle una escuchada, pero Marr, como Moz, tiene un problema, que a la vez es mérito propio: su carrera incomparable en The Smiths, contra la que es dificilísimo competir. Por eso, probablemente es más que suficiente que saque un disco como este, al que calificas de “producto digno”. A estas alturas, ¿qué más se puede pedir?

  • soplagaitas

    Pues The Messenger estaba bastante bien, es cierto que tiene la fórmula (potencia britrock, el jangle pop propio de sus Smiths algo ensuciado y algún corte rollo Electronic) pero oye, bendito problema. De este me quedo con Walk Into The Sea.

  • xabier

    Muy típico de los gafapastas ensalzarlo “frente” al gran Morrissey, pero el legado musical de uno y otro no tienen punto de comparación.

  • Jaime

    The Smiths duraron 4 años y Morrissey lleva ya 30 en solitario desde “Viva hate”. Es normal que Mozzer, en una carrera tan larga ofrezca luces (las mas) y sombras (las menos). Pero el periodo que va de Viva hate a Vauxhall and I es glorioso y en muchos momentos a la altura o por encima incluso de los logros con los Smiths.
    El siguiente trabajo, Southpaw grammar es un tambien un discazo, aunque la critica ahi empezase a darle la espalda.
    El retorno con You are the quarry fue espectacular y despues sus discos, si bien han sido mas irregulares, han seguido ofreciendo temas esplendidos.
    Mencion aparte merecen sus giras, siempre llenando aforos y despertando pasiones.
    Johnny Marr…sin su musa nunca fue capaz de rayar a la misma altura.
    En cualquier caso, quien ha mantenido el legado, la etica y la estetica de los Smiths todos estos años ha sido el denostado Morrissey.
    Puto amo

  • Schröeder

    Quisiera que no me convenciera, por su tufillo rollo “eh, que yo soy Smiths”, pero me puede, me rindo. Hi Hello es un temazo superlativo. No cambiará el mundo, pero me parece un discazo.



Playlist del mes

Send this to a friend