Tamino / Amir

Por | 28 Dic 18, 9:35

Tamino-Amir Moharam Fouad, Tamino para los amigos, ha publicado este otoño su disco de debut, con tan sólo 22 años, después de haber dado que hablar durante 2017 gracias a canciones como ‘Habibi’, título que se refiere a la palabra árabe que se usa para designar a alguien que te gusta o a quien amas. De padre egipcio y madre belga, además de nieto de la celebridad Moharam Fouad, el cantante ha construido su sonido en base a sus antepasados. Por un lado, la chanson que escuchaba su madre, y por otro, los sonidos arabescos que también ha conocido, en su álbum tocados por músicos refugiados, han terminado dando a sus composiciones cierta identidad.

Un año y medio después de su lanzamiento, ‘Habibi’ sigue siendo su mejor canción, con ese aroma a Jay-Jay Johanson, ese piano tan francés, el falsete y el desgarro con el que Tamino canta sobre la peor cara del amor. “No lo dejes aquí, dale una oportunidad / si pudiera olvidarte después de un último baile / pero estás en todas partes, sí / en cada melodía y en cada cicatriz / así es, mi amor”, entona desesperado. Cómo el amor y el sexo te pueden llevar por el camino de la perdición son temas que encontramos en el álbum, como en ‘Tummy’ (extraño título) o ‘Chambers’; pero también aparecen otras cosas como la apatía (‘So It Goes’, en la que “la quietud cubre tus orejas” impidiéndote oír “todo sonido”), la creación musical y las musas (‘Verses’) o la conciencia de la propia muerte. ‘Cigar’ está inspirada en el cuadro de Vincent Van Gogh en el que un esqueleto aparece fumándose un cigarro y su final es: “con ese cigarro encendido en tu boca / todo lo que nos han contado parece una gran mentira”.

Tamino es más o menos un buen narrador de historias, como encontramos en ‘Indigo Night’, en la que una serie de mujeres resucitan al “hijo del viajero” después de que el protagonista eleve la voz en el momento más sangrante de la canción porque su “vida estaba perdida”. Ellas le muestran, más que el placer sexual de un harén, que tremendo jardín sería ese, la importancia de “oler la hierba y el aire”, pues el artista tiene entre sus inquietudes no ser capaces de apreciar el poco tiempo que nos queda vivir. Por momentos susceptible de caer su música también en cierta “apatía” o monotonía, Tamino alterna con habilidad ritmos pausados con otros más uptempo o incluso trotones (de ‘Tummy’ a ‘Chambers’, de ‘Verses’ a ‘w.o.t.h.’), y sobre todo ha tenido el acierto de desproveer a esa ‘Verses’ de los arreglos que llegó a meterle para mostrarla en acústico. Recordando un poquito a Beirut, es una celebración del amor que culmina tras el descubrimiento de la vida: “Come babe, let love have this evening”.

Calificación: 7/10
Lo mejor: ‘Habibi’, ‘Verses’, ‘Cigar’
Te gustará si te gusta: Leonard Cohen, ‘Arabesque’ de Jane Birkin, Beirut, Lana del Rey
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:
  • NARM

    Para mí, uno de los discos del año. Quizás con más matices de lo que pueda parecer en un principio.

  • Bitch79

    No tengo ni puta idea de quién es éste bombón, pero está rebueno.

  • DanielT_Romero

    Escuche Habibi y la verdad, me dejo sorprendido!

  • Tocínense

    Buah, es genial.

Send this to a friend