Morgan: “La autoedición frustra, pero reconforta; es mejor currar el triple que empeorar tu situación porque sí”

Por | 16 Ene 19, 8:43

El triunfo de Morgan es el clásico cuento de triunfo rockero que parece pertenecer a épocas pretéritas. El de bregarse en salas hasta hacerse un nombre, crear las expectativas suficientes como para que tu disco de debut sea un éxito (‘North’, 2016), te nutras de fans a base de tocar incansablemente por todo el país y, en mitad de la gira, prepares un segundo disco (‘Air’, 2018) que aún supere a su antecesor. El secreto de su triunfo lo podemos buscar en sus canciones recias y orgánicas, de fuerte componente norteamericano, coronadas por la fantástica voz de Caroline (Nina) de Juan. Un relato de ganadores que, a pesar de no creérselo demasiado, les ha llevado a ser sold out en la sala Apolo y agotar dos noches en el Circo Price. Así que hablamos con Nina –además de cantante, pianista y compositora principal- y Paco López –guitarra- en el camerino de la Sala Apolo, a pocas horas de su concierto. Foto: Carlos Rosillo.

¿Cuáles creéis que son las diferencias entre ‘North’ y ‘Air’?
Paco: En el segundo disco ya estábamos toda la banda completa. En el primer disco estábamos Ekain [Elorza, batería], Nina y yo. Y Toni Sotos, que era el primer bajista. Le dimos muchas vueltas entre los tres. Tras la llegada de Ove [Alejandro Ovejero] y de Chuches [David Schulthess , teclados], en la grabación del primer disco, ya se nota mucho la influencia de ellos, ya es una banda más completa. Estilísticamente son muy parecidos, así que la mayor diferencia es esa.
Nina: Sí, sobre todo porque estábamos montando los temas cuando vinieron ellos. Para el segundo ya estábamos asentados como banda. Al crear los temas de cero con ellos ya cuentas con sus influencias, sus ideas, todo su criterio. Es como una evolución de todo lo que pasaba en el primero, pero contando con ellos.

Lo que sí veo diferencia es en la duración. ‘North’ tenía trece temas y duraba 55 minutos. ‘Air’ tiene nueve canciones y dura 41 minutos. He leído que lo grabasteis en mitad de la extensa gira de ‘North’. Esta reducción de duración, ¿se debe a un proceso de depuración? ¿O es porque ibais más por faena?
Nina: No, lo teníamos bastante claro. Es verdad que en las pruebas de sonido siempre tocábamos las canciones nuevas, ya iba bastante trillado todo lo nuevo. De hecho, quisimos hacerlo tan rápido porque ya nos lo pedía el cuerpo. Teníamos muchas ganas de dejar grabadas las canciones nuevas para tocarlas en los directos; queríamos continuar con la dinámica que llevábamos, sin casi parar, para poder continuar, pero añadiéndole temas nuevos. Y para eso necesitábamos un disco nuevo.
Paco: Sí, nos tomamos igual de en serio el segundo disco que el primero. Decidimos que tuviera nueve temas y fuera más corto por un concepto de disco, no porque nos faltasen canciones ni nada. De hecho, hay como cuatro o cinco canciones que hemos grabado, a las que hemos dedicado mucho tiempo que se han quedado fuera. Están perfectas, pero consideramos que, en la escucha del disco, no eran necesarias, que el viaje era de cuarenta y tantos minutos y tal. No es un problema de falta de interés, de trabajo o de nada. Simplemente, que consideramos que el disco estaba bien así.

Hay canciones de ‘Air’ que llevabais ya muy trabajadas en los directos, como ‘Sargento de Hierro’ o ‘Marry Me’. ¿Estáis ahora tocando canciones nuevas en los conciertos?
Nina: No… No somos muy de planear nada. La verdad es que no somos muy estrategas. Cuando estábamos terminando la gira de ‘North’, teníamos todos el gusanillo de que queríamos ya grabar temas nuevos porque ya los teníamos trillados. Sin embargo, con esta [gira] todavía no nos ha tocado la campanita. Seguimos muy muy inmersos en presentar este disco, que puede parecer que lleva mucho tiempo… pero es que lleva desde marzo del año pasado. Y, al fin y al cabo, no ha pasado tanto tiempo. Todavía hay muchas ciudades a las que tenemos que ir, ciudades a las que queremos volver, para despedirnos. No tenemos nada planeado.

¿Y cuándo acabáis la gira?
Paco: ¡Cuando acabe! (risas)
Nina: Cuando nos lo vaya pidiendo. El disco creo que ya te va avisando un poco cuando está ya a su fin de vida pero… no sabemos. Ya te digo que no planeamos.

En ‘Planet Earth’ se escucha un pitido de teléfono con la batería agotada… esto ya os lo habrán comentado, ¿no?
Nina: Sí.

“Es verdad que hay que gente que piensa que se le está acabando la batería cuando escucha ‘Planet Earth'”

¿Se coló o es algún simbolismo?
Paco: Lo metimos a propósito.
Nina: De todas formas sí que fue en el estudio, porque Ove tenía su móvil quedándose sin batería en el control, estábamos escuchando el tema que estábamos grabando y vimos que estaban en el mismo tono. Y entonces, cuando lo escuchábamos, nos vino la idea de que nos molaría meterlo. Pero sí que es verdad que hay que gente nos escribe, que piensan que se les está acabando la batería cuando escuchan ese tema.


‘Sargento de Hierro’ fue escogida una de las mejores canciones del año en nuestra web. A mí se me ha metido en la cabeza que es una canción apocalíptica… ¿cuán equivocada estoy?
Nina: (risas) Bueno… En principio, el concepto de la canción va sobre el tiempo. Como que el tiempo es el “sargento de hierro”, que va a pasar aunque tú no estés preparado. Pero, a la vez, también cura las cosas. Es un poco una reflexión sobre el tiempo; sobre lo jodido que puede ser y cómo, a la vez, puedes intentar utilizarlo para ayudarte. No es apocalíptica pero… podría serlo. A mí no me gusta mucho…
Paco: …explicarlo.
Nina: Sí. Yo prefiero que una persona lo escuche y se haga su idea, que se lo lleve a su momento. Y, si piensa que es sobre un desamor, lo puede ser. Y, si piensa que es sobre la pérdida, también puede ser. Yo prefiero que cada persona lo haga suyo. Que una cosa es por qué lo escribiste y, luego, esa canción vive tantas cosas, que dices: “oye, puede hablar de cualquier cosa que te haga a ti sentir algo”.

¿Y el proceso de escribirla? Leí que tu técnica para componer es sentarte al piano, tocar unos acordes y, después, todo dependía de la primera frase que venía a la cabeza. ¿Este tema tuvo un proceso similar?
Nina: Pasa con todas. Estoy trasteando con los acordes y, de repente, viene una frase. La mayoría de veces viene la frase en inglés y tiro de ese hilo. En este caso, vino en castellano y me dije “pues tiro de ese hilo también”. Igual que con ‘Volver’. Salió directamente así.

¿Y por qué ese título de película de Clint Eastwood?
Nina: Es por la figura del “sargento de hierro” de Clint Eastwood, que define muy bien cómo yo estaba reflexionando sobre el tiempo. Es como que es muy duro, pero en el fondo también tiene su parte más…
Paco: Tierna…
Nina: … Adorable. Para mí definía muy bien lo que tenía en la cabeza, el barullo. Y me dije, “sargento de hierro. Esto es”.

Volviendo a las letras, imagino que ya estaréis hartos de que la gente os pida más canciones en castellano, ¿no?
Nina: Bueno… A ver, ¡hartos no! Nosotros estamos muy agradecidos que la gente tenga interés en lo que hacemos y…
Paco: Tampoco quiere todo el mundo.
Nina: Es verdad que cada vez menos.
Paco: Algunos lo piden, pero…
Nina: Y por razones muy variopintas. No todo el mundo lo pide por lo mismo. Al fin y al cabo, nosotros hemos empezado haciendo lo que queríamos y, si podemos, vamos a seguir haciéndolo. Que gracias a que el público nos trató tan bien, nos permite seguir haciendo las cosas como queremos y, si nos salen…

“Si no sale un tema en castellano para el siguiente disco, pues no vamos a decir “nos esperamos hasta que haya un tema en castellano, porque si no…”. No. Y, si de repente salen seis, pues los trabajaremos igual”

¿La posibilidad existe o tampoco os lo habéis planteado?
Nina: ¡Hombre! No deja de existir tampoco. Es que no vetamos nada ni forzamos nada, tampoco. Si no sale un tema en castellano para el siguiente disco, pues no vamos a decir “nos esperamos hasta que haya un tema en castellano, porque si no…”. No. Y, si de repente salen seis, pues los trabajaremos igual. No hay ningún planteamiento de nada. Por eso no podemos descartarlo, porque no sabemos qué va salir. Igual que, si para el siguiente disco, sale una canción solo instrumental. No lo sé. Que no vetamos nada, pero tampoco forzamos nada porque sí. Si nos sale natural…

Escuchándoos, se os nota mucho la querencia por el rock americano. No sé hasta qué punto eso, inconscientemente, puede influir en la elección del inglés en el momento de escribir las canciones.
Nina: A ver… Las cosas caen por el lado en que se inclinan (risas). Nosotros sí que es verdad que todas nuestras influencias, las de los cinco, exceptuando algunas cosas, en su mayoría es música de fuera. Música americana, anglosajona. Si lo que nos ha gustado siempre son los Eagles pues es muy difícil que nos vayamos a poner ahora a hacer, no sé, una canción más de corte de aquí. No sabemos. Como no tenemos tampoco prejuicio sobre nada, pues yo que sé. De repente, igual que con este disco hemos hecho unas canciones más “funkies”, que ya ves tú, nosotros no somos una banda de funky…
Paco: Nos ha salido así.
Nina: No nos importa tocar todos los palos –siempre con respeto y con cariño- . Cuando estás en el proceso, creándolo, no nos planteamos qué está vendiendo o qué pasará en el futuro, sino que estamos trabajando una canción y, lo que nos pide la canción, se lo intentamos dar.

“Si lo que nos ha gustado siempre son los Eagles pues es muy difícil que nos vayamos a poner ahora a hacer, no sé, una canción más de corte de aquí. Pero tampoco tenemos prejuicio sobre nada”

Hicisteis una versión de ‘So payaso’ de Extremoduro en las sesiones Movistar. Aparte de esta influencia anglosajona tan acusada, ¿hay alguna banda o grupo español que consideréis una influencia? No vale Quique González.
Nina: ¡Siii! A mí, personalmente, Extremoduro y Violadores del Verso. ¿Qué más? Marea, Fito… A ver… me quedo en blanco cuando me hacen estas preguntas…

¿Y el rock urbano español? Porque tu padre (Tony de Juan), había tocado en Coz. ¿Hasta qué punto es una influencia?
Nina: Hombre, es que yo, para Coz, ya llegué tarde (risas). Entonces no es que me marcase la adolescencia ni nada de eso. Al revés. El rap me marcó mucho. El rock de aquí también. La Fuga… no lo sé. Como he pasado por tantas etapas de géneros… Pero bueno, ¡que también hay cosas de aquí! Lo que pasa que sí que es cierto que, al igual que escuchaba a Extremo[duro], también me ponía un disco de los Gun’s [n’Roses]. Sobre todo, mi hermana mayor me ponía mucha música de fuera. Y, al fin y al cabo, a la hora de crear las canciones, todo eso se refleja.

Tus dos padres son músicos, ¿eran de aquellos que te perseguían para que escucharas lo que a ellos les gustaba?
Nina: ¡Noo!

¿O la música era algo que se mamaba en casa?
Nina: Sí. Siempre ha sido una cosa muy natural. De hecho, yo no creo que tenga mucho que ver. Sí que es cierto que la música tiene una importancia básica. Mis padres siempre han fomentado lo importante que es para muchas cosas, no sólo para escuchar o para sentir, sino que, para todo en la vida, la música es maravillosa. También es cierto que sus padres [señala a Paco] no son músicos y también tienen la cosa dentro. Pero sí que te lo pone más fácil. Yo a mi madre le dije “quiero cantar” y me contestó: “vale. Sé por lo que estás pasando”. Yo creo que todos los padres ponían música a los niños, aunque no fuesen músicos.

La pregunta tópica. Cuando formasteis la banda, ¿creísteis que ibais a llegar tan lejos?
Paco: No. De hecho, tenemos otros proyectos que no llegan lejos y nos da igual. Los tratamos con el mismo cariño, porque al final es música. Y si le pones pasión, disfrutas de las canciones, de tocarlas, pues aprendes con el tiempo que tener expectativas es un error si quieres dedicarte a esto. Tienes que hacerlo porque amas lo que haces.
Nina: (Asiente) Claro.
Paco: Tampoco tenemos ninguna expectativa de que esto vaya a seguir funcionando como lo está haciendo dentro de seis meses o un año. No tenemos ninguna expectativa de nada. Y eso hace que sea todo muy divertido y disfrutable.

¿Y qué trayectorias llevabais hasta que formasteis Morgan? Porque la banda arrancó en 2012, ¿no?
Paco: En 2012, sí; lo montamos para empezar a darle vueltas a temas. Estuvimos tres años así…
Nina: …en el local.
Paco: …pero con mucha calma. Un día a la semana, luego tres días a la semana…
Nina: No dábamos conciertos.
Paco: Ekain tenía su banda, Dinero. Él sí que estaba girando, le sigue yendo muy bien. Y yo tenía con Nina una banda de rock sureño, con la que tocábamos cerca de Madrid (Ávila, Salamanca, Valladolid). No te puedes ir muy lejos porque al final tocas en bares pequeños. Pero sí, ese tipo de bandas. Ove estaba en Logic, una banda que también lleva girando mucho tiempo, Chuches tocaba con todo el mundo… Sí, esa es un poco la trayectoria.

Ya ibais bien rodados, pues.
Paco: De una manera o de otra sí. Cada uno a su manera, pero sí.

“Las letras son una manera de intentar solucionar problemas que no se solucionan de otra manera”

Y volviendo a las letras, ¿son autobiográficas o simplemente las ves como un vehículo expresivo más?
Nina: Las que escribo yo, son totalmente autobiográficas. Es una manera también de intentar solucionar problemas que no se solucionan de ninguna otra manera, de sacar algo de dentro que no puedes sacar de otra manera. Para mí siempre ha sido bastante terapéutico. De hecho, yo lo hacía en casa antes de saber que iba a tocar en público. Me gustaba sentir mil cosas y hablar yo conmigo. Y luego, cuando ya cogí confianza, empecé a sacar toda la mierda que llevaba dentro guardada durante tiempo. Son autobiográficas, pero tampoco son problemas que no le hayan pasado a nadie, solo que expresado de esa manera porque no tengo otra manera de sacarlo (risas). Sí que es cierto que han ido cambiando porque, claro, no es lo mismo estar en tu casa sola, que estar girando. Y como estas canciones del segundo disco en su mayoría están compuestas durante la gira del primero, pues ya son un poquito más optimistas. Y aunque son autobiográficas, son sensaciones que puede tener cualquiera. Creo yo.

Vuestros dos discos han sido autoeditados. ¿Qué tal os funciona la experiencia?
Nina: Es un currazo y, al no tener una infraestructura muy grande, llegas hasta donde llegas. Y eso es chungo, porque no puedes abarcar. Hay muchas veces que te frustras porque no puedes llegar a los sitios a los que te gustaría, no todo lo controlas tú. Pero sí que es verdad que luego es muy reconfortante. Porque tienes unas libertades no sólo artísticas, sino de filosofía de banda, tienes mil cosas en que tú tomas la decisión y, si la has cagado, te la comes tú. Pero si va bien, te la comes tú también. A mí me parece bastante reconfortante, aunque conlleva un curro importante.

¿Os distribuye alguien o también lo hacéis vosotros?
Paco: Sí, claro, usamos distribuidoras. Contratas una editorial y contratas una distribuidora. Todo es encontrar la que a ti te convenga. Siempre hay ciertas cosas que necesitas contratar. Pero en vez de que te lo contrate una discográfica, eres tú el que se encarga de…
Nina: …contratar todos los circuitos.
Paco: Es como cualquier otra empresa.

Imagino que os habrán llegado muchas ofertas de discográficas, ¿no?
Paco: Sí, en su momento. Lo que pasa es que no llegamos a un acuerdo.
Nina: Estamos a gusto así. Cada cosa que nos han ofrecido la comparamos con cómo estamos nosotros. Si no mejora cómo estamos nosotros ahora… Aunque vayamos a currar el triple, preferimos currar el triple que empeorar nuestra situación porque sí.

Esta noche sois sold-out aquí en la sala Apolo. Y durante dos noches en el Circo Price. ¿Cómo sienta?
Nina: Tenemos muchísimas ganas de tocar. Yo tengo el estómago ya… Deseando que llegue esta noche, que lleguen las fechas de Madrid, porque es increíble. Y es lo que decía Paco antes. Nunca sabes si dentro de seis meses esto va a volver a ocurrir, si vas a poder cerrar otra fecha así y que el público responda de esa manera. ¡Buah! Estoy deseando a que llegue, que todo salga bien, de cantar, vaciarnos y pasarlo bien con todo el mundo. Porque es una pasada. Es un milagro.

“No somos de pensar en salas grandes porque nos frena más que echarnos p’alante”

¿Os veis en escenarios más grandes?
Nina: Ni idea.
Paco: No pensamos nada.
Nina: Nosotros disfrutamos de los escenarios en que tocamos, ya sean grandes o pequeños, al aire libre o aquí mismo. Como tocar nos pone tan contentos y nos da la vida, pues disfrutamos mucho de hacerlo y no pensamos en el futuro. De hecho, cada vez que hemos dado un paso y hemos venido a una sala grande, sin haber estado antes, lo que sentimos es acojone y luego ya lo vamos disfrutando. Pero no somos muy de pensar en salas grandes porque nos frena más que echarnos p’alante.

Estáis nominados al Premio Ruido al mejor disco español del año. ¿Os veis con posibilidades?
Nina: Ya con estar nominados nosotros hemos ganado. Eso es ya un triunfo. Tenemos ganas de ir ahí.
Paco: Sí, echar la tarde…
Nina: Ver a los compañeros y disfrutar de la noche.

¿Tenéis algún favorito?
Nina: ¡Casi todos! A mí me gusta el de Rosalía. Decirlo ya no sé, porque todo el mundo ya habla tanto de ella… Pero estoy enamorada totalmente de ese disco. Es que me parece una genialidad.
Paco: Rufus [T. Firefly]
Nina: Sí, Rufus también. ¿Quién más está? Belako también está…

Los traigo apuntados [empiezo a cantar la lista de nominados]
Nina: Pues yo diría esos tres. ‘Loto’ [de Rufus T. Firefly], Belako y Rosalía.

Una última pregunta. Yo uso más deezer que Spotify. Y así como en Spotify en cuanto os busco aparecéis bien y sin problema, en deezer es un follón, porque bajo vuestro nombre salen mil cosas distintas. Entonces, en esta época en que prima tanto el posicionamiento, aparecer inmediatamente en las búsquedas, ¿no es preocupa que con vuestro nombre no surjáis enseguida?
Nina: Buah. Hay un rapero que se llama Morgan, un grupo que se llama The Morgans.
Paco: Hay una marca de ropa, unos coches…
Nina: …una marca de amplis, Morgan Freeman…
Paco: Nos da un poco igual, la verdad.
Nina: Sí. Empezó siendo un nombre que elegimos porque teníamos que tocar esa noche y no teníamos nombre. Lo dejamos como algo temporal y se ha quedado. Y, hasta ahora, no hemos tenido problema.
Paco: Lo nuestro es hacer canciones. El posicionamiento y google, para otras cosas. Nosotros, lo importante es que hagamos nuestros temas, que suenen bien y ya está.
Nina: Y luego, el que se quiere enterar de qué estamos haciendo, pues al final, aunque le cueste un poco, se acaba enterando.

Etiquetas:

Playlist del mes

Send this to a friend