Tyler, the Creator / IGOR

-

- Publicidad -

Tyler, the Creator / IGOR

No tenía nada fácil Tyler Okonma, más conocido como Tyler, the Creator, impactar tras un disco tan completo y diferente a todo lo que había hecho hasta el momento como fue ‘Flower Boy’. Un trabajo en el que se desnudaba emocionalmente y se desmarcaba del ámbito del rap para abrirse a nuevos enfoques artísticos. Pues bien, ‘IGOR’, lanzado poco menos de 2 años después de aquel, es un digno sucesor que además le muestra como un artista polifacético, que no sólo rapea sino que también canta (discreta, pero personal y correctamente) y, sobre todo, que se eleva en su papel de productor.

En ese sentido, ‘IGOR’ muestra a Tyler en sintonía con otros heterodoxos de la música negra contemporánea. El trasfondo de retro-funk, psicodelia, jazz de los 70 y soul clásico sobre el que cimenta estas doce nuevas canciones sintonizan con las propuestas estéticas de artistas como Frank Ocean, Solange, Kendrick Lamar (por momentos, parece que estemos ante una secuela de ‘To Pimp a Butterfly’), Thundercat, Travis Scott, Childish Gambino o Kanye West … y algunos de ellos, de hecho, colaboran aquí. Lo cual no significa que El Creador no deje su propia huella en todo este trabajo, que coincide con la que ha venido mostrando en distintas facetas de su carrera, también en la estética: ese punto de locura que juega con estereotipos y retuerce la realidad. Lo de Tyler no es solo música de la calle… salvo que nos refiramos a una calle de dibujos animados al estilo Bob Esponja o Ren & Stimpy.

- Publicidad -

Toda esa tendencia a lo pirado nos sumerge también en ‘IGOR’ en una realidad alternativa en la que arriba puede ser abajo y en la que una canción va y viene, tiene varias caras e incluso hay dos (o más) dentro de un solo corte. Sin embargo, ese viajazo se ve beneficiado esta vez por un concepto cerrado y una estructura lógica: en este posiblemente autobiográfico disco, Tyler narra una relación con un chico que, para su desdicha, mantiene su affair en secreto y, a la vez, un noviazgo público con una mujer. El álbum comienza narrando su cuelgue total por esa persona (‘EARFQUAKE’), un amor totalmente desquiciado que le minimiza (‘I THINK’) y le hace anularse a sí mismo. Él, que no puede soportar la situación, trata de revertirla y forzar a su amante a que deje a su chica (‘RUNNING OUT OF TIME’), hasta el punto de dejarse poseer por fantasías homicidas en las que se imagina terminando con la vida de ella (‘NEW MAGIC WAND’, ‘A BOY IS A GUN*’). Pero finalmente, tras compadecerse de sí mismo por ser una marioneta (‘PUPPET’), un segundón como el “Igor” que acompañaba al Dr. Frankenstein de Mel Brooks, se rebela (‘WHAT’S GOOD’) y asume que la mejor manera de seguir adelante con su vida es romper desde el punto de vista más positivo posible (‘GONE, GONE / THANK YOU’) e incluso quedar como amigos (‘ARE WE STILL FRIENDS?’).

Por descontado, todo esto no se narra de la manera más convencional imaginable, sino todo lo contrario. No podíamos esperar menos de un Tyler que siempre se ha caracterizado por sus metáforas zumbadas, sus referencias populares coladas con mucha gracia (‘Call Me By Your Name’, su pasión por el skate, Jim Henson, la implícitamente citada ‘El jovencito Frankenstein’) y un sentido del humor que le lleva, por ejemplo, a citar su famoso accidente de tráfico con un Tesla que destrozó tras dormirse al volante. Pero sí que sorprende encontrarnos, de cabo a rabo, con aquel Okonma romántico y frágil que durante un tiempo no sabíamos que existiera y que empezó a asomar la cabeza en ‘Flower Boy’. Y es que si ‘EARFQUAKE’, tema principal del disco, recordaba no poco a su amigo Frank Ocean, lo cierto es que es una tónica bastante habitual en ‘IGOR’.

- Publicidad -

Con ese perfil nos regala los temas más inmediatos del disco, canciones como ‘RUNNING OUT OF TIME’ (incluso la voz con el pitch retocado recuerda a ‘Blonde’) o el precioso y clasicista final ‘ARE WE STILL FRIENDS?’ que, con la participación crucial de Pharrell Williams (y Al Green, vía sample), nos remite a ‘Channel: Orange’. Pero Ocean no es el único artista, como decía antes, que es referenciado de manera explícita en ‘IGOR’. Por ejemplo, Kanye West no sólo participa activamente con un verso y coros en ‘PUPPET’, sino que su ‘Stronger’ es aludido implícitamente en ‘I THINK’ con el empleo de su línea de bajo (que en realidad proviene del tema ‘Special Lady’ del nigeriano Bibi Mascel). Y no sólo eso, sino que el sample de ‘Bound’ de Ponderosa Twins Plus One –que West usó en dos temas con ese título de ‘Yeezus’– vertebra también ‘A BOY IS A GUN*’.

Pero West tampoco es suficiente para reflejar el sonido multidireccional de ‘IGOR’. El espíritu fuera de los cánones de los últimos trabajos de Solange –presente en varios de los cortes como corista–, o el rap-rock de Childish Gambino –en buena medida, ‘WHAT’S GOOD’ recuerda a ‘This Is America’, sobre todo en la segunda parte, en la que colabora el británico slowthai– sirven como referentes del nuevo Tyler, the Creator. En todo caso, como coetáneo de todos ellos, esa conexión es recíproca: a nadie se le escapa a estas alturas que el que fuera cabeza visible de Odd Future ha influenciado muchísimo también a todos ellos, lírica, musical y estéticamente.

Y eso tiene que ver también con la vocación universal, sumaria, que presenta este trabajo de Okonma, con unos samples que albergan homenajes claros (Erykah Badu, RUN-D.M.C., la figura del city pop Tatsuro Yamashita, el ex Smith Westerns Cullen Omori o el citado Al Green) y una cohorte de colaboradores que, de manera nada aleatoria, alterna eclécticos como Santigold y Jack White con raperos como Lil Uzi Vert y Playboi Carti y soul men como Cee Lo Green y el veterano Jessy Wilson. Se puede tachar a ‘IGOR’ de perder algo de pulso en una parte final llena de subidas y bajadas, giros inesperados y tramos más farragosos. También cabe admitir que depende demasiado de su hilo argumental. Quizá esté por eso (al menos de momento) un pelo por debajo de ‘Flower Boy’. Pero de lo que no hay duda es que Tyler, The Creator está ya a la altura creativa (y también comercial, tras lograr su primer número 1 en EEUU) de los grandes referentes contemporáneos mencionados.

Calificación: 8,1/10
Lo mejor: ‘EARFQUAKE’, ‘RUNNING OUT OF TIME’, ‘I THINK’, ‘WHAT’S GOOD’, ‘PUPPET’, ‘ARE WE STILL FRIENDS?’
Te gustará si te gusta: el Kanye West pre-tabardillo, Frank Ocean, Solange, Childish Gambino, ‘To Pimp A Butterfly’ de Kendrick Lamar.
Escúchalo:Spotify

Lo más visto

No te pierdas

‘Merlí. Sapere Aude 2’: pros y contras de la temporada final de la serie

Reseñamos la temporada definitiva de "Merlí"., sin "spoilers".

Por qué Paul Simon y otros artistas veteranos están vendiendo sus catálogos

Paul Simon ha vendido su repertorio a la editorial Sony Music Publishing por una cifra que no ha sido...