Morrissey comenta los resultados de ‘California Son’ y carga contra The Guardian

Por | 03 Jun 19, 20:18

El nuevo disco de versiones de Morrissey, ‘California Son‘, es top 4 en Reino Unido, lo cual no está mal ni para lo que es, ni para la promo que ha hecho, ni para el momento de popularidad por el que pasa el artista.

Como adicto a las listas de éxito, ha decidido comentar el resultado, quizá adivinando que en su segunda semana el álbum iba a salir del top 20 (es número 24 en las midweeks de hoy). Mozz indica que el top 4 en su opinión está bien “para la campaña de odio” que se ha vertido contra él, de la que responsabiliza directamente al prestigioso diario The Guardian. “Dada la infatigable Campaña de Odio ejecutada contra mí por The Guardian y sus seguidores, estoy satisfecho con la posición en Reino Unido para ‘California Son’. Es reseñable que su responsable antagonista en esta Campaña de Odio es alguien a quien llevé a juicio hace algunos años por escribir mentiras sobre mí. Perdió su batalla en el juzgado entonces, y ahora está buscando su venganza personal usando The Guardian, que ha estado acosando a toda persona relacionada con mi música, pidiéndoles que dijeran algo terrible sobre mí que pudieran imprimir. Esta es la cara abierta de la Bretaña soviética”. Morrissey ha publicado unas estadísticas que sitúan la pobre tirada de The Guardian por debajo de una buena docena de periódicos de Reino Unido (en general tabloides), si bien no habla de sus datos online ni a nivel internacional. ¿De alguna manera responsabiliza a The Guardian de que el disco no haya llegado más alto en las listas pero a la vez se burla de la escasa influencia del medio?

En cualquier caso, Morrissey se refiere a Tim Jonze, al que demandó por una entrevista hecha en 2007, en aquel caso para el NME, de la que se extraía que el artista era racista. Jonze ha publicado estos días un artículo en The Guardian preguntándose «por qué los fans de Morrissey se sienten tan traicionados». En él recuerda cómo mucha gente no creyó su versión de los hechos, cómo el NME titubeó en publicar su texto por sus polémicas citas sobre Inglaterra e inmigración, cómo mucha gente no las creyó, llevando a la consiguiente denuncia de Morrissey cuando fueron publicadas. Jonze recuerda cómo Morrissey se burló de su físico y asegura que se publicó una disculpa tipo «Morrissey no es racista», pero que no se le pagó indemnización. Finalmente, cuenta que puede seguir escuchando la música del artista aunque no es el caso de muchos de sus amigos, que han tirado la toalla tras el apoyo de Morrissey a For Britain, considerado racista.

Ciertamente hace unos meses nos preguntábamos si The Guardian estaba realizando una caza de brujas contra Morrissey -antes de verle actuar en la tele con un pin de For Britain, aún por explicar- pero en aquel caso era otro periodista quien firmaba el artículo, Daniel Dylan Wray, que escribe también para Noisey o Pitchfork. La crítica de The Guardian puntuando ‘California Son’ con 1 estrella sobre 5 es de Laura Snapes, que también escribe para Pitchfork, que ha puntuado el álbum con más generosidad, un 5,9 sobre 10.

Etiquetas:
  • Frikomid

    Morrissey, juega a premios tontos y gana premios tontos.

  • Dani3po

    Con lo pelma que es este señor, sus canciones tienen que ser la leche para el éxito que tiene.

  • Que os Follen Cabrones

    Os imagináis un Morrissey vs Azealia Banks?🤔🤣🤣🤣🤣🤣🤣🤣🤣 ….no os Dan ganas de preguntarles : Eres así de Gilipollas todo el tiempo?….o paras para descansar? 🤨

  • mardebering

    mamá los medios me tienen mania.

  • nachob

    El mensaje de Morrissey lo he visto estilo Trump. Por cierto, «California Son» ya está rebajado en Amazon.

  • Jaime

    «Opino de que» de Ojete calor esta inspirada en gente como tu

  • Jaime

    Los provocadores e iconos contraculturales de la segunda mitad del siglo XX han sido sustituidos por influencers sostenidos por las marcas y artistas seleccionados cuidadosamente por censores sociales. Si Burroughs, Leary o LaVey siguieran vivos, serían también despreciados y vilipendiados por el ojo público.
    Palabras de un artículo de hoy en un artículo de otro periódico inglés sobre Morrissey.
    California son num. 1 en ventas de vinilo en UK y num. 3 en USA, num. 4 en ventas generales en UK y num. 7 en USA.

  • nachob

    Creo que es lógico que cuando alguien como Morrissey, con toda la base de seguidores que tiene , saca disco nuevo este entre alto en las listas (en las que bastan unos miles para estar alto en fechas como estas) . Vamos, yo lo compré el viernes que salió, sabía por lo oído que no me iba a entusiasmar, pero no voy a dejar de comprar lo que saque , él y otro 20 como él. Creo que los discos de Morrissey los compramos sus fans de siempre y ya estamos curados de espantos de cualquier cosa que pueda decir.
    Otra cosa es que podía haberle salido un disco más chulo, que, en mi opinión, no es el caso.

  • Jaime

    Lo de las ventas que comentas es así, pero no sólo para Morrissey, si no para todos, con lo cual el mérito de estar arriba en los charts es real. Sobre todo para un artista de 60 años con un disco de versiones, que además ha tenido múltiples problemas con los sellos discográficos.
    Después de lo que decías el otro día sobre California son, o precisamente por eso, no me ha parecido tan horrible. Creo que es intencionadamente camp, al igual que la portada y la promoción en general del disco.
    A mi me vale, prefiero un disco regular de Morrissey que muchas de las miles supuestas obras maestras de las que se habla aquí y en otros medios a diario.
    Lo que me da pena es que por aquí (me refiero a alguna prensa y cierto público enteradillo) se acojan, sin criterio propio y con profundo desconocimiento del personaje y su trayectoria, las críticas (más bien los ataques furibundos) que recibe en algunos medios de su país (que no en todos), más relacionados con el apoyo al Brexit que con la calidad de su obra.
    Espero que la incomodidad que puedan provocar opiniones u obras radicales o simplemente contrarias a la maloliente corrección politica no lleven a campañas de descrédito y lapidacion contra otros autores incómodos contemporáneos, como Lars Von Trier o Houllebecq, por poner un par de ejemplos.

  • nachob

    Sí, si tienes una base de fans más o menos fiel es muy fácil que tu nuevo album entre alto en listas, porque lo compramos enseguida. Yo lo que ya no tengo tan claro son los discos de este tipo de versiones , muy parecidas al original. El se puede permitir los caprichos que quiera, pero a mí el disco me ha decepcionado, y eso que me gustaban casi todas las originales (de hecho 3 de ellas son de mis favoritas de los 60s desde hace siglos) . No lo veo malo, pero sí del montón, y para mí eso era imposible en Morrissey , de ahí el desencanto.
    Que se esté hablando más de For Britain que de «California Son» es un signo de los tiempos El disco se convirtió en una burla antes de salir , y no por su contenido.Era una diana fácil y a Morrissey , como a todos los intocables que llevan más de 30 años siendo exitosos, es obvio que le tienen ganas.
    No quiero imaginar qué pasaría en 2019 si alguien repitiera las declaraciones de Bowie en la época del Thin White Duke (mi favorita) . Veto seguro y fin de su carrera.

  • Jaime

    Esta claro que los tiempos han cambiado mucho en relación con la venta de discos, pero ya desde la época de los Smiths y también después Morrissey en solitario, había un «problema» con los lanzamientos, pues tal era la expectación y deseo de hacerse con el disco de turno por parte de los fans, que había ventas masivas la semana que se ponían a la venta y a la siguiente semana esas ventas caían en picado porque todo el mundo ya se lo había comprado y el disco bajaba de golpe en los charts. De hecho, se urdierdon estrategias como lanzar la primera semana solo el casete para evitar esa situación.
    En cualquier caso, con la que le esta cayendo en estos tiempos de «hoy me apunto a un boicot» y para ser un disco de versiones, y por lo tanto menor, los resultados son muy buenos.
    Lo que comentas de Bowie me parece muy bien traído. Hoy día estaría defenestrado por ese tipo de declaraciones y provocaciones. También tenemos al amigo Lemmy con su parafernalia nazi, muy apreciado por la parroquia índie y a Johnny Cash, facha casposo y machista doloshaya, de quien nadie deja de vender sus discos. O a Madness, contemporáneos de Mozzer, identificados desde siempre con la movida skin más violenta y sobre los que nunca he escuchado semejantes polémicas.

  • nachob

    Jaime,me parece que Johnny Cash no era ni facha ni machista (el concepto de machista de su época, no el de la actual, claro). Desde luego, lo que sí estoy convencido es que no era casposo.

  • Jaime

    Johnny Cash dijo que estaba orgulloso de ser americano y de las libertades y derechos que se habían conseguido en su país, incluso la de quemar la bandera. Añadiendo a continuación que entre esas libertades también estaba la de llevar armas y que las utilizaría contra quien se atreviese a quemar la bandera.
    Además era un hombre religioso hasta la médula, prácticamente un fundamentalista cristiano.
    Dicho esto, a mi me gustan sus discos y me cae bien el personaje, precisamente por esos rasgos y posiciones propias, por ser genuino y estar la contra en aquellos tiempos de hippismoy y flower power, aunque yo no comulgue con su manera de pensar.
    Solo pretendía poner un ejemplo de artista con un pensamiento fuera del «orden establecido» al que no se critica y boicotea por ello.

Share via
Send this to a friend