Fuerza nueva / Fuerza nueva

Por | 11 Oct 19, 0:06

Por más que digan los Fuerza nueva, medio de coña, medio no, que todo el arco parlamentario español en la actualidad es en realidad socialdemócrata, parece inevitable encontrar un nexo de unión entre la parafernalia estética de este disco conjunto de Los Planetas y Niño de Elche con al menos una idea de Íñigo Errejón. Me refiero a ese discurso del ahora líder de Más País en el que afirmaba que “hay que disputar a la derecha la idea de España”. Y no hablo sólo de la genialidad de Javier Aramburu para transformar la portada de ‘Unknown Pleasures’ en un mapa del país atravesado por un rayo –o el Atlas que carga con la piel de toro y ese aguilucho con cuerpo de rata, que coronan el libreto del disco–. Sino, sobre todo, del punto de partida de este trabajo: tomar himnos atávicos a la patria (o patrias que se circunscriben en ella) y sus costumbres más sagradas (la Navidad, la Semana Santa) y apropiarse de ellos. O mejor: arrebatárselos a una parte del pueblo y hacer partícipes de ellos al resto, que hasta ahora los contemplaban no sólo como ajenos sino además con recelo.

Puede que, como afirma Jota, ’Fuerza nueva’ sea sólo un nuevo experimento en el que se trasladan palos flamencos y cantos populares al lenguaje de rock psicodélico, espacial y expansivo, cuyo principal propósito sea hacer cantar flamenco a Paco Contreras. En ese sentido, resulta muy satisfactorio, porque cortes como el espiritual ‘Santo Dios’ (con su voz doblada múltiples veces y en distintos tonos, convirtiendo el himno de Andalucía en un canto sacro), el grave ‘Los campanilleros’ (devolviéndole aquel contexto socio-económico del cristianismo original que le dio la versión por farruca de Manuel León, en contraste al amable villancico de la Niña de la Puebla), la saetera y lisérgica ‘Mariana’ (recuperando unos versos que muestran a la Virgen como, ni más ni menos, una mujer víctima de la violencia por su físico) o el subi-subidón de la cantiña ‘Santo Domingo’ encajan perfectamente en nuestra fantasía: a falta de Morente padre, bueno es Niño de Elche cantando sobre ‘La leyenda del espacio’.

Además, como ya han aprendido bien Los Planetas, la intensa jondura que implican algunos de esos palos debe ser equilibrada con números de un pop rock más asequible y reconocible. Ahí juegan un papel importante ‘La canción de los gitanos’ –cuya lectura eriza el vello, al descubrir el nexo entre el caló ‘Gelem Gelem’ y el genocidido gitano que, junto con el judío, llevo a cabo el nazismo–, la tan iracunda y solemne como pegadiza ‘Canción para los obreros de SEAT’ y ‘El novio de la muerte’, que ya Javier Álvarez nos enseñó a admirar como canción exonerándola de su peso ideológico –y que Jota dota aquí de un punto humorístico con su referencia futbolera, Glutamato Ye-Yé mediante–. ‘La cruz’, curiosamente, se sitúa a medio camino de ambos territorios: si bien los versos entonados por Contreras sí aluden a la espiritualidad de ‘La saeta’ de Serrat/Machado, la instrumentación y la voz de Jota en el estribillo nos ayudan a verlo como el clásico medio tiempo planetero, con final explosivo.

Sin embargo, ‘Fuerza nueva’, como apuntaba al principio, ofrece otras lecturas más allá de lo musical que lo convierten en una obra importante no solo por su alianza de talentos. Porque es un disco que, además de disfrutarse como tal, invita a pensar. Para empezar, plantea una interesantísima reflexión antropológica sobre cómo una canción puede llegar a transformar su significado a lo largo del tiempo excluyendo no ya a sus oyentes o a quienes la hicieron popular, sino a sus autores y su sentido original. O cómo el contexto socio-económico y político puede llevarnos a denostar una buena construcción musical. Y también, cómo el espíritu punk o convencional que advirtamos en un artista y su obra puede residir, en buena medida, en ciertas convenciones temporales y personales. En ese sentido, entiendo que cuando Jota decía que este es el disco más experimental de Los Planetas, hablaba más de su concepto y desarrollo que de lo puramente musical que, al fin y al cabo, redunda en una idea que vienen manejando hace casi 15 años ya.

Porque, después de charlar con ellos, me queda más claro que la selección de canciones en el disco (y fuera de él) y su peculiar manera de lanzarlo (desgranando determinadas canciones en fechas de singular significado, con su imaginería estética y con los interesantes puntos de vista sobre cada tema ofrecidos por Pedro G. Romero) tiene la voluntad de hacernos reflexionar, y no se trata de un ardid para captar atención mediática (que también). Porque si alguien ve una provocación en versionar el himno de la patria catalana, ‘Els segadors’, transformándolo (devolviéndolo a su origen, en realidad) en un auténtico canto de orgullo de la clase trabajadora (dejando caer, de paso, que el actual movimiento independentista tiene más de artimaña de las oligarquías que un verdadero sentido popular), o por destacar el enorme gancho pop del himno de la controvertida Legión española, el problema está sobre todo en la mente del oyente y sus prejuicios. Al fin y al cabo, son nada más (y nada menos) que canciones. Y como tal debería uno aproximarse a ellas. Por todo eso, ‘Fuerza nueva’ no es sólo un disco conjunto de Los Planetas y Niño de Elche, sino un pequeño gran hito en la cultura popular de España –esa idea/palabra que podría ser de un uso frecuente de todos, no sólo de unos pocos–.

Calificación: 8,2/10
Lo mejor: ‘Canción para los obreros de SEAT’, ‘El novio de la muerte’, ‘Santo Dios’, ‘Los campanilleros’, ‘La canción de los gitanos’
Te gustará si te gustan: ‘La leyenda del espacio’ y ‘Voces del extremo’.
Escúchalo: Spotify

  • david

    ¿Y dónde está Canarias en la portada? Siempre ignorados.
    Por cierto, espero que Peter Saville reclame derechos. Menuda copiada.

  • Williamreid

    A este disco por supuesto hay que darle una oportunidad, sobre todo por sus ilustres autores, pero hay dos motivos por los que da mucha pereza: El genero, de un cantante flamenco y un grupo de rock solo puede salir un disco de flamenco rock, esa etiqueta puede recordar a Omega, pero también a Triana y lo que es peor a Medina Azahara, no parece ser la propuesta mas novedosa o mas revolucionaria de primeras. Y por otro lado la temática, la política. Ya hay demasiada gente que nos dice como tenemos que pensar políticamente todos los días a todas horas. Gente mas o menos cualificada pero todos igual de empeñados en lavarnos el cerebro a los espectadores que por supuesto no sabemos pensar solitos. Por ese motivo no necesitamos que los artistas también nos den un discursito político. La omnipresente política la veo como un elemento que contamina y ensucia la música. Las tertulias políticas no necesitan banda sonora.
    Aun así, todos a escucharlo sin prejuicios!

  • Vuffy

    GRAN RESEÑA, súper bien documentada y con toquecillos de humor, como tiene que ser :)

  • Raskolnikov

    Pues imagínate Ceuta y Melilla.

  • Vuffy

    Pues, teniendo en cuenta que Canarias y Ceuta y Melilla son colonias, habría tenido todo el sentido que salieran en la portada.

  • Raskolnikov

    Muy buena

  • delgatto

    Canarias está junto a Menorca

  • luz negra

    Un buen trabajo de pgr

  • jesper

    jaja total a lo de Errejón

  • Wan

    Más bien es una copia del concepto que llevan explotando Andalucía Über Alles desde hace 5 años. https://uploads.disquscdn.com/images/5772f7142d3dbc7c9a24997bd48fa4ded67d548d81a8b7481cabd82552afef40.png

  • jesper

    Aquí nadie te dice qué pensar y hasta los discos de desamor son políticos.
    La omnipresente política es inherente al ser humano, es su forma de ejercer el poder y establecer el orden de las cosas. Desde una ley a donde decides comprar el pan

  • mardebering

    Bravo¡¡ les ha quedado un disco muy apañadito y lo digo yo que detesto (mejor no me gusta, que luego se enfadan ) el flamenco y sucedáneos, con precioso envoltorio, encantadora y deliciosa “Santo Domingo” es como si los Cocteau Twins nacieran en Vejer de la Frontera, “La canción de los gitanos” otra preciosidad, ¿no se porque no va incluida en el disco “Una Grande y Libre” ?, un disco muy melódico con exquisitos punteos de guitarra ejemplo “La Cruz”.

    Te gustará si te gustan: Los Cocteau Twins abducidos por el “pescaito” frito y la semana santa apócrifa (o no) .

    https://uploads.disquscdn.com/images/3d2c0a054a72a2f9add7e6d1e36578e6157513039c537badc5f92006c95edc70.jpg

  • xabier

    Justo debajo, ja, ja, ja Soria dixit

  • Frikomid

    jaJAJA no me he enterado de nada pero me ha hecho gracia lo de los Cocteau twins abducidos por el pescaito fruito.

  • Ataulfo

    Muy bueno. Los Planetas le tienen totalmente cogido el punto a la mezcla de palos flamencos y Space Rock, y si metemos a alguien que cante bien (aunque es de justicia decir que J me funciona muy bien en estas sonoridades) la cosa gana enteros.

  • Flamígero.

    A nosotras nos está masmolando. Lo esperaba más denso y apetece escucharlo en modo repeat. “El novio de la muerte” y “Canción para los obreros de Seat” son hitazos.

  • luz negra

    soy la unica perdona que oye “all tomorrow’s parties” de The Velvet underground en “Santo Dios?

  • Vuffy

    Madre mía, esto es la meta-copia ya…

  • Williamreid

    Estoy escuchando el disco y mi pereza inicial se me ha esfumado, creo que han hecho un disco excelente.

  • Emilio García

    No me esperaba nada y me está encantando el disco, el Novio de la Muerte un temazo, vaya subidón de estribillo

  • Angelfuck

    Es más una grande y libre ha desaparecido de Spotify y de YouTube

  • Scelean Liche

    Pq eliminaron la de “una, glande y libre”?

  • barrentxu

    Pues tiene mérito leer prensa musical

  • Fer el Guapo

    Tengo el cd de Omega como un preciado tesoro, pero este disco de Fuerza Nueva, como mínimo, está a su altura (obviamente Omega fue pionero, eso es indudable y de gran valor). La Canción de los Gitanos y Canción para los Obreros de Seat son impresionantes. Los Planetas y Niño de Elche, dos monstruos que se complementan y potencian.

  • Laveriano

    ¿Arte conceptual o broma pesada?

Playlist del mes

Send this to a friend