Coldplay vuelven a hacer canciones maravillosas, como ‘Champion of the World’

Por | 25 Nov 19, 11:26

Coldplay decepcionaron con ‘Orphans’ pero ‘Arabesque’, pese a ser mucho menos comercial, avanzaba que su nuevo disco doble ‘Everyday Life’ podía ser interesante. Y así ha sido. Estamos ante un álbum intimista, que escucharemos mucho esta Navidad, mucho más cercano a su joya perdida ‘Ghost Stories‘ de lo que ‘Orphans’ nos hacía pensar. El grupo ha escogido explorar su vena más delicada en canciones como la bonita ‘Daddy’, que un hijo entona para un padre que nunca está (en este caso el propio Chris Martin); ‘When I Need a Friend’, cuyo coro tenor no puede ser más navideño; ‘Èkó’, que gustará a los seguidores de las baladas de Vampire Weekend; o la clásica ‘Cry Cry Cry’, a la que han pasado un gracioso filtro de voz de nuevo, muy Vampire Weekend.

Después de todas estas pequeñas piezas, aparentemente modestas, suena una canción hacia el final de la segunda y última parte del álbum que se beneficia especialmente de su lugar en la secuencia. ‘Champion of the World’, una de las pistas que estrenaban hace unos días junto a ‘Daddy’, contiene un estupendo riff que ejerce de leitmotiv clavándose en la memoria desde el primer instante… pese a que justo lo que parece el estribillo prescinde de él. Un viejo truco que nos lleva al culmen de la composición: una outro escalofriante por melodía, en la que Chris Martin y Will Champion logran hacernos «volar en bicicleta», entre referencias a ET, como sugiere exactamente el texto. Una preciosidad dedicada a Scott Hutchison de Frightened Rabbit, que se suicidó en mayo de 2018 tras ser derrotado por la depresión. De hecho, el tema se inspira abiertamente en una canción escrita por él, ‘Los Angeles, Be Kind’ de su otro proyecto Owl John. Como podéis comprobar bajo estas líneas, de ahí es de donde ha salido ese monstruoso riff.

Otra lectura que consiente «Champion», que contiene una referencia a ‘Parachutes’, el debut de Coldplay, es su lucha contra la masculinidad tóxica: «Hice mi mejor esfuerzo para ser como los otros chicos del colegio / hice mi mejor esfuerzo para hacer lo correcto, pero morí en cada duelo», comienza diciendo, mientras su desenlace y el propio título de la canción ofrecen un reverso de esperanza. Y una lectura más que consiente ‘Champion of the World’ es la social. Hutchison hablaba en ‘Los Angeles, Be Kind’ de alcoholismo, de una ciudad que nos es hostil y de tener «una piel de inmigrante que no encaja». Lo cual nos devuelve al disco ‘Everyday Life’, que trata de soslayo sobre la crisis de los refugiados.

Lo Mejor del Mes:

La Tienda JNSP