Tei Shi / La Linda

Por | 06 Ene 20, 14:29

Tei Shi es Valerie Teicher, una cantante y compositora colombiano-canadiense afincada en Nueva York que en 2015 publicó un hitazo de electroclash llamado ‘Bassically’ que conquistó a Grimes… pero que no ha tenido continuación en su trabajo posterior por alguna razón. En realidad, el debut de Teicher, ‘Crawl Space’, editado en 2017, exploraba estilos como el synth-pop, el R&B o el pop con bastante buen gusto y contención, y ‘La Linda’ es una evolución lógica de aquel pero mejor definido y menos excesivo.

Solo 10 canciones conforman el segundo álbum de esta artista que afirma hacer «música de sirenas» por su interés por abrir con ella «mundos surrealistas y de una belleza fantástica». Estas declaraciones dejan claro que Tei Shi no busca simplemente ser una cantante de R&B sensual, ni mucho menos una cantante de R&B a secas, y el elemento naturalista y exuberante de la portada de ‘La Linda’ está representado en varios cortes del disco. ‘Addicted’ es un, ejem, adictivo número de R&B tan sensual como onírico sobre vivir enganchada al amor romántico («el amor no es una cosa temporal para mí», canta), mientras el dancehall de ‘Matando’, en el que Teicher pone a un tío que le ha tratado mal en su sitio, presenta una humedad tropical en sus paisajes y ritmos. La balada atmosférica ‘We’ también es un ejemplo de este sonido, aunque en este caso la canción está algo más difusa.

Dentro del mundo de ‘La Linda’ se abren diversos caminos de expresión. La reciente «Canción Del Día» ‘Alone in the Universe’, mucho menos existencial de lo que promete su título, es dramática pero contenida, y mientras los burbujeantes y exquisitos ritmos de ‘Twilight’ buscan una elegancia sutil, la balada country ‘When I’m Done’ es puro sentimiento arrojado a borbotones. La minimalista ‘Even If It Hurts’ con Blood Orange (Tei Shi es la muchacha que dialogaba con Puff Daddy en una de las pistas de ‘Negro Swan‘) suena más a él que a ella, pero es otro momento destacado en una obra cuya segunda mitad deja momentos menos impactantes como la bossa de ‘A Kiss Goodbye’. Y una pena que la balada acústica a lo Audrey Hepburn de ‘No juegues’ termine yéndose por las ramas hacia lo experimental, porque prometía dentro de su sencillez. Aunque con tantas puertas abiertas y otro buen puñado de buenas canciones, no cabe duda que Tei Shi se ha ganado el derecho a seguir haciendo lo que quiera.

Calificación: 7/10
Lo mejor: ‘Addicted’, ‘Alone in the Universe’, ‘Matando’
Te gustará si te gusta: Empress Of, Blood Orange, Twin Shadow, Kindness
Spotify: Spotify

Etiquetas: ,

La Tienda JNSP