Against All Logic / 2017-2019

-

- Publicidad -

Against All Logic / 2017-2019

Nicolas Jaar va «contra la lógica»… y también a contracorriente. Con su alias Against All Logic, el productor chileno-estadounidense publicó en 2018 uno de los álbumes de electrónica más sofisticados, gratificantes y asequibles por el público generalista de los últimos años a pesar de ser simplemente una colección de canciones reunidas bajo el título ‘2012-2017’ (el periodo de tiempo en que fueron producidas). El que puede considerarse volumen segundo de este proyecto reúne temas compuestos entre los años 2017 y 2019 pero estilísticamente no es exactamente continuista respecto al primero. Ya vaticinaba aquel bruto tema con FKA twigs -con quien Jaar ha colaborado en el mejor disco de 2019, ‘MAGDALENE‘- que pervertía los ritmos del funk brasileño con unas capas de distorsión capaces de hacer volar las pestañas a cualquiera que el nuevo material de Jaar no iba a ser tan fino como aquel sino más bien agresivo y ruidoso. Es el caso.

No hay en ‘2017-2019’ temas igual de sesudos como el par que componen el single ‘Illusions of Shameless Abundance’, pero hay otras cosas. Para empezar, un sample de ‘Baby Boy’ de Beyoncé en la primera pista del disco, ‘Fantasy’, que con sus beats granulosos, pegajosos y brutos, establece el tono de un trabajo centrado en la perversión -que no oscuridad- del tecno más que en el elemento alegre y distendido de la música house que mandaba en el disco anterior. Si aquí también hay samples de viejos temas de música soul seleccionados con muy buen gusto como el de ‘(If Loving You is Wrong) I Don’t Want to Be Right’ de Luther Ingram en ‘If Loving You is Wrong’, estos están pasados por unos filtros de ruido y distorsión que son de hecho el eje central de todas las pistas. Unos filtros que, a pesar de sonar exquisitamente producidos como ya lo hacían en ‘Alucinao’, pueden dar lugar a una escucha tan áspera como incómoda, como es el caso de una brutal ‘Deeeeeeefers’ que es todo un asalto a los sentidos… sobre todo escuchada junto a la pista inmediatamente anterior, ‘Alarm’, que parece su introducción: en este 1 minuto y 50 segundos de canción, Jaar crea un fascinante juego de percusiones y bases rítmicas distorsionadas que suena como su versión experimental de la música industrial, allanando el camino para el hercúleo tema posterior.

- Publicidad -

La importancia de la distorsión en ‘2017-2019’ significa que esta no es una obra de electrónica tan accesible como la anterior, pero en estas agresivas 9 composiciones, Jaar explora este sonido de manera muy dinámica a lo largo de sus 45 minutos de duración. Si en ‘With an Addict’ parecen convivir un nervioso ritmo jungle con los paisajes ambientales y preciosistas de Four Tet, ‘If You Can’t Do it Good, Do it Hard’ es, desde su mismo título, la declaración de intenciones oficial de este disco: el productor no es nada «amable» y sí muy duro en este rompepistas tecno hecho para remover cualquier estómago en la pista de baile. Incluso hay en ‘2017-2019’ un respiro de esa bruma de ruido que prima en el álbum con la bailable y diáfana ‘Faith’… antes de terminar con el momento abstracto de rigor. ‘You (forever)’ arranca con una luminosa nube de sintetizador que nos sitúa en los cielos… pero que luego es invadida por una serie de ritmos y ruidos caóticos que corrompen deliberadamente la belleza planteada al principio. Un verdadero ejercicio de electrónica desafiante que, como la de todo el disco en realidad, está hecha con la maestría esperada por esta gran figura de la electrónica de nuestros tiempos, que incluso entregando un álbum tan poco pop, es capaz de dejarte con los ojos como platos en más de una ocasión.

Calificación: 7,6/10
Lo mejor: ‘Fantasy’, ‘If Loving You is Wrong’, ‘If You Can’t Do it Good, Do it Hard’
Te gustará si te gusta: DJ Koze, Andy Stott, Caribou, Beatrice Dillon

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas