Bad Bunny / YHLQMDLG

Por | 03 Mar 20, 9:10

Bad Bunny continúa reventando las listas de streaming, al tiempo que colándose en festivales tradicionalmente entregados al rock y al underground como el Bilbao BBK Live o el Primavera Sound. La mitad del mundo lo goza, preguntándose cuándo se apagará la llama de Benito Antonio Martínez Ocasio, que ha sacado 3 discos y decenas de colaboraciones de éxito en poco más de un año; mientras la otra mitad observa atónita, sin entender nada, como si esto fuera «rocket science». Sin embargo, para comprender las razones del éxito de ‘YHLQMDLG’ no hay que hacer ninguna ingeniería. Bien dedicadas al perreo bien dedicadas a olvidar un despecho, sus canciones contienen un puntazo memorable cada pocos segundos, y son carne de cañón para las almas más pasionales.

En ‘YHLQMDLG’ se ha perdido algo de factor sorpresa respecto a ‘X100 PRE‘, donde baladas como ‘Solo de mí’ y ‘Como antes’ dejaban con la boca abierta, como también producciones tan aventureras e inclinadas al cambio imprevisible como ‘La romana’. Pero no se ha perdido flow en absoluto: en hasta 20 pistas no hay espacio alguno para el aburrimiento ni lugar para producciones tan toscas esta vez como ‘Tenemos que hablar’. Presentado por uno de esos singles lloricas como fue ‘Vete’ -y la voz de Bad Bunny ha resultado contra todo pronóstico de lo más expresiva para una composición de este tipo, y al éxito de ‘La canción’ me remito-, el álbum es un gran compendio de ritmos latinos y urbanos, siempre con el mensaje de Bad Bunny en primer plano.

La querencia por el amor y el sexo, a lo que se suman hacia el final unos cuantos números de autobombo, algún alegato en recuerdo de sus orígenes y el agradecimiento a sus seguidores, puede resultar un poquito agotador. Sin embargo, la mayoría de las veces te tienes que rendir -y que reír- ante estas canciones tan entregadas al bellaqueo que hasta hablan sobre comer culo. En la inicial ‘Si veo a tu mamá’, tanto mola la melodía tomada prestada de Jobim, aquí replicada con un bobalicón tecladillo, como su letra etílica («hoy salí con los muchachos a beber / y dije que de ti no iba a hablar / son las 5 ya va a amanecer / si no prenden, la voy a llamar»). Como en esta, en la R&B ‘Pero ya no’ -atentos a ese piano- el falsete de Bad Bunny es irresistible. En ‘La difícil’ es imposible adivinar si el estribillo verdadero es el de «Se hace la difícil, pero se va» o el de «Tiene a to’ los nenes locos y a las nenas locas»; el dúo con Daddy Yankee ‘La santa’ no está destinado precisamente para el fracaso y el tema de empoderamiento ‘Yo perreo sola’ es uno de los más contundentes. ¿Está todo el disco tan arriba como estos 5 primeros cortes?

Si bien en la segunda mitad hay canciones un poco más predecibles, en general toda la parte más trap, con la colaboración con Anuel AA sobre egocentrismo (‘Está cabrón ser yo’), ‘Puesto pa’ guerrial’ con Myke Towers y ‘P FKN R’, la secuencia está bien surtida de atractivos. Funcionan el reggaetón clásico de ‘La zona’ y el tropical pasado por un tristísimo modulador vocal de ‘Soliá’; también las canciones más melódicas como ’25/8′ o ‘A tu merced’, mientras las ya conocidas ‘Vete’ e ‘Ignorantes’ están situadas estratégicamente en el centro. Por su parte, ‘Safaera’ es la típica locura de Bad Bunny con varios cambios de tempo, la incorporación del sample de Missy Elliott, el guiño a ‘El tiburón’, la aportación de Ñengo Flow y el gran estribillo «hoy se bebe, hoy se gasta».

Y es que con todo lo que me gustan, me divierten, se me pegan muchas de estas canciones, lo que más ilusión me hace del éxito de ‘YHLQMDLG’ es la supervivencia del álbum en la llegada de la nueva década de los 20. Hace unos años parecía que el formato estaba en el lecho de muerte, con varios artistas de música urbana hablando de él con cierto desprecio, y sin duda ‘Vibras’, ‘X100 Pre’, ‘Oasis’ y en España ‘Ídolo’ y muy obviamente ‘El mal querer’ lo han resucitado. Bad Bunny sabe perfectamente cómo sacarle partido, cómo conseguir que el todo sea más que la suma de las partes. Algunas canciones contienen un guiño a la que se ha situado justo antes en la secuencia («soltera» es una palabra clave en ‘Yo perreo sola’ y luego en ‘Bichiyal’, por ejemplo), ‘YHLQMDLG’ es una frase recurrente para el artista y sus invitados y el desenlace no podía estar mejor armado: la llegada de la batería y las guitarras eléctricas a ‘Hablamos mañana’ es uno de los grandes momentos, después de que sus flautas nos hubieran embelesado. Huele a final de álbum, pero el tema va de hecho unido a la que será la última pista, una despedida en la que Benito aprovecha para agradecer a sus fans, para reafirmar que es el mejor y para asegurar que sus mejores canciones no han llegado. Es difícil creerlo, pues ‘YHLQMDLG’ es el típico álbum de un artista pop en sus primeros años de vida, con toda la frescura y el estado de gracia que suele conllevar.

Calificación: 8,2/10
Lo mejor: ‘Si veo a tu mamá’, ‘La difícil’, ‘Safaera’ ‘Vete’, ‘Soliá’
Te gustará si te gustan: Daddy Yankee, J Balvin, Bad Gyal
Escúchalo: ‘Si veo a tu mamá’ en Youtube.

Etiquetas:

La Tienda JNSP