‘Stupid Love’ de Lady Gaga suena desfasado… pero eso no le quita de ser muy divertido

Por | 17 Mar 20, 9:16

Stupid Love‘ de Lady Gaga es la canción número 1 en el top 40 de JENESAISPOP. El primer single de ‘Chromatica’ está funcionando especialmente bien en Reino Unido, donde es la canción más radiada, no ha ido mal en Estados Unidos, donde ha alcanzado el top 5, y se mantiene en torno al top 40 de canciones más escuchadas en el chart global de Spotify, aunque en Europa sus cifras están siendo algo más decepcionantes. Sin ir más lejos, en España ha entrado en el número 50 de lista de singles.

El tiempo dirá si ‘Stupid Love’ es una de las canciones clave de 2020, si su impacto se disipará con el paso de los meses en lugar de mantenerse a lo ‘Don’t Start Now’ o si Gaga guarda algo mejor en ‘Chromatica’ para los próximos meses, pero de momento puede decirse que la nueva etapa discográfica de Stefani Germanotta no ha empezado mal. Además el tema también ha recibido buenas críticas y promete convertirse en una «fan favorite» como también lo ha terminado siendo ‘Perfect Illusion’. Gaga viene de una etapa inmejorable en su carrera después de lograr el éxito de su vida con ‘Shallow’, con la que incluso ha obtenido un Oscar, y aunque en este sentido quizá era oportuno esperar una mayor repercusión de ‘Stupid Love’ de la lograda hasta ahora, hay que celebrar con él el regreso de la Gaga más divertida, a la que ya echábamos de menos tantos años después de un ‘ARTPOP’ que la artista parecía haber querido olvidar… pero que en realidad considera «adelantado a su tiempo».

Poco puede decirse ya de ‘Stupid Love’ que no se haya dicho ya: es verdad que el tema no da para mucho más: suena desfasado, a un cruce entre ‘Born this Way‘ y ‘ARTPOP‘, no cuenta con un estribillo «bigger-than-life» a lo ‘Bad Romance’ sino que este se compone de vocecillas distorsionadas a lo ‘Lean On’, y por estas razones no suena hecho precisamente para conquistar a un público demasiado masivo. Su recepción en España y en toda Europa ha sido tibia pese a la canción sonar totalmente europea en su estilo electro-pop con sintetizadores potentes a lo Moroder. Pero aunque la filtración de hace unos meses apuntaba a lo peor, una vez estrenada la canción no ha hecho más que crecerse con las escuchas.

Sin ser en principio un tema espectacular, sí se pega a lo grande y hace muy buen uso de sus 3 minutos escasos de duración. Con la producción de BloodPop y la ayuda de un Max Martin que ha trabajado por primera vez en su carrera con Gaga, en palabras de Gaga porque ella misma se había negado a hacerlo por orgullo, el tema es un gancho tras otro, mi favorito de los cuales es ese «look at me» del pre-estribillo que no puedo dejar de reproducir poniendo caras de mónguer cada vez que suena. Y aunque la canción no puede tener más la firma de Gaga en su componente dramático, teatral, propio de Broadway, en esos «all I ever wanted was love» cantados con el mismo acento que ponían los actores americanos en las películas de los años 50, hay que decir que la mano del sueco termina notándose en partes. Los «look at me» suenan estratégicamente colocados como lo habrían hecho en cualquier producción de laboratorio de esta fábrica de hits andante, y aunque no se sabe qué ha aportado exactamente Martin a la canción, me apuesto a que él ha tenido algo que ver con el modo en que esta bulle en el puente y explota al final, como disparada hacia varias direcciones.

No tan loco, pero casi, es el vídeo de ‘Stupid Love’ dirigido por Daniel Askill a través de un iPhone. En palabras de mi compañero Joric, una «versión drag de ‘Mad Max’ con pinceladas de ‘Barbarella’ y churretones de los Power Rangers y las Sailor Moon» basada en una premisa «radical»: en estos tiempos no hay nada más punk que el amor.

Etiquetas:

La Tienda JNSP