‘Watermelon Sugar’ de Harry Styles, ¿una oda al sobeteo… o una metáfora del sexo oral?

Por | 18 May 20, 23:59

Harry Styles ha esperado a la llegada del calor para estrenar el videoclip de su veraniego nuevo single, ‘Watermelon Sugar’. Ni en un millón de años el cantante británico habría imaginado que su nuevo vídeo situado en una playa -y obviamente rodado hace tiempo- sería visto por el mundo por primera vez desde el confinamiento del hogar por culpa de una pandemia global, pero así están las cosas. De hecho, el bueno de Harry ha tenido el sentido del humor de dedicar el vídeo de ‘Watermelon Sugar’ al hecho de tocarse, lo cual adquiere un significado incluso más potente en las actuales circunstancias de aislamiento y distancia física que vivimos.

Así, lo que en otro momento hubiera sido algo tan cotidiano (si todos fuéramos modelos guapísimos y delgadísimos a los que el bañador y el bikini les sienta divinamente) como un día en la playa con [email protected], es prácticamente un ensueño. Algo de eso tiene el clip de estética hippie que acompaña a la mejor y más sensual canción de ‘Fine Line’, pero entre tanto sobeteo, las escenas adquieren tintes orgiásticos. Sobre todo, al ser combinadas con la metáfora de sexo oral que ofrece devorar una raja de sandía. Si bien, cuando Zane Lowe le preguntaba sobre esa teoría tras la letra de la canción, Harry dejaba la respuesta en el aire, los primeros planos en los que Styles juguetea con una rodaja antes de darle un bocado no dejan lugar a tantas dudas.

Si se consulta en Urban Dictionary, las afecciones de ese «jugo de sandía» como metáfora de cocaína o heroína tendrían cierto sentido al declararse ebrio («high») de ello. También, relacionado con la sexualidad, se alude a ello como líquido seminal. Sutil ¿eh? Pero hace tiempo que Styles aclaró que en realidad ese «pedo de jugo de sandía» trataba de capturar esa «euforia inicial cuando empiezas a verte con alguien», a esa sensación de plenitud del enamoramiento primero, cuando el contacto físico con la otra persona genera algo parecido a la adicción y se anhela cuando no se tiene cerca. Versos como «fresas en verano», «una canción» o «un maravilloso y cálido atardecer de verano» suponen un sentido más poético para definir esa sensación.

No es la única ni la primera «fruta» que emplea Styles para bautizar una de sus canciones. En su debut homónimo teníamos la rockera ‘Kiwi’, que el propio ex-One Direction señalaba como un preámbulo, en cuanto a energía, de la canción que hoy centra este artículo–. Y en el mismo ‘Fine Line‘ se encuentra ‘Cherry’, si bien parece más bien un guiño a la forma en que se dirigiría a él (por «cheri», del francés) su ex-novia, Camille Rowe, protagonista de la canción. En todo caso, ya desde que la presentara en Saturday Night Live el pasado noviembre, ‘Watermelon Sugar’ sobresale como una de los mejores singles de Harry, como epítome de la estupenda producción que Tyler Johnson y Kid Harpoon disponían para este álbum, con ecos de los años 60 y 70 perfectamente equilibrados con un toque contemporáneo. Funk, psicodelia y soul se ponen a disposición de una canción pop redonda, que cobra incluso más sentido ahora que los días se alargan y el sol nos baña que en el frío otoño en que se publicó.

El vídeo de ‘Watermelon Sugar’ llega después del drama acuático de ‘Falling’, de la preciosa historia de ‘Adore You’ introducida por Rosalía y del de ‘Lights Up’, en el que también había toqueteo a tope. Sigue, por tanto, la promoción de ‘Fine Line’, disco que se mantiene dentro del top 5 de los más vendidos en Reino Unido actualmente tras su lanzamiento el pasado mes octubre.

Lo mejor del mes:

Etiquetas:

La Tienda JNSP