Haim: «Nos gustó no sentirnos presionadas por los sonidos que supuestamente tenemos que hacer»

Por | 12 Ago 20, 9:47

Haim han publicado este mes de junio su tercer disco, un ‘Women in Music Pt. III‘ que ya se encuentra entre lo mejor del año. Si su debut ‘Days Are Gone‘ era un excelente trabajo de pop-rock contemporáneo que las llevaba a la primera línea de los festivales y el siguiente, ‘Something to Tell You‘, un más que digno sucesor, el arriesgado ‘Women in Music Pt. III’ es el que las ha confirmado como unas grandes de la música pop, así en general. Es el «Disco de la Semana» en JENESAISPOP, por lo que hemos tenido oportunidad de charlar un rato, vía Zoom, con la bajista Este Haim (izquierda en la foto), que nos habla, llena de ánimo y con todo el sentido del humor que la caracteriza, sobre este nuevo álbum o sus planes durante el confinamiento.

¿Todo bien por California?
Estar en San Fernando Valley es como vivir dentro de un secador de pelo, por lo que ahora mismo estoy sentada delante de mi ventilador. Hoy me he levantado temprano y he dado un paseo por el barrio. Soy diabética, es decir, soy inmunodeprimida, así que debo ir con cuidado. Lo que hago es levantarme temprano por las mañanas cuando no hay mucha gente fuera, y en ese momento es cuando hago ejercicio, voy al supermercado a comprar comida con mi mascarilla… Es la “nueva normalidad” y es algo a lo que ya estoy acostumbrada. Lo importante es estar todos unidos en esto y ser parte de la solución y no del problema. Yo voy con mucho cuidado y mis hermanas igual.

¿Qué has estado haciendo para mantenerte ocupada en el confinamiento?
He hecho noches de juego con mis amigos por Zoom, y no hemos parado de jugar a ‘Beat the Intro’. Es un juego que consiste en adivinar la canción por los primeros segundos, antes de que entren las voces. Es como ‘Name that Tune’ pero lo divertido es jugar con personas que no son músicos. En cualquier caso, lo importante es mantenerse creativo, mantener la conexión con la gente… Mis hermanas y yo hablamos cincuenta mil millones de veces al día, y ahora que estamos separadas, hablamos mucho por Facetime sobre la música que estamos esperando que salga, discos viejos que hemos estado estado escuchando…

Vuestra colega Taylor Swift ha sacado un disco compuesto durante el confinamiento. ¿Vosotras también habéis estado escribiendo, terminando ideas empezadas, o más bien habéis estado descansando?
¿Descansar? ¿Qué es eso? Mis hermanas y yo nos mantenemos creativas, es la única manera para nosotras de mantenernos sanas, pero sí hemos estado revisando ideas, escribiendo o grabando notas… Siempre estamos escribiendo. Componer nos es más difícil cuando estamos de gira porque estamos más concentradas en las actuaciones, pero ahora vamos a estar bastante tiempo sin tocar… (ríe).

¿Qué pasa por vuestra cabeza cuando os dais cuenta que no vais a poder presentar estas canciones en directo en un futuro próximo?
Yo me sentí muy triste. No puedo hablar por Danielle y Alana, pero Danielle disfruta más el estudio y yo no tanto…

«El estudio no es donde tocas, no es donde escribes, es donde repasas tonos de batería durante horas y por siete días seguidos. A Danielle y a Alana les encanta el estudio, yo prefiero tocar y estar ahí fuera»

Es curioso porque vuestro nuevo disco es muy “de estudio”, en cuanto a que la producción tiene mucho peso. ¿Qué no te gusta del estudio?
No me gusta tocar la misma cosa una y otra y otra vez. Entiéndeme: el estudio no es donde tocas, no es donde escribes, que escribir me encanta… El estudio es donde repasas tonos de batería durante horas y por siete días seguidos. Es como sentarse delante de un lienzo en blanco: las posibilidades son infinitas. Y eso, para una perfeccionista como yo, es muy frustrante. En cuanto a producción, Danielle es como una científica loca, es la persona que está delante de las mesas, como si estuviera delante de unas calderas llenas de humo. Es más parecida a Ariel (Rechtshaid) y Rostam (Batmanglij) en el sentido que deja que su cabeza vaya hacia muchísimas direcciones, y para ellos es un goce. Para mí no. En el estudio, yo prefiero simplemente tocar y pasar a otra cosa.

¿Qué momentos para ti han sido especialmente exasperantes en el estudio?
Dar con el sonido acertado para los “stabs” (acentos) de batería fue difícil. En nuestros discos ha solido haber siempre una canción que se nos ha estancado, a la que llamamos la “niñata” del grupo, pero en este han sido las baterías en general las que nos han dado más trabajo. A Alana y Danielle les encanta el estudio, pero yo disfruto más estando ahí fuera. Ese fue siempre mi sueño: tocar música con mi familia y ver mundo.

Nunca puedes esperar una pandemia, claro…
No esperábamos nada de lo que ha pasado, si te soy sincera.

¿Qué canción del disco tienes más ganas de tocar en directo?
‘Gasoline’ es muy divertida de tocar. Como bajista, me encanta la línea de bajo que he escrito para esa canción, estoy muy orgullosa de ella. También ‘Another Try’. Pero tengo ganas de tocar el álbum entero porque es muy veraniego. Cuando toquemos en el Primavera, ¡quiero que todo el mundo se abrace si es posible, cantando «can you give me another try?»!

Puede que en ese momento vayamos vestidos con monos de plástico.
Sí, y llevaremos cascos de astronauta, en mitad de un verano bochornoso como el actual. ¡Qué guay!

«‘Summer Girl’, ‘Now I’m in It’ y ‘Hallelujah’ las sacamos cuando solo queríamos sacar música sin pensar demasiado. Pero al terminar el disco no nos parecía correcto dejarlas fuera: han pasado de ser el aperitivo del disco al postre»

Sorprende que los tres singles lanzados previamente a la salida del disco solo sean “bonus tracks”. Me recuerda a cuando te has pasado un juego y descubres que hay una pantalla extra: la sensación es de alegría porque los temas son estupendos, ¿pero realmente no os encajaban en ningún sitio?
Sacamos ‘Summer Girl’ en el verano del año pasado al poco de escribirla. Recuperamos la improvisación que había al principio de nuestra carrera, sin pensar nada demasiado. Lo mismo pasó con ‘Now I’m In It’ y ‘Hallelujah’. En todos los casos arrastramos del brazo a Paul Thomas Anderson para que nos hiciera los vídeos. Creemos que todas las cosas buenas vienen en grupos de tres (ríe). Después de publicar esas canciones nos sentimos listas para empezar a trabajar en un nuevo álbum. Ni siquiera pensamos en términos de lanzar singles, solo queríamos sacar nueva música. Y cuando terminamos de escribir el disco, pensamos que si no metíamos a estas tres “hijas” dentro no nos habría parecido correcto. Así que pasamos de considerarlas un aperitivo de lo que estaba por venir, al postre (ríe).

El disco presenta diversas influencias, pero lo que más me llama la atención de él es la producción de algunos temas, que a veces suena un poco turbia, como enrarecida (los gritos de ‘All That Ever Mattered’). Hay momentos que las voces suenan como si salieran de una cloaca o algo así, distorsionadas y metálicas (‘I Know Alone’).
No intentamos hacer un disco experimental, solo estábamos… experimentando (ríe). Pasamos mucho tiempo buscando el sonido correcto en todos los componentes del disco. Esos siete días buscando el «stab» correcto también se aplicaron a las voces, por ejemplo. En el estudio, hacíamos cosas como poner un micrófono en un rincón de la habitación y tocar baterías; cosas que no habíamos hecho antes. Pero no diría que es un disco experimental, simplemente, durante su grabación, nos gustó experimentar y no sentirnos presionadas por los sonidos que supuestamente tenemos que hacer.

«Llevo días baialando el disco de Arca en mi habitación, saltando en la cama yo sola»

Nunca tuvisteis miedo de hacer un disco que pudiera ser malentendido.
Lo único que pensamos fue en hacer el mejor puto disco que éramos capaces de hacer y si a nosotras nos gustaba, eso era lo único importante.

¿Qué música nueva decías antes que estás escuchando?
Me encanta el nuevo disco de Arca. La descubrí por Rosalía, que también me encanta, pero el nuevo disco de Arca es simplemente increíble. Llevo días bailando ese disco en mi habitación, saltando en la cama yo sola. También he estado escuchando discos viejos de Arthur Russell. Su voz me calma, escucharle es como tomarse un valium. También he estado repasando bandas sonoras. Estoy tan obsesionada con la música como con el cine. Mis amigos se ríen de mí y ni me preguntan si he visto algo porque ya saben que sí. Esto va a sonar muy pretencioso pero he estado ojeando el catálogo de Criterion Collection y anoche ve ‘Wild Strawberries’ de Ingmar Bergman. Gran película. El otro día vi un documental sobre Wendy Whelan, la “prima ballerina” del ballet de Nueva York. También he visto ‘Into the Dark’, el documental de HBO sobre crímenes. Me encantan los documentales de crímenes, me gusta verlos porque si alguien irrumpe en mi casa ya sé qué hacer.

¿Planeáis más singles del disco?
No lo sé, Jordi, ¡tendrás que estar atento!

¿Cómo va a ser la gira?
La única manera en que puedo describir el concepto de la gira es que es un intento por que la gente no se sienta tan sola.

Tocáis en Barcelona el 8 de julio de 2021. ¿Quieres mandarle un mensaje “desde el futuro” a los fans de cara a este concierto?
Ese día es el cumpleaños de mi madre, mi madre va a estar ahí, y el concierto va a ser una fiesta de cumpleaños.

Etiquetas:

La Tienda JNSP

  • aBsol

    ¡Enhorabuena por la entrevista! :)

  • Enhorabuena, culturetas pero amenas y pop. Las baterías quedaron perfectas después de tanto curro en el estudio.

  • hypnos

    Desde cuando va Haim al Primavera?