Arista Fiera / Cromatismo doméstico

Por | 06 Sep 20, 16:00

Arista Fiera es una de esas bandas que han sabido diferenciarse de la masa de formaciones españolas que reivindican el sonido shoegaze de los años 90. Su marca se encuentra en la dulce pero afirmativa voz de su cantante, Isabel, pero también en unas letras llenas de mala baba y en unas composiciones atmosféricas y melancólicas que buscan ser pop ante todo.

La banda malagueña, formada por Isabel Galván (voz, pianos y sintetizadores), Juan Ortega (bajo) y Gorka Gamarra (guitarra) y ganadora del concurso de Contempopránea 2018 gracias a su mini disco de debut, ‘Simetría par’, publicado en 2017, ha despuntado gracias a singles como ‘Melo’, ‘Lo consigo’ o ‘Mi defensa personal’, pero se ha superado con un escalofriante ‘No estás‘ que resume perfectamente su sonido: un tema que alterna la presencia de guitarras distorsionadas con la de unos teclados espaciales que en el post-estribillo se funden como lava en los oídos, y que habla sobre una persona que «rebosa fealdad por los poros» y cuenta con un «rostro de necia» y con un «horripilante semblante». En el disco, solo la guitarrera ‘Tu familia’, otra de las pistas destacadas, puede rivalizar con ‘No estás’ en echada de bilis, al describir a los miembros de un hogar familiar que incluye «al perro salchicha de tu prima», «a tu abuela en su silla», «el diario de notas de tu hermano», «tu casa de color beige» o a «tu ex novia, con barba y bigotes mal pintados».

El grueso de ‘Cromatismo doméstico’ no emociona como ‘No estás’, pero sí presenta baladas tan apañadas como ‘El breve romance’, de letra clásica en el sentido poético del término («Y mi padre se opone por las razones que has de saber, que soy de buena familia y tus bondades nadie las ve») o la épica ‘Multitudes’. Sorprende sobre todo una segunda mitad que se separa con un interludio a piano, instrumento que vuelve a aparecer de manera prominente en ‘Cada vez que intento explicarlo’; y que además de un oscuro homenaje al ‘Walden’ de Henry David Thoreau lleno de redobles y más apropiado imposible en tiempos de confinamiento, incluye una graciosa aproximación al sonido Motown, girl-group y soul de los años 60 -pasado por las guitarras distorsionadas de rigor- llamada ‘Algo nuestro’, la canción más alegre y popera del disco con diferencia. Y también un cuco homenaje al amor incondicional: «Me gusta cuando me miras así con un solo ojo, me controlas cada paso y me encanta», reza la letra. «No importa si me despiertas porque te sientes fatal, mi supersentido se activará». Una nueva banda que seguir de cerca.

Calificación: 6,9/10
Lo mejor: ‘No estás’, ‘Tu familia’, ‘Algo nuestro’
Te gustará si te gusta: Odio París, Triángulo, Pan Total
Youtube: audio de ‘No estás’

Etiquetas:

La Tienda JNSP