‘At the Door’ de The Strokes es una de las canciones más infravaloradas de 2020

Por | 05 Ene 21, 12:29

The Strokes es una banda a la que persigue la repercusión de un primer disco de 10 sobre 10, a lo que no ayuda que los medios recordemos este dato una y otra vez, pero no se la puede acusar de haberse estancado cuando en los últimos tiempos ha sido capaz de polarizar a su público con canciones que no esperaba de ella, ni dentro de la misma formación ni desde proyectos paralelos como The Voidz.

The New Abnormal‘, el último álbum de los Strokes, ha vuelto a ofrecer una serie de canciones que han contentado a su audiencia y otras que han resultado más polémicas. Que el grupo decidiera avanzar este disco con un single minimalista de 5 minutos solo puede considerarse una declaración de intenciones o una provocación, pero cuando este tema es capaz de conquistar a las nuevas generaciones, quizá vale la pena revisar prejuicios. Quizá los Strokes no van tan mal encaminados cuando Billie Eilish, que aún no había nacido cuando salió ‘Is This It?’, ha dicho que ‘At the Door’ ha sido su canción favorita de 2020. Nada revolucionario, por otro lado, pues ‘At the Door’ ya estaba llamada a ser un clásico de los Strokes a la larga.

‘At the Door’, que el mes que viene cumple un año de vida, es una de esas canciones de los Strokes que, en principio, no suenan a los Strokes pero que, en realidad, sí suenan a los Strokes: ‘Ask Me Anything‘ es un precedente claro de su sonido así como los experimentos sintéticos de Julian Casablancas en los mencionados The Voidz. Una balada synth-pop, sin base rítmica propiamente dicha, que basa toda su sección instrumental en el sonido de unos sintetizadores de sonido áspero y retro, a los que se añaden puntualmente algunos efectos o, en el estribillo, unos puntos de guitarra eléctrica… hasta llegar a un puente instrumental con vocación de himno. ¿Nadie ha hecho un remix disco de esta canción todavía?

La razón principal por la que ‘At the Door’ no puede ser olvidada por el público es su excelente melodía, en primer plano debido al minimalismo de la producción, y cautivadora sobre todo en el modo en que Casablanca la resuelve al final de cada estribillo. Para dar la sensación de ser una «canción rara de los Strokes», lo cierto es que no puede prestarse más a ser cantada a pleno pulmón en cualquier parte. O en la soledad de tu cuarto, con el corazón herido por esas expectativas que nunca llegarás a cumplir, que es de lo que habla la letra. «I’m an ugly boy…»

Etiquetas:

La Tienda JNSP