‘Bajocero’: Javier Gutiérrez y Patrick Criado arrasan en medio mundo, pero ojo con el hype

-

- Publicidad -

‘Bajocero’: Javier Gutiérrez y Patrick Criado arrasan en medio mundo, pero ojo con el hype

Martín es un policía que defiende a rajatabla el reglamento y los protocolos. Así que, cuando le encargan un traslado de presos de madrugada, lo lleva de la forma más rutinaria posible, sin saber que nada en ese traslado va a ser mínimamente rutinario. En mitad del camino, el furgón es asaltado por un desconocido (del cual sabemos nada más empezar la película, y cuya estética recuerda al asesino de ‘Sé lo que hicisteis el último verano’) que hará lo imposible por entrar… o porque uno de ellos -que es el que le interesa- salga.

Con esta premisa, el debutante en el largometraje Lluis Quílez ha conseguido no solo ser lo más visto de Netflix en nuestro país, sino colocarse en lo más alto de Netflix en muchos países del extranjero, incluido el top de Estados Unidos. Not bad at all para una película muy cuestionada desde el momento en que se supo que su destino inicial (los cines) se cambiaba, coronavirus mediante, por la plataforma de streaming por excelencia. Con esos datos, y desde luego con ese reparto (Javier Gutiérrez, Karra Elejalde, Luis Calllejo y Patrick Criado, entre otros), es lógico tener las expectativas por las nubes. Pero quizás conviene rebajarlas antes de sentarse a verla.

- Publicidad -

No nos confundamos: la idea principal de ‘Bajocero’ funciona estupendamente, y está muy bien ejecutada por un Quílez que aprovecha como nadie el furgón, consiguiendo que el espacio sea un personaje más. Desarrollándose la mayor parte de la cinta dentro de un vehículo, ésta corre el riesgo de hacerse repetitiva y resultar tediosa, pero no pasa: se apuesta por una “estructura videojuego” en la que los personajes van pasando de “pantallas”, y a la vez ésta es casi siempre la misma. Diferentes complicaciones en la trama, jugarretas del desconocido y de los propios presos, y ciertas revelaciones van haciendo que aquello se convierta en un más difícil todavía. Y, aunque Javier Gutiérrez está más discreto que de costumbre, resulta muy eficaz el trabajo de Luis Callejo, de un enigmático Karra Elejalde y, sobre todo, de Patrick Criado. Con un papel bastante complejo que nos permite verle en un registro que está acostumbrado a hacer (y que se le da de miedo, la verdad) y en otro que suele transitar menos, Criado borda ambos y nos brinda quizás la mejor interpretación de su carrera hasta el momento, confirmando así su buena racha tras la reciente ‘Antidisturbios’ y su fichaje por ‘La Casa de Papel‘.

El tratamiento de los personajes, eso sí, no está tan cuidado como las interpretaciones. A medida que avanza el metraje de ‘Bajocero’ se le van viendo las costuras a un guión plagado de inconsistencias (tanto la trama como las decisiones de los personajes exigen en numerosas ocasiones una suspensión de la incredulidad un tanto bestia), y cuyo giro final es más predecible de lo que pretende (y diría que el guiño al Caso Alcàsser es un poco too much). Otro “contra” está en el sonido, hasta el punto de que en muchos momentos no se entienden los diálogos – algo que no habrá sido un problema para su éxito internacional gracias a esos subtítulos que nosotros no vimos necesario activar. Lluis Quílez apunta alto, pues, con una ópera prima decente, pero no carente de debilidades, y lejos de ser “la mejor película española de Netflix” como algunos se han apresurado a decir. Sí que supera a títulos como ‘Orígenes secretos’ u ‘Hogar’ -también con Gutiérrez-, pero de momento ese primer puesto sigue siendo para ‘Klaus’.

- Publicidad -

En definitiva, la película es recomendable, pero, valga la redundancia, mi recomendación es que no vayáis con expectativas infladas por el trailer, la historia, el reparto o, ahora también, por el exitazo que está teniendo la película. Porque ‘Bajocero’ se mueve como pez en el agua como cinta de acción testosterónica, pero no funciona igual como esa mezcla de thriller cañí con drama de personajes que tan buen resultado nos dio en ‘La isla mínima‘, ‘Tarde para la ira‘ o ‘Que Dios nos perdone‘, por citar algunos ejemplos recientes. 6,5.

Lo más visto

No te pierdas

‘Eso que tú me das’: Pau Donés siendo hasta el final el mismo que cantó ‘Grita’

A finales de los años 90 las canciones de Jarabe de Palo eran omnipresentes. Cada vez que un ser...

No hubo euforia: desangelada victoria de ‘Voy a quedarme’ para Eurovisión

RTVE destinó más recursos a las colaboraciones de Blas Cantó que a las canciones aspirantes para Eurovisión en sí.