¿Puede Mafalda hacernos olvidar su título de princesa con su voz?

-

- Publicidad -

¿Puede Mafalda hacernos olvidar su título de princesa con su voz?

Las cosas se han puesto más interesantes para Mafalda desde que se ha pasado al castellano. La joven de 26 años nacida en Londres pero de origen español y búlgaro publicaba en 2019 un EP de debut con títulos como ‘Hate Me Right’ y ‘Madness’ que, con algún ritmo de tropical house y una base de minimalismo electrónico, sonaba cercano a gente como London Grammar y Reyko. Hay quien puede establecer alguna conexión con el «bedroom pop», aunque hay que matizar que su «bedroom» puede ser más grande que la tuya, pues ella, en verdad, es princesa. Y no hagas pucheros: ¿por qué Estefanía de Mónaco pudo ser top 1 en España en julio de 1986 y ella no? Foto: Querida.

A lo largo de los últimos 2 años hemos visto a Mafalda aparecer, por eso, en páginas como Vanity Fair, con el irresistible gancho de (más o menos) «princesa de origen búlgaro actúa en tugurio de Madrid». ¿Cómo no picar? Su nombre completo es Mafalda Sajonia-Coburgo-Gotha y Nadal, es nieta del rey Simeón de Bulgaria e hija de Kyril de Bulgaria y Rosario Nadal, de la cual procede su origen medio español.

- Publicidad -

Su producción musical parece estar refinándose con el paso de los años, en la producción ejecutiva de sus lanzamientos encontramos mencionado a Alizzz, mano derecha de C. Tangana y compañero de Amaia en ‘El encuentro’, y cada vez las composiciones suenan un poquito menos a Eurovisión y un poco más afiladas. Corría el mes de noviembre cuando publicaba su primer single en castellano, ‘Decir adiós’, y a pesar de que los números aún son tímidos, su música fluye de manera más natural, y los ganchos están ahí. De «no es nada fácil» a «no sé decir adiós» pasando por «pensé que sería tuya».

Su última composición ha sido ‘Así lo hago yo’, un medio tiempo escrito en Los Ángeles con Carola Rosas y Dani Sobrino, producido por el americano Oscar Free y el andaluz Tunvao, de nuevo con la producción ejecutiva de Alizzz, y masterizado por John Greenham (Billie Eilish, Cautious Clay). Quizá la composición se pierda entre tantísimo renombre, pues no puede ser más modesta y post-adolescente en ese no esperar una llamada y en su manera de olvidar y dejar atrás a una persona, pero su voz tiene cierta textura aterciopelada, confortable y cercana como un susurro, en un timbre próximo a Leslie Feist, Jessie Ware o Sandra Delaporte. Si ese va a ser su registro en vivo, puede que entonces nos olvidemos de mencionar lo del palacio.

Revelación o Timo:

- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas

No hubo euforia: desangelada victoria de ‘Voy a quedarme’ para Eurovisión

RTVE destinó más recursos a las colaboraciones de Blas Cantó que a las canciones aspirantes para Eurovisión en sí.

Adiós a Françoise Cactus y su manera irrepetible de entender el pop

Jaime Cristóbal escribe sobre la manera de entender el pop de Françoise Cactus, "caótica, brillante, inconsciente, sexy, humorística, romántica, desprejuiciada y multilingüe", a través de uno de sus 7".