Quantcast

20 años de ‘Fallin’ de Alicia Keys, la gran canción de blues del siglo XXI

-

- Publicidad -

20 años de ‘Fallin’ de Alicia Keys, la gran canción de blues del siglo XXI

Este 2 de abril se han cumplido 20 años del lanzamiento de ‘Fallin’, el primer single de Alicia Keys. La cantante, compositora y pianista estadounidense superaría su éxito comercial unos pocos años más tarde con ‘No One’, en mi opinión uno de los hits de pop más insufribles de lo que llevamos de siglo, pero ‘Fallin’ no es solo uno de sus temas insignia, es el mejor de todos. Ya en su momento recibió aplausos por doquier: el tema no solo fue uno de los mayores éxitos de 2001 (el segundo en Estados Unidos, por detrás de ‘Hanging by a Moment‘ de Lifehouse) sino que recibió hasta tres premios Grammy, los de Canción del año, Mejor canción de R&B y Mejor actuación vocal femenina de R&B. Y optaba a cuatro: el de Grabación del año se le escapó, quizá porque no se consideró que su producción fuera mejor que la de ‘Don’t Know Why‘ de Norah Jones, lo cual es obvio hoy en día: la base de hip-hop de ‘Fallin’ no es la que mejor ha envejecido de todas las que salieron ese año.

Uno de los motivos principales del éxito de ‘Fallin’ es que tiene una de las intros vocales más memorables de la historia. Su «I keep on fallin», con ese primer pronombre alargado hasta lo imposible en alguna actuación en directo, como manteniendo la tensión antes de relajarla, se clava en el cerebro desde el segundo cero. La intro de ‘Fallin’ es tan icónica como las de «ooooh, sometimes» (‘Something’s Gotta Hold On Me‘ de Etta James)’, «darling, you send me» (‘You Send Me‘ de Sam Cooke), «shut to the heart and you’re to blame» (‘You Give Love a Bad Name‘ de Bon Jovi), «wop bop a loo bop a lop bom bom» (‘Tutti Frutti‘ de Little Richard), «is this the real life? or is this the fantasy?» (‘Bohemian Rhapsody‘ de Queen) o, mi favorita, aunque más desconocida, «so you ran into my former fiancé» (‘How Did He Look‘ de Julie London). ‘Fallin’ atrapa, literalmente, desde el primer segundo en que Alicia abre la boca para cantar su primera estrofa.

- Publicidad -

En la grabación original de ‘Fallin’, es la segunda frase de la primera estrofa, «in and out of love», la que Alicia decide alargar vocalmente, en concreto la palabra «in», en busca de un efecto de drama y angustia que precede inmediatamente la entrada de las primeras notas de piano. Es en la tercera frase, «sometimes I love ya», cuando escuchamos por primera vez el coro góspel que acompañará a Alicia en la canción, y es partir de aquí cuando entran las primeras percusiones. A partir de la segunda estrofa, un beat de hip-hop a medio tiempo entra en escena para confirmar lo que va a ser ‘Fallin’: una canción que empleará la atemporalidad de las melodías del soul y el blues así como de la música clásica (Alicia es pianista académica desde los 12 años) para adaptarla a los códigos comerciales del siglo XXI, en este caso los del hip-hop y el neo-soul. El disco, compuesto y producido por ella misma, vendería 12 millones de copias a nivel global, en buena parte gracias a esta canción.

‘Fallin’ no puede ser una canción más blues desde su mismo título, que alude a la expresión «to fall in love» («enamorarse»), pero también a la idea de «caer» en picado hacia algún lugar doloroso, a la idea de arriesgarse y hacerse daño en el intento. Alicia está enamorada de un hombre que le da tanto «placer como «dolor», y como plantea en la segunda estrofa, «a veces te quiero y otras me pones triste» (usa la palabra «blue»). La letra es eminentemente blues en su claridad casi infantil («sometimes I feel good, sometimes I feel used, lovin’ you darlin, makes me so confused»). La misma melodía busca imitar ese efecto de caída en ciertos puntos: cuando Alicia canta «i lovin’ you darling» o «just when I think«, la melodía suena levemente desarmonizada, como si cayera en picado, infiriendo a la composición un elemento de extrañeza y confusión.

- Publicidad -

Ante todo, ‘Fallin’ es una grandísima canción de amor, con un final góspel a la altura, y ha sobrevivido el paso del tiempo más que dignamente hasta acumular cientos y cientos de millones de reproducciones en las plataformas de streaming. Por eso sorprende la ausencia de revisiones que se ha hecho de ella en años posteriores: la persona más famosa que la ha versionado es Jordin Sparks. Quizá su coqueteo con el hip-hop suena algo añejo en 2021, quizá los violines de la israelí Miri Ben-Ari que aparecen al final de la canción no son los más apetecibles del mundo; o quizá es demasiado obvio que ‘Fallin’ es una especie de actualización de ‘It’s a Man’s, Man’s, Man’s World‘ de James Brown, con la que comparte acordes de piano y base rítmica de blues clásico. ¿Otra cosa en la que se parecen? Ambas son canciones de 10 sobre 10.

Lo más visto

No te pierdas