‘No, no vuelve’ de Dani Martín no, no revuelve

-

- Publicidad -

‘No, no vuelve’ de Dani Martín no, no revuelve

No vuelve, pero sí. O sí, pero no. A Dani Martín no le apetece volver al grupo que hoy solo podemos asociar con la España que podía elegir disfrazarse de pijo o de macarra, como explica Juan Sanguino en su sublime análisis de El Canto del Loco.

Pero sí le apetece volver a explotar el fenómeno, recuperar el repertorio 20 años después, repasar las canciones, hablar de ello. Por eso ha regrabado 10 temas de su repertorio en el grupo que le hizo famoso junto a una inédita, conformando todo esto lo que se considera su 5º disco de estudio. Una fantasía navideña próximamente en sus tiendas físicas que justifica así: «Durante 10 años tuve una banda que ahora es vuestra. Desde que ECDL terminó, muchas veces, me han preguntado cuándo íbamos a volver. La vida pasa; las personas elegimos, crecemos, somos felices también en otros lugares, pero no significa que no queramos mantener vivo un recuerdo que ha hecho nuestro camino y que nos ha traído hasta el presente. Por eso es precioso ordenar las fotos, elegir las mejores, hacer el collage que te hace sonreír y quedarte con lo bonito de lo vivido. El tiempo lo cura todo. Este es mi homenaje a aquellos años. A Chema, David, Iván, Jandro, Nigel y a todos aquellos que formasteis parte de mi ilusión, de aquella que nació en el salón de mis padres, EL CANTO DEL LOCO».

- Publicidad -

La canción inédita se llama de manera imaginativa -y no es ironía- ‘No, no vuelve’. Es tremendo baladón que hace temer que esas regrabaciones de 10 cortes escogidos de El Canto del Loco suenen demasiado invernales y retraídas. Dani Martín habla de manera muy emocionada de las «zapatillas» que solía usar. Justifica por qué «no vuelve, no» («Me cansé de oír mi nombre / Me aburrí del falso amor»). Reconoce una vez más su enfermizo complejo sobre el estatus social de su banda («Me arruiné con tanta pose»). Sitúa la acción en el salón de sus padres donde empezó su grupo cuando eran solo unos chavales. Termina recordándonos que lo importante es la canción, ¿pero cuán buena es la suya?

Hemos mejorado desde ’16 añitos, fiera’. Tampoco es que fuera muy difícil. ‘No, no vuelve’ es más adulta y eficaz: su clímax «no vuelve, ¡no!» es aplicable a cualquier cosa que anhelas que vuelva y no termina de hacerlo, como por ejemplo, digamos, El Canto del Loco o la vida sin mascarillas. Sin embargo, la gracia de este tipo de canciones biográficas de autoafirmación, de ‘My Way’ a ‘It’s My Life’ o últimamente la sublime ‘René’, es su independencia, y esta es más bien un pastiche de diferentes cosas. Comienza con una sucesión de acordes clavada a la de ‘Zombie’ de Cranberries (versión acústica), para después acercarse a los territorios emocionales de un Alejandro Sanz y terminar entregándose a una épica próxima a Queen, Coldplay o incluso la balada jevi. Es una canción muy meditada con visos de hit. Bien resuelta está, pero revolver, no revuelve.

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas