‘Ayer no termina nunca’, las crisis de Coixet

Por | 25 Abr 13, 16:13

Parte Isabel Coixet con una gran ventaja frente a esas malas críticas que, independientemente de que las merezca o no, va a tener simplemente por ser una de esas creadoras a las que se le tiene ganas incluso antes de ver su obra. Una ventaja, decíamos, que en realidad son dos, Javier Cámara y Candela Peña, pareja de actores cuya presencia, la única de todo el filme, ya valdría para justificar la existencia de esta película. Hay demasiado dolor en su retrato de pareja destrozada obligada a entenderse en un reencuentro forzado. Demasiada verdad en sus gestos, en su tono, en su trabajo. Sin embargo, o mejor dicho a pesar de todo, ‘Ayer no termina nunca’ se queda en un filme que es un casi sí pero al final nada.

Y es que es el medio lo que hace fallar a esta película. Coixet es directora de cine, lo sabemos, pero cuando te pasas las casi dos horas de película preguntándote si no sería una sala de teatro alternativo el lugar perfecto para contar lo que vemos en pantalla es que tenemos un problema.

No es que una película no pueda aguantar una historia centrada exclusivamente en dos personajes que hablan y hablan, pero todo queda tan artificial en pantalla, desde el tono escogido por Coixet a su puesta en escena, pasando por esos insertos en blanco y negro que cuentan lo que sus personajes piensan, que provoca rechazo. Qué diferente habría sido todo en teatro, un medio cuyo público acepta el pacto de ficción para creerse lo que ve en el escenario y convertir en natural lo artificioso. Por no hablar del puntazo que habría sido tener la posibilidad de ver en directo a Javier y Candela defendiendo este texto…

Pero las cosas son como son y así tenemos que aceptarlas para seguir viviendo, que es precisamente el fondo del argumento de la película, primera ciencia-ficción de la directora que se atreve a contarnos cómo será este país en 2017. Una España en la que Messi gana su décimo Balón de oro mientras los cementerios se convierten en casinos, los contenedores en supermercados, los coches en casas y los emigrados a Alemania en visitantes que miran a los que se quedaron por encima del hombro.

Escenario desolado y apocalíptico que Coixet utiliza para, a través de esta pareja, hablar de todas las crisis derivadas de la crisis con “C” mayúscula. Cine denuncia con amor imposible de fondo que emociona en el recuerdo pero que en el momento, en la butaca, da ganas de salir huyendo de la sala. Así de complicada está la cosa. 5,9

  • Anónimo

    Candela Peña o como hacer el ridículo en una gala.

  • AnaTema

    El ridículo, Anonimo, es pretender que en este país, con lo que está pasando, estemos calladitos; eso es ridículo, vergonzoso, y seguramente una actitud de lo más mamporrera.
    Bien dice Cándela; “si lo que dije en la gala, lo hubiera dicho en la carnicería, solo me hubieran escuchao tres personas”

    Cuantas lecciones democráticas de calle nos hacen falta aún en este país.

  • Vaya… De todas formas, habrá que verla.

  • tordo

    Lo que Candela dijo en la gala es un juego de niños al lado de la que nos viene, amigos !!! Y todavía hay quien pretende que apechuguemos como ovejitas, mirando como bobos la moderna vida de Mario y Alasko.
    Esto no quita que la peli de Coixet “huela” de lejos a truñaco.

  • vayatela

    Candela miente

  • Loova

    Ésta de la Coixet me da palo, pero me intriga la próxima, la que acaba de rodar en UK por el reparto de lo más peculiar en el que están actores como Jonathan Rhys Meyers, pasando por actrices como Claire Forlani, Geraldine Chaplin o la habitual en su cine Leonor Watling.. El título provisional es “Panda Eyes”.

  • Anónimo

    AnaTema o como dar lecciones democráticas de calle… sin saber hacer la “O” con un canuto (si no es para fumar).

    Si no “había mantas y agua”, ¿por qué no pidió “asilo” a su amiguete Javi Bardem? Ese que “da lecciones democráticas” y paga un kilo al día por poder parir un hijo en un hospital judío allende los mares, o fleta un avión para su panfletera y enjoyada mamá con todo tipo de medidas sanitario-hospitalarias.

    A ese, ridícula Candela, a ese, patética AnaTema.

  • Luttiakko

    Anónimo,por favor,en primer lugar no compares la hipocresía,y el cinismo de Bardem con Candela.
    Vale,que a lo mejor exageró con lo de las mantas y el agua,que no lo sé…pero lo que sí es cierto es que dentro de poco,al paso que vamos,tendremos que pagar por ello.
    La situación es para denunciarlo en cualquier sitio.
    ¿Hasta en una gala de cine?…SÍ!!!!!!!!!!!!

    Y más si la que lo denuncia,se trata de una currita del séptimo arte,que nada tiene que ver los pijoteros holliwoodienses.

    Y en segundo lugar no seas antisemita.
    O por lo menos no olvides que no es lo mismo el pueblo judio que el sionismo.

  • Moncho

    Coixet zZzZzZzZzZz…

Send this to a friend