Beck / Morning Phase

Por | 19 Feb 14, 10:43

morningphaseQue Beck no haya sacado un disco en seis años no significa que haya dejado de hacer cosas. Beck no para quieto. Esta frase, que fue un posible titular para un artículo de JENESAISPOP que nunca vio la luz, quería sintetizar lo que había estado haciendo el californiano en todo este tiempo tras ‘Modern Guilt’ (2008). Nos quedamos con una parte residual porque el resultado, de lo amplio que es, marea. En estos años Beck se ha encargado de producir ‘IRM’ de Charlotte Gainsbourg, dirigir un homenaje al ‘Glassworks’ de Phillip Glass (‘Rework’), crear un “club del disco” donde interpretar rarezas (Oak, de Alexander ‘Skip’ Spence) o no (The Velvet Underground, homónimo) de la música con amigos tan ilustres como Feist, Thurston Moore o Jeff Tweedy. En cualquier caso, también tuvo tiempo para sí mismo y se embarcó dentro de Song Reader, un ambicioso proyecto donde el músico liberó unas partituras para que cada cual las interpretara como quisiera.

Si unimos Song Reader con el homenaje a Phillip Glass, nos encontramos ante un hecho: en este tiempo Beck se ha interesado por llegar a un concepto más clásico de la música. También tiene que ver la implicación de David Campbell, su padre y figura muy importante en este álbum. ‘Morning Phase’ se abre con ‘Cycle’, canción que está muy relacionada con otras dos incluidas, ‘Wave’ y ‘Phase’. De estas tres, ‘Wave’ es la única con coros aunque todas tienen en común los arreglos orquestales compuestos por Campbell. Volvemos a la idea de lo clásico.

Otra de las razones por la que este ‘Morning Phase’ puede considerarse eso, un clásico desde el primer momento, es por la esencia de sus canciones. En este ‘Sea Change’ mejorado encontramos temas que parece que siempre hubieran estado ahí: ‘Heart Is A Drum’, ‘Say Goodbye’ e incluso el dramático single ‘Blue Moon’, que por supuesto crece dentro del tracklist, envejecerán tan bien como ‘Guess I’m Doing Fine’ o ‘Lost Cause’. Se decía de ‘Sea Change’ que iba a ser un fracaso. Acabó colándose en el Top 10 de ventas en Estados Unidos y fue disco de oro en este país como ‘Mutations’ o ‘Midnite Vultures’, considerándose además una pieza fundamental dentro de su carrera por su cambio de registro.

El carácter de ‘Morning Phase’ es similar al de su primo ‘Sea Change’: canciones sutiles en cuanto a la instrumentación, pero con un toque luminoso. Y lentas. El propio Beck afirma que ninguna pasa de los 60 beats por minuto y no se arrepiente de ello. Que sean lentas no significa que tengan que estar asociadas con la decadencia, pueden ir enlazadas a un momento particular como el del amanecer, –es el caso de ‘Morning Phase’- donde uno se va desperezando poco a poco. ‘Morning’, con un doble sentido sobre la esperanza de empezar de nuevo, o ‘Unforgiven’ forman parte de ese instante. ‘Turn Away’ funciona de banda sonora para un cowboy moderno y ‘Blackbird Chain’ podría encajar en lo último de Cass McCombs, quizá por el protagonismo del lap steel.

‘Morning Phase’ no es un disco apto para aquellos que piensen que no hubo vida más allá de los 90 para el autor de ‘Odelay’, pero sí una vuelta más que notable y esperada. En definitiva, deja claro el afán preciosista del músico californiano y se sitúa como un disco de madurez. Y además, podría ser sólo una cara del artista: de la otra, la bailable, también se esperan noticias pronto

Calificación: 8,3/10
Lo mejor: ‘Morning’, ‘Turn Away’, ‘Blue Moon’, ‘Blackbird Chain’
Te gustará si te gusta: ‘Sea Change’, Cass McCombs, Wilco, Radiohead
Escúchalo: NPR

Etiquetas:
  • torito

    Qué ganas de escucharlo, y, tratandose de Beck, de disfrutarlo !!!

  • Jesús

    ¿Por qué 8,3 y no 8,4 ó 8,2?

  • respuesta a Jesús

    En mi humilde opinión porque la autora de la crítica considera que merece más que el 8,2 pero menos que el 8,4, por lo que el 8,3 representaba su valoración del disco.

  • Hola @Jesús y @Respuesta a Jesús, valoro ‘Morning Phase’ con un 8,5 pero al ser un disco recomendado la opinión del resto de redactores también importa y esa es la mediaq obtenida.

    Saludos!

  • papo

    Seguro que la media no es 8´33345?

  • matmo

    “Morning Phase” es el disco más valioso de Beck en muchísimo tiempo. Retomar el decorado de brumas acústicas, pasajes melancólicos y trazado preciosista de “Sea Change” ha sido una jugada perfecta de un tipo que precisamente desde aquel disco de 2002 no había vuelto a volar tan alto. Yo creo que este es el registro adecuado para un artista de mediana edad como él (parece mentira que ya hayan pasado 20 años de “Loser”). Este delicioso banquete de hermosas armonías, acústicas, mandolinas, banjos esquivos, pinceladas de pedal steel y pianos cargados de eco es toda una bocanada de aire fresco y prueba que Beck aún puede ser relevante en el siglo XXI. ¿Cuántos compañeros generacionales pueden decir eso a estas alturas? Les dejo mis reflexiones más extensas sobre “Morning Phase” aquí, por si a alguno le interesa: http://elcadillacnegro.com/2014/02/20/morning-phase-el-nuevo-amanecer-de-beck/ .Un saludo.

  • Daniel

    Beck ni está ni se le espera.

    En mi opinión, el disco que ha crecido con el tiempo ha sido Mutations, una maravilla disfrazada de divertimento. El Sea Change me gustó mucho al principio pero al escucharlo recientemente me dejó bien frío.

  • Alan

    gran disco

  • Schröeder

    Han pasado años desde su publicación y, Dios mío, qué bien ha envejecido. Recuerdo en un principio haber estado completamente de acuerdo con esta reseña, pero luego fui descubriendo los matices de un disco valiente y sin igual.Supongo que habrá más que, como yo, piensa que es una obra maestra. Sin ruido, ha pasado a ser uno de mis discos favoritos de la Historia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR