Tórtel / La gran prueba

Por | 28 Feb 14, 13:58

tortel-lagranpruebaLa influencia de Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán se palpaba en el debut de Tórtel, ‘Lugar nuevo‘, y se mantiene cinco años después en su tercer disco a través de canciones como ‘No es mi culpa’. Esta y ‘Segundo intento de detener la historia’, con el mejor estribillo de esta colección de diez pistas, son aptas en su atemporalidad para cualquier persona seguidora del pop español en cualquiera de sus géneros y épocas. Sin embargo, el sonido del proyecto de Jorge Pérez se expande con la ayuda de músicos amigos y esa es su vertiente más interesante.

Mientras Jorge permanece como autor de todas las canciones, Cayo Bellvesser (Maderita, el recientemente ganador de un Goya Josh Rouse, Alondra Bentley) se ha encargado de los arreglos, y de grabar y mezclar este LP en el que han colaborado Pau Roca y Jordi Sapena de La Habitación Roja, Rauelsson y Xema Fuertes. La policromía de sus aportaciones es uno de los grandes pros de esta ‘Gran prueba’ en la que a veces los textos insisten en actitudes demasiado derrotistas: ¿cómo se puede comenzar un disco repitiendo “no es nada interesante hablar de mí”? Por suerte de fondo encontramos una festiva instrumentación, casi circense, llena de detalles que demuestra lo contrario, despertando gran curiosidad por lo que vendrá después.

Y lo que viene después no decepciona. En ‘La vieja escuela’, por ejemplo, hay un momento para los arreglos ambientales, coros como sacados de una producción chillwave, punteos de ex shoegazers y otras chucherías; y en ‘El rayo mortal’ unas curiosas voces corales casi en falsete animan un tema en el que el teclado es anecdótico; todo ello sin que se pierda la coherencia dentro del mismo disco, como si la gran cantidad de tonalidades que contemplamos en su portada sirviera como nexo de unión.

Los mejores momentos aparecen, no por casualidad, en la primera y última canción de la cara B del vinilo. ‘Queríamos más’ es un festín de influencias andinas que podría haber entonado Gepe, al que también podríamos asociar imágenes surrealistas como “olías a buen tiempo si eso puede ser”. La influencia tropical permanece en ‘El baile extraño’ (“somos salvajes que danzan girando junto a un fuego azul”), mientras ‘Tórtel estuvo aquí’ es el instrumental lounge. Como resumen perfecto de este disco rico en matices y misterio, llegamos al final con ‘Fantasmas’, donde una flauta ilustra muy bien ese inicio algo insano: “hay alguien dentro de mí que no soy yo hablándome, cambiando cada palabra de las que yo querría decir”. ¿Consideramos definitivamente conectadas ambas escenas, la chilena y la española?

Tórtel actúa este sábado 1 de marzo en el Café Berlín de Madrid, y el 8 de marzo en Lo Submarino de Rasquera, Tarragona, como parte del ciclo Girando por Salas. Más fechas, aquí.

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: ‘Segundo intento de detener la historia’, ‘Queríamos más’, ‘No es mi culpa’, ‘Fantasmas’
Te gustará si te gusta: Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán meets Gepe
Escúchalo: Deezer

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend