Sábado en Primavera Sound 2016: PJ Harvey impresiona, Sigur Rós no tanto

Por | 05 Jun 16, 12:38

pj harveyRepasamos la jornada de sábado en Primavera Sound 2016, con los platos fuertes de PJ Harvey, Brian Wilson, Deerhunter y Sigur Rós, que tocaron uno tras otro repartiéndose los escenarios principales, los de Heineken y H&M, así como los conciertos de Chairlfit, Los Chichos o Ty Segall, entre otros.

Como demuestra el reciente ‘Life of Pause’, Jack Tatum ya ha desechado del todo aquel shoegaze de los inicios de su proyecto Wild Nothing. Ha limpiado su sonido hacia guitarras más cristalinas, remitiendo de nuevo a los 80, pero no a los de My Bloody Valentine sino a los de Lloyd Cole & The Commotions u Orange Juice. Con una estupenda banda, Tatum lógicamente centró el repertorio en su último álbum (¿cómo es posible que obviara ‘Reichpop’, su canción más destacada?), si bien recuperó las preciosas ‘Shadow’ y ‘Nocturne’ del álbum que titula esta última y que no desentonaron para nada en un concierto encantador, perfecto para comenzar la tarde. Y es que, más allá del sonido que use en sus producciones, lo importante de Wild Nothing siempre fueron las canciones. Raúl Guillén.

De la tarde destaco dos actuaciones, la de Boredoms, que presentaron su rock dadaísta en el escenario Primavera, totalmente entregados y arrolladores, y U.S. Girls, cuya actuación tuvo sus más y sus menos. La cantante es un gusto adquirido, desde luego. Para quien no la conociera debió parecerle un cuadro verla cantar por encima de bases programadas como si estuviera en un karaoke, y lo cierto es que, más allá de eso, en los conciertos de Meghan Remy no hay mucha acción. Quizá su objetivo sea concentrarse en las letras, pero claro, naturalmente por aquí no se la entiende igual de bien que en América. En cualquier caso, Remy, ataviada con un mono beige y un pañuelo que cubría la totalidad de su cabello, presentó su recomendable último álbum, ‘Half Free’, con dignidad y sumergida en la interpretación de sus letras. ‘Damn That Valley’, ‘New Age Thriller’ y ‘Woman’s Work’ proporcionaron entretenimiento de calidad antes de los platos fuertes del cartel, aunque el público pareciera estar a otras cosas (“¿no sabéis bailar en España?”, preguntó Remy al público). Hacia el final de su show, la cantante protestó por haber acordado hacer publicidad a Adidas a cambio de un traje que nunca le llegó. “Deberíamos dejar de hacer cosas gratis para las grandes empresas”, indicó antes de detallar la dirección de su casa en Ontario, Canadá, “a ver si me llega el traje”. JB

Colas y carreras a primera hora de la tarde dieron su fruto: conseguí ticket para Bob Mould en el Hidden Stage. Él está en un estado de forma envidiable y, solo con la guitarra eléctrica, demostró un poderío abrumador. Las canciones las tenía perfectamente adaptadas para ese formato. Parecía que aún era más feliz de estar allí que nosotros, mientras nos arrollaba con su apisonadora. Las dos primeras en la frente: ‘Hoover Dam’ de Sugar y ‘Chartered Trips’ de Hüsker Dü, aunque le dedicó la misma energía y entrega a su nuevo disco ‘Patch the Sky’ y su obra en solitario. Pero claro, llega la traca final y tira a matar: ‘I Apologize’, ‘Hardly Getting Over It’ y ‘Makes No Sense At All’ de Hüsker Dü. Y encima tocó ‘If I Can’t Change Your Mind’. Sí, valió la pena correr. Mireia Pería

El show del californiano DâM Funk está a medio camino de ser un DJ-set y un directo. Damon Riddick domina el arte del funk suave y caliente, ya sea pinchando rarezas de R&B de los 80, introduciendo sus propias producciones y también demostrando que, aunque buena parte de su obra sea instrumental, es un consumado y elegante vocalista. Su voz hacía subir enteros una sesión que invitaba a bailar con cadencia dulce, mientras cantaba las canciones de su álbum del pasado año, ‘Invite The Light’. Si bien el momento más bonito llegó cuando invocó, a modo de homenaje, al maestro Prince: no solo le mencionó, sino que hizo sonar de forma consecutiva ‘D.M.S.R.’ y ’17 days’. La emoción de escuchar al Genio de Minneapolis sonando en el escenario Pitchfork frente al mar, en ese preciso instante, fue abrumadora. Raúl Guillén.

mypictr_380x225Cuesta asumir el hito que representa ver a Brian Wilson tocando ‘Pet Sounds’, la biblia del pop, frente a tus narices y en su orden original, pero ni siquiera el propio Wilson, sentado a su piano y derrochando un divertido sentido del humor, parece tomarse a sí mismo demasiado en serio. “Tengo un regalo para vosotros”, expresó Wilson inmediatamente antes de tocar la instrumental ‘Let’s Go for Awhile’. “Una canción… ¡sin voces!”, espetó. “¡Ni una!” Lo encantador de su personalidad acompañó la belleza atemporal de este disco, del que destacaron, como no podría ser de otra manera, el inicio con ‘Wouldn’t It Be Nice’, la melancolía de ‘Don’t Talk (Put Your Hand On My Shoulders)’ o la grandeza de una ‘God Only Knows’ que, hilarantemente, sonó mientras un globo de Dora la Exploradora volaba por el cielo hacia el infinito. Dios sabe dónde andará ese globo ahora.

Pero ‘Pet Sounds’ dura cerca de media hora. ¿Cómo hacer uso del tiempo sobrante? Tocando los clásicos. No creo que el propio Wilson conciba un concierto suyo sin que suenen ‘Good Vibrations’, ‘Surfer Girl’ o ‘Surfin’ in the USA’, como tampoco creo que lo conciba su público, que se sabe los giros melódicos de Wilson de memoria, casi más que las letras. También cayeron ‘Help Me, Rhonda’ y mi canción favorita de The Beach Boys, ‘Don’t Worry Baby’. Francamente, no se pudo pedir nada más de este concierto. JB

mypictr_380x225 (1)Como todo el mundo, Bradford Cox tenía ganas ayer de ver a PJ Harvey. “No la veo desde 1995”, aseguró. Pero ahora era su momento, el de Deerhunter, que actuó en el escenario H&M como lo hiciera hace dos días Tame Impala o después lo haría Sigur Rós, lo que nos da una idea de la dimensión de su popularidad (un poco como pasó con Beirut, que también actuó en H&M). El grupo presentó ‘Fading Frontier’, del que recuperó los hits, esto es, ‘Breaker’, ‘Living My Life’ en una curiosa versión disco, y la exuberante ‘Snakeskin’, así como una ‘Duplex Planet’ que sonó incluso mejor que en el álbum. El setlist fue bueno, no faltaron ni ‘Agoraphobia’ ni ‘Desire Lines’ ni ‘Helicopter’, si bien un poco raro por momentos (de ‘Monomania’ no sonaron precisamente las mejores canciones… ¿qué fue de ‘Back to the Middle’?). Por cierto, Cox tuvo el detalle de elogiar el festival, del que destacó la “integridad que ha mantenido a lo largo de los años”. Con bandas como la suya programadas en su cartel, normal. JB

Aunque era evidente que había parte del público que iba con más ganas de mofarse de Los Chichos que de disfrutar de ellos con honestidad, lo cierto es que estoy bastante seguro de que, con su actitud campechana y su colección de hits (en un set tan corto, que diría que prolongaron echándole morro al asunto), lograron ganarse a absolutamente todo el que congregaron. Con cero pose y artificio y una banda joven y muy poblada, fueron desgranando unos míticos ‘Ilusiones’, ‘Amor de compra y venta’, ‘Mujer Cruel’, ‘Ni tú, ni yo’, ‘Amor y ruleta’, ‘Quiero ser libre’ o ‘El vaquilla’, dignificando la rumba-funk que abanderaron a finales de los 70 y primeros 80. Los hermanos Emilio y Julio González Gabarre, apoyados sobre todo en Emilio González Jr., hicieron olvidar que el sonido no era perfecto y que sus capacidades interpretativas no son ya las de antes dada su avanzada edad y su antiguo tren de vida. Tienen más tablas que todo el resto del festival junto, y supieron embaucar al personal con encanto y gracia, haciéndonos empatizar con sus historias de celos, presidio, tríos amorosos y niños que lloran a su mama (sic). El ‘Ni más ni menos’ final es ya, sin duda, historia del pop español y, por supuesto, de este festival. Raúl Guillén

Manel fue el único grupo nacional en tocar en uno de los escenarios grandes. Y, como luego los Chichos, fue uno de esos conciertos en que no se detectaba presencia extranjera (al menos en mi zona). Lo que sí se veía, en las primeras filas, era un montón de gente con ganazas de cantar los temas de ‘Jo Competeixo’. A pesar de un inicio un tanto accidentado (el sintetizador de Martí no sonaba), completaron un set centrado en su último disco. Y sonaron eléctricos y contundentes, desde la primera, ‘Les Cosines’. Como grandes momentos, el discurso loco de ‘Jo Competeixo’, la celebración de ‘La serotonina’ o las concesiones a la obra anterior, recibidas como clásicos: alegría desatada en ‘Boomerang’, ‘Ai Dolors’ y el final más eufórico y enérgico posible, con ‘Benvolgut’, ‘Teresa Rampell’ y ‘Sabotatge’. Mireia Pería

Captura de pantalla 2016-06-05 a las 13.48.14PJ Harvey no hace esperar a su público y aparece en el escenario Heineken, saxofón en mano, junto a su banda como una integrante más. Acompañan su llegada unos ritmos de marcha militar, los de ‘Chain of Keys’, que disponen el ambiente perfecto para el concierto de la inglesa, solemne pero entretenido. Harvey presenta ‘The Hope Six Demolition Project’ apoyada por un sonido inmejorable (por lo menos, desde mi zona) y metida en papel, sin apenas esbozar sonrisa, para transmitir la oscuridad de sus letras en crítica a la incompetencia del gobierno, la guerra o el capitalismo voraz. Son himnos los que sonaron anoche, no solo canciones, pero algunos destacaron más que otros, concretamente los pertenecientes a su anterior disco, ‘Let England Shake’, del que Harvey recuperó solo tres temas, ‘Let England Shake’, ‘The Words that Maketh Murder’ y ‘The Glorious Land’. Estas tres canciones deslumbraron frente a las nuevas, por muy común que suene decirlo, y eso que solo fueron tres. Mientras, a mi espalda había quien pedía clásicos. Sonaron ’50 ft Queenie’, desbordante de energía, y las escalofriantes ‘Down By the Water’ y ‘To Bring You My Love’, pero mi momento favorito, quizá de todo el concierto, fue ‘When Under Ether’, que sonó acompañada, no de un piano, sino de una cruda guitarra eléctrica. Un precioso momento de especial belleza e intimismo entre tanta espectacularidad. ¿Para cuándo una gira acústica, Polly? JB

mypictr_380x225 (2)El de Chairlift fue un bolo prácticamente perfecto; por ubicación (el escenario Pitchfork), sonido diáfano, repertorio… y cantante. Caroline Polacheck ha sido la mejor front-woman del festival (aparte de clásicos de solvencia contrastada como Brett Anderson o PJ Harvey). De blanco, elegante y, a la vez, cálida y cercana. Una voz maravillosa y una ejecución entregada, ágil y expresiva, que otorgaron una nueva dimensión -más física- a su música, con un ojo puesto en los ochenta más sofisticados (Sade o Prefab Sprout) y otro en la pista de baile. Les acompañaba un batería y un saxo que además ayudaba a dar a sus temas una adecuada atmósfera de exquisitez y los propulsó desde el principio, nada más empezar con ‘Look Up’. A eso hay que sumarle un ‘Romeo’ que ganó aún más enteros, un público entregadísimo que jaleó temas como la pretérita ‘Bruises’, hasta cerrar con un ‘Ch-Ching’, recibido como el gran hit que es. Mireia Pería

Quedó claro que, aunque de momento no haya noticias de nuevo disco, los islandeses Sigur Rós no han estado tampoco parados o expectantes. Por el momento, han dispuesto un espectáculo visual alucinante para este nuevo tour europeo que ayer comenzaba con su concierto en Primavera Sound. El trío islandés se apoya en un intrincado montaje visual con infinidad de recursos y alternativas que les permite disponer de una ambientación para cada canción, dejando casi en todo momento estupefacto. Sólo por eso vale la pena presenciar, al menos, parte de su show. En el plano musical, seleccionan algunas perlas de todos sus álbumes, desde una ‘Starálfur’ de la que osaron deshacerse a la segunda de cambio a una ‘Untitled #8 (Popplagið)’ con la que cerraron. Sigur Rós se esmeran por ir construyendo sólidas estructuras musicales, análogas a las que soportan la iluminación de escena, que en ocasiones explotan en mil pedazos y, en otras, se sostienen elevadas para desaparecer. En ese trance, el público asistía interesado, pero a menudo ese desarrollo de las canciones se demoraba y hacía perder interés. Por una parte, aunque en formato trío de bajo, batería y guitarra (con el consabido uso del arco de cuerdas de Jónsi) suenen rocosos, quizá la hora y media de concierto acabe resultando excesivamente plana de recursos. Por otra, la inclusión de cortes tan celebrados como ‘Hoppípolla’ o singulares como ‘Gobbledigook’ hubiera permitido contar con cierto dinamismo. Al contrario, su selección se hizo monótona, como de un solo registro, y creo que acabó pesando en el interés del show a medida que pasaban los minutos, dejando que lo más excitante fuera ver el siguiente truco de iluminación. Raúl Guillén

mypictr_380x225 (3)Los cincuenta minutos de Julia Holter se me hicieron escasísimos. Claro que, con su talento y esas canciones, ¿cómo no se iba a hacer corto? Parapetada tras su teclado, jugueteando con un pañuelo rebelde que no hacía más que caerse de sus hombros, Julia estaba acompañada de una violinista que le hacía los coros (a la que se le oía bajo, aunque sospecho que fue deliberado), un contrabajo y la presencia, durante media actuación, del saxofonista de Chairlift. Un concierto la mar de sencillo, pero de puro deleite desde que abrió con ‘Silhouette’. Las canciones de ‘Have You In My Wilderness’ son las más accesibles de su carrera (‘Feel You’ alcanzó altura de mini-hit esa noche), pero también brilló esa pequeña locura barroca que es ‘In the Green Wild’. Y para rematar, un cierre con un ‘Sea Calls Me Home’ tan estratosférico que, por mí, lo podría haber estado repitiendo en bucle toda la noche. Mireia Pería

Lo de Ty Segall & The Muggers es de esas cosas que, a los que llevamos ya más de una década repitiendo en este festival, nos recuerdan por qué volvemos sin pensarlo mucho, año a año. El californiano, enfundado en un mono azul y con su típica y terrorífica máscara en ristre, arrasó a todos los niveles el escenario Primavera, sobre todo en cuanto a carisma. Respaldado por los espectaculares Muggers, que no olvidemos que incluyen en sus filas a ilustres como Mikal Cronin o King Tuff, su show es una apisonadora de rockandroll con algún ramalazo soul y no wave. Una especie de versión contemporánea de lo que en su día fueron los Stooges que enardeció a las primeras filas, que se dedicaron al pogo salvaje y duro, y dejó boquiabiertas a todas las demás. De tanto enardecer y lanzarse a su público, en uno de esos trances, un chico que bailaba en las primeras filas robó el micro de Ty y comenzó a usarlo con alaridos que, fueron tan del gusto del público y del propio grupo, que Segall acabó cediendo su puesto en escena al joven Mani (así se presentó), hasta que decidió regresar desde la primera fila donde observaba atento y rematar con ‘Finger’. Divertido a rabiar. Brutal. Inolvidable. Raúl Guillén

A altas horas de la noche, nada mejor que un concierto de Moderat para despejar cuerpo y alma. No fue difícil anoche dejarse llevar por las sísmicas producciones del dúo, que presentó su tercer disco y desplegó su artillería pesada apoyado por un sonido implacable, absolutamente espectacular, que nos hizo olvidar que el grupo actuaba al aire libre. Inmediatamente después a su actuación, Pantha du Prince presentaba su último disco, ‘The Triad’, en el escenario Ray Ban. Más bailoteo con el que muchas y muchos dieron terminada la noche y, por lo tanto, la temporada de Primavera Sound. Como siempre, qué bien se lo monta el festival para cerrar a lo grande… JB

Fotos: Eric Pàmies (Brian Wilson, Deerhunter, PJ Harvey), Dani Cantó (Chairlift), Xarlene (Julia Holter)

  • WilhelmScream

    PJ Harvey esruvo impresionante, solo por ella ya valió la pena la jornada del sábado.. Y cómo crecieron en directo las canciones del último álbum!

  • o o o

    La persona que ha escrito este artículo no tiene ni idea de música ni de lo que dice… Sigur Ros fue lo mejor del festival. Simplemente impresionante. Nunca se vió a tanta gente hiznotizada por tres personas. Los desmayos se dispararon. Un espectáculo increible que fue otro nivel, para gustos exquisitos. No entendible para gente banal. Sigur Ros aniquiló a Radiohead en cada gesto.

  • Warp

    “Y lo cierto es que, más allá de esto, lo cierto es que…”

    Dejad de escribir con resaca, por favor.

  • Zexion

    Sigur Rós fue increíble, de los que más me gustaron en todo el festival.

  • LiliMonster

    El único/a que sabes aquí de música eres tú

  • Hipstericoperdido

    Me encanta leer las opiniones sobre los artículos para descojonarme con las declaraciones de cuñadismo del tipo “no tienes ni puta idea”, o las del tipo “qué mal escribes”. A todo esto, mal que me pese, no puedo estar de acuerdo con la buena crítica del concierto de Brian Wilson, pero comprendo esa actitud. Yo tampoco podría hablar mal del creador de esas joyas que sonaron, aunque sonaran de esa forma.

  • EmeErre

    Moderat son 3.

  • RVN

    ¿Sonó mal? Ya se sabe que Brian está muy cascado pero tiene muy buena banda.

  • PongoLove

    He visto a PJ ayer en París (en el We love Green), por lo que veo hizo casi el mismo setlist, y me quedo con exactamente la misma sensación. Ella, diosa absoluta. El último album, mejor en disco que en directo. El previo, suntuoso. Y luego, por supuesto, los hits atemporales. La PJ ha provocado más de una erección cantando “To bring you my love” en plan #femalepower total. “Down by the water” una delicia absoluta.

  • Raúl Beach

    Sigur Ros el mejor concierto del festival sin duda. Han demostrado saber darle una vuelta a las canciones antiguas para la version de “3 solos en el escenario y me lo como to” sonando aún más potentes si cabe. Show impactante y como ningún otro en el festival y sonido perfecto y potente, cosa que le falto al de Radiohead que por momentos pensaba que Tom Yorke se había dormido. Ah por cierto, Moderat son 3

  • Schröeder

    Lo malo de estos festivales es que para ver a la Holter tienes que soportar todo lo demás. Mmm.

  • Galo

    Totalmente de acuerdo en lo de Chairlift, un gran concierto y que confirma a su cantante Caroline como una de las mejores frontwomans de esta edición. Pero no hablar del conciertazo que se marcaron Parquet Courts es de delito, se comieron el escenario Pitchfork y se engullieron a todos los que estabamos allí. Grandísimo grupo y para ver en directo más.
    Roosevelt estuvieron también muy bien y me sorprendieron.
    Gran edicion la de este año y Pitchfork mostrándonos grupos de calidad. Gran verano musical nos espera con los nuevos lanzamientos y lo que nos ha dejado el Primavera Sound 2016.

  • Jon

    Cass McCombs muy bien, para lo poco que duró su bolo.
    Bob Mould lo bordó, por fin pude verlo en vivo. Potencia y temazos.
    Brian Wilson y su banda me emocionaron, por lo historico del momento.Es verdad que Brian está cascadísimo, no podía seguir ni el ritmo las letras, pero me dio igual.
    PJ Harvey: la primera vez que la veo en vivo, y fue casi orgásmico. Mi diosa de hielo. Divina. Genial la entrada a escena en plan cortejo funebre. Unicamente se dirigió al publico para presentar a su magnífica banda y fue un gran momento.
    Sigur Ros: los ví un rato, magnifica puesta en escena, pero su musica me cansa un poco.
    Julia Holter: la prima americana de los Cocteau Twins (es broma) me parecio una absoluta delicia, me la llevaba a casa pero ya. Creando emociones con sus canciones a base de cambios de voz.
    Ty Segall & The Muggers: pese a mi cansancio, no podia perderme al talentoso niiño rockero californiano, nos ofercieron una actuacion brutal, con un Segall haciendo stagediving la mitad del set, una banda colosal y el publico enloquecido.55 minutos cortísimos.

  • FerO

    Me duele admitir esto pero por más que ame a Radiohead, para mí Sigur Ròs fue lo mejor del festival, lo que me tomó por sorpresa porque no esperaba tanta majestuosidad de su show.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend