Michael Kiwanuka / Love & Hate

Por | 21 Jul 16, 16:12

michael_kiwanukaLos cuatro años que han pasado desde la edición del álbum debut de Michael Kiwanuka, ‘Home Again’, no han hecho mella en el músico, ganador del BBC Sound of 2012, y su nuevo disco, ‘Love & Hate’, se postula esta semana como el nuevo top 1 en ventas en Reino Unido. Esto se debe en parte al apoyo de Adele, que tuiteaba el sencillo principal del disco, ‘Black Man in a White World’, el pasado 30 de marzo a sus casi 28 millones de seguidores, pero también a las espléndidas críticas que está recibiendo el álbum, que ya lo consideran un clásico de nuestros tiempos, merecidamente.

‘Love & Hate’ es un disco sobre alienación y conflictos de amor, sin apenas menciones religiosas pese a que Kiwanuka es católico reconocido, pero también un estudio sobre la historia de la música afroamericana a través de un enfoque retrospectivo y lo-fi que no olvida la modernidad. Ali Farka Touré decía que la música americana “no era sino africana” y canciones como ‘Black Man in a White World’ y ‘Place I Belong’ corroboran esta apreciación con sus arreglos puramente blues y la voz de Kiwanuka, que es de origen ugandés y presume de un lamento roto que emociona con personalidad y naturalidad, pero la labor a la producción en el largo de Danger Mouse (Red Hot Chilli Peppers, Adele, The Black Keys) y el productor londinense INFLO mantienen ‘Love & Hate’ adherido a nuestros tiempos.

En contraposición a ‘Home Again’, las nuevas canciones de Kiwanuka siguen siendo introspectivas pero no así su realización, mucho más ambiciosa. Kiwanuka y compañía abren en ‘Love & Hate’ una exuberante panorámica de cuerdas, pianos, coros celestiales, guitarras líquidas y metales al servicio de las melodías de R&B y soul clásico de Bill Withers, Otis y compañía que es tan emotiva como intrincada. El primer sencillo del álbum, ‘Black Man in a White World’, es un eufórico blues minero con palmas, infecciosos ritmos funk que atrapan a la primera y un juego de melodías vocales espectacular que evoca emocionantes imágenes de unión y alegría frente a un mundo hostil. La irrupción de su primer estribillo, así como ese coro masculino que emerge efectivamente como de una mina a partir del minuto 3.06, valen su peso en oro. Es, probablemente, la canción del año.

‘Black Man in a White World’ también es una canción importante en el 2016 post-‘Black Lives Matter’ que vivimos; sin embargo, por estilo no tiene demasiada continuidad en un disco donde priman las baladas dramáticas tipo la mencionada ‘Place I Belong’. Kiwanuka dice que va sobre juventud en Londres ajeno a la cultura de sus padres y a la cultura afroamericana en general -él, de adolescente, era más fan de Oasis- pero su letra sobre un “hombre negro en un mundo blanco” (“ya no tengo nada por lo que rezar / ya no tenga que decir / no me importa quién soy / no me importa quién seas”) emociona más allá de sus reflexiones personales. Es un himno universal. No soy muy fan de su versión acelerada en directo, pero ese es otro tema.

Donde ‘Black Man in a White World’ emociona desde una alegría contradictoria, el resto de ‘Love & Hate’ lo hace desde el drama. Kiwanuka sabe cómo hacer una canción para llorar a moco tendido. El tema que titula el disco es un polvoriento baladón de soul-rock majestuoso con cuerdas, coros y un solo de guitarra eléctrica que toca su cumbre hacia la mitad de sus 7 minutos. “No más vergüenza, pena y miseria”, lamenta Kiwanuka. En ‘Father’s Child’, un orgánico número de R&B con bajos funky, hay otro clímax con cuerdas más comedido pero igual de emotivo y cinematográfico. Es una de las canciones más complejas del álbum en cuanto a composición: el modo en que emergen o desaparecen las cuerdas o los coros en algunos puntos es sencillamente escalofriante.

Las letras de Kiwanuka son simples, sin embargo, nunca resultan demasiado obvias ni siquiera en las canciones del disco que hablan sobre la soledad, como ‘Cold Little Heart’, un quejido de 10 minutos (precedido por una intro de 4 que edifica magistralmente la atmósfera del álbum desde el segundo 1) cuya espectacularidad contrasta brillantemente con la sencillez de su texto, en la que Kiwanuka canta sobre corazones que sangran y sobre no soportarse a sí mismo. En ‘I’ll Never Love’ el músico lamenta que “nunca amaré a nadie / hago el amor solo por una noche” antes de concluir, poéticamente, que “la canción de la angustia será mi novia a la luz de la luna”. El crepuscular arreglo de esta preciosa canción refleja el sentimiento descrito de manera muy vívida.

El éxito global del álbum es que es variado sin ser incoherente. Hay espacio para el funk ligero fusionado en Motown (‘One More Night’) y para la sensualidad de Marvin Gaye (‘The Final Frame’), mientras la penumbra y el abatimiento de ‘Falling’, que gira las tornas de ‘Cold Little Heart’ (“siempre supe que me decepcionarías”, canta Kiwanuka, “soy un hombre que pertenece a la soledad / déjame, deja mi cabeza en paz / mira lo que me has hecho”) pueden recordar a la Amy Winehouse más oscura. La espectacular balada ‘Rule the World’, por su parte, proyecta la confusión retratada en su letra de manera hermosa combinando coros góspel con ritmos africanos y guitarras. En el disco hay de todo y todo está bien pensado, bien atado y bien ejecutado.

Varios años antes de empezar a escribir ‘Love & Hate’, Kiwanuka se encontró a sí mismo en medio de una sesión de composición con Kanye West. El músico trabajaba en ‘Yeezus’ e invitó a Kiwanuka al estudio tras escuchar una de sus primeras canciones. “Ni siquiera sé por qué [Kanye] me quería allí”, ha apuntado. Estaba absolutamente perdido. Me sentía estúpido con mi guitarra acústica sentado entre esos raperos y productores. [Kanye] no me dijo lo que quería de mí, simplemente dijo “haz lo tuyo y me valdrá”. No creo que me tragase eso”. Poco después, Kiwanuka no se sentía suficientemente seguro de sí mismo para seguir en la música. Sin embargo, ‘Love & Hate’ demuestra que, con o sin Kanye, había en él un gran disco y que solo tenía que hallarlo. Ha tardado, pero este es de esos discos que se quedan para siempre.

Michael Kiwanuka actúa el 16 de noviembre en Barcelona y el 17 de noviembre en Madrid.

Calificación: 9/10
Lo mejor: ‘Cold Little Heart’, ‘Black Man in a White World’, ‘Love & Hate’, ‘Rule the World’
Te gustará si te gusta: tanto Bill Withers como Amy Winehouse, tanto Aretha Franklin como D’Angelo
Escúchalo: Spotify
Cómpralo: Amazon

Etiquetas:
  • The Minute Waltz

    Discazo, sin duda. Pone los pelos de punta.

  • Mauricio Mogro

    Es un disco que te llama a escucharlo con cigarrillo en mano, hay que agradecer los clímax dados por los coros, las cuerdas, la voz de Michael, o una combinación de todos ellos que te hacen decir “que delicia de disco” y a esos diversos puntos donde el disco te deja helado y te da directo en los lacrimales. A parte de las 4 obras maestras que señala el articulo, destacaría también “One more night” que tiene un toque de “You Know I’m No Good” de Amy, y “I’ll never love” que siendo lo más simple de todo el album es una canción que te hace tener ganas de llorar desde el primer momento en que la escuchas.

  • thegreatwarrior

    se ve prometedor, habra que escucharlo..

  • J.E.

    Llorar a mares con ‘Cold Little Heart’.

  • No. Never.

    Pensé que era horrible cuando escuché una canción que pusisteis aquí de el hace unos meses (Que sigue sin gustarme) y pensé que el disco sería una chusta. Pero no, es bastante bueno el disco. De hecho me recuerda a Benjamin Clementine. Merece la pena escucharlo.

  • Licia5

    Wow!! por fin tuve tiempo de escucharlo, un disco hermoso sin duda, mi favorita fue la segunda mitad sobre todo me gustaron las canciones “Love & Hate”, “One More Night” y “The Final Frame”

  • Dumblonde/Forever BØY

    Tiene muy buena pinta… voy a escucharlo y si me gusta lo compro

  • Monkey477

    Excelente disco, me recuerda al Soul/Blues melancolico de Otis Redding.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR