Joaquín Sabina / Lo niego todo

Por | 01 Abr 17, 10:19

sabinaniegotodoSabina ha saltado a la palestra durante las últimas semanas por tres motivos: uno bueno, otro malo y el tercero regular. El bueno es haberse posicionado en contra de las webs de reventa de entradas . El malo, la polémica en torno al machismo de sus letras. El regular es este disco.

Imagino que sus fans estarán contentos de tenerlo de vuelta con material nuevo pero, lamentablemente, el Sabina personaje ha fagocitado una vez más al Sabina cantautor. Música y letras remiten al tópico sabinero más manido. ‘Lo niego todo’ ni siquiera posee el encanto del reencuentro, porque no suena a reencuentro, sino a cliché. Es cierto que su música nunca ha sido imaginativa; Sabina ha transitado unos caminos muy trillados de hard-rock-blues, con pinceladas latinas y guiños a Serrat, Dylan y Cohen. Pero todo ello cultivado con particular gracejo. Nos pueden gustar más o menos sus versos canallas, podemos deplorar el punto misógino que se gasta, pero hay que reconocerle su carácter único, su cancionero personalísimo y repleto de himnos, que le han convertido en objeto de masiva adoración. Pero de todo aquello que lo encumbró apenas resiste nada… salvo la misoginia y su característica garganta de lija, cada vez más desgastada; ni temas señeros ni frases memorables. Aún nos queda Olga Román, imprescindible, tratando de salvar los muebles en casi cada canción. Tarea en vano. Se suponía que la producción de Leiva debería haber refrescado a Sabina. O que la participación de Benjamín Prado en la escritura de las letras tendría que haberles dado nuevo brillo. Pero nones. Desde ’19 días y 500 noches’ el bardo de Úbeda está en caída libre.

Y el disco no arranca mal, ojo. ‘Quien más quien menos’ es un blues con vocación polvorienta, hermosos punteos a lo Ry Cooder e inusitados coros infantiles, aunque en la letra ya aparezca algún elemento chirriante. ‘No tan deprisa’, homenaje a JJ Cale, es otro blues bastante majo, entre lo trotón y lo melancólico, lo mejor del conjunto, aunque la gloria haya que atribuírsela a Ariel Rot. A partir de aquí, la cuesta abajo. ‘Lo niego todo’, supuesto baladón a piano, es esa típica letra en que Sabina medio se dedica a la autohagiografía, medio se confiesa, enumerando todo eso-que-no-es (Dylan seguro que no). Ya la hemos escuchado antes… y mucho mejor: ‘A mis cuarenta y diez’ o ‘Tan joven y tan viejo’. ‘Postdata’ es una melodía farragosa, a pesar de ese aire alegre de ranchera, que narra opuestos en una pareja liquidada y ahonda en la leyenda del Sabina truhán-pero-sensible. ‘Leningrado’ marca una nueva sima al relatar otra relación finiquitada, con excusa rusa y nula chispa, imitando esta vez a los Beatles circa ‘Abbey Road’; temáticas calcadas a las de ‘19 días y 500 noches’ o ‘Con dos camas vacías’, sólo que aquí no se encuentra ni por casualidad ese estupendo equilibrio entre chulería y romanticismo arrastrado del que solía hacer gala.

Pero aún hay más; ripios ensuciando los momentos en que se trata de remontar el vuelo, como ese “Camarero, ponme un par de Dry Martínez” en ‘Canción de Primavera’, una aportación de Pablo Milanés, que otorga algo de clase y belleza. ‘¿Qué estoy haciendo aquí?’, un inusual reggae (inusual para Sabina, porque como reggae es canónico), luce un estribillo que se engancha cosa mala (punto positivo) para explicar una insustancial historia en plan ‘Vidas cruzadas’, rematada con el canturreo de ‘No Woman No Cry’, no sea que alguien se despiste y no se dé cuenta de que esto es –efectivamente- un reggae. Pero el punto más bajo es ‘Churumbelas’, una especie de ¿homenaje? a artistas gitanos que da vergüenza ajena. Del desastre se salva ‘Por delicadeza’, la balada a dúo con Leiva que cierra el disco, que es la que la única que transmite algo de emoción creíble.

Mis expectativas no estaban demasiado altas, confieso. Obviamente, a estas alturas no iba a pedir a Sabina un álbum rompedor, ni esperaba que retornara siquiera brevemente al fulgor de los noventa. Pero sí que le exigía algo más que esta retahíla de topicazos, melodías inanes y cháchara insulsa. Vana esperanza.

Calificación: 4/10
Lo mejor: ‘No tan deprisa (homenaje a JJ Cale)’, ‘Por delicadeza’
Te gustará si: eres fan irredento de Sabina.
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:
  • MARDEBERING

    Leiva I “el pretencioso” de productor????? nooooooooooooooo¡¡¡

  • Charlie

    Lo escuchare, de todos modos soy fan de Sabina, así que creo que me gustara.

  • Anchored

    Igual si dejara de fumar le dejarían entrar, que se está helando.

  • Miguel Perez Nuñez

    Super fan de sabina y concuerdo con esto aunque lamentablemente me duela en el alma admitirlo GRAN DECEPCION es mas el disco inventario que el tanto odio es mucho más que este

  • Ene

    Olga Román no participa en este disco, lleva años sin estar presente en discos de Sabina. Es Mara Barros la actual corista.

  • xabier

    Con que sea la mitad de asqueroso que esa portada…….
    Menuda caricatura está hecho (desde hace tiempo).

  • Mariano Stoppani

    Olga Roman si participa del disco, Mara los hara en vivo…

  • Ding Dong

    Mara Barros popstar!

  • Tristan

    El último disco decente de Sabina fue “Tiramisu de Limón”.

  • Warp

    Fucsia. El fondo es fucsia…

  • Esteban Martínez

    Es un buen disco, el mejor desde 19 días y 500 noches, aunque claro… la vara no estaba muy arriba. Con todo, es un buen disco, al menos la mitad de los temas funcionan muy bien. Un 6/10 para mi.

Playlist del mes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR