Syd / Fin

Por | 15 Abr 17, 20:37

sydfinalbumTiene solo 24 años, pero la norteamericana Sydney Bennett, conocida como Syd, no es una recién llegada en la escena hip hop, el neo soul y el R&B. En la formación The Internet ya cosechó en par de éxitos, como ‘Girl’ y ‘Special Affair’, aparecía en el disco de KAYTRANADA y además ha estado involucrada en el colectivo Odd Future al que también pertenece Frank Ocean y capitanea Tyler, The Creator, asentando sus bases en el rap, el punk y el skater.

Mucho ha llovido desde finales de los 90 e inicios de los 2000, años en los que ubicamos el sonido de ‘Fin’ en una primera escucha. Numerosas fueron por aquellas fechas las producciones de éxito de un Timbaland que convertía en oro casi todo lo que pasaba por sus manos, aumentando cachés y ventas o creando expectación con cada lanzamiento con grandes que poco tenían que ver entre sí como Nelly Furtado, Shakira o Björk, que trabajó con él en 2007. Aunque mucho antes de ese boom de mitad de los 2000, las icónicas líneas de bajo con sonidos entrecortados y distintivos de Timbaland ya se habían exhibido en grabaciones de Missy Elliott o Destiny’s Child. No es necesario cerrar los ojos para, al escuchar ‘Know’ o ‘Body’ de Syd de este primer álbum, volver a estar envuelto en ese paraíso de sutilezas con que Aaliyah nos dejó marcados para siempre, junto al que fuera el productor del momento.

Pero lo que ha hecho Bennett en ‘Fin’ no es solo recurrir a la nostalgia. Otros de los artistas que vienen a la mente en cuanto a bases, ritmos zigzagueantes y percusiones, son algunos tan distantes entre sí en el tiempo como Portishead y FKA twigs. En ‘All About Me’, con una mera pincelada, se juega esa baza de atmósfera adictiva y estimulante, como sucede con las incorporaciones vocales distorsionadas a fuerza de reverberación en ‘Got Her Own’, generando un patrón rítmico que sugiere imágenes muy sensuales. Todo lo que vemos de Syd en este debut es -para bien- una sacudida de alusiones, como ocurre también con ‘Smile More’ y su tono de voz suave: es imposible no hermanarla con Erykah Badu.

Si en cuanto a sonido predomina la sutileza, en las letras, Sydney es más contundente. Sin llegar a enarbolar banderas sobre discriminación sexual (es abiertamente lesbiana), como sucede con el cacareado caso de Frank Ocean, tampoco se anda por las ramas. No hay lugar para la dispersión o a la ambigüedad, y así, expone sus debilidades y su amor por su chica en ‘Insecurities’, se muestra protectora con los suyos en la mencionada ‘All About Me’, y saca su lado más salvaje y sexual en ‘Drown in It’, ‘Dollar Bills’ y ‘Body’. Una ración con doble interés entre lo lírico y lo musical, que debería estar alcanzando la gloria comercial por su valentía y accesibilidad.

Calificación: 8/10
Lo mejor: ‘Shake Em Off’, ‘Know’, ‘Got Her Own’, ‘All About Me’ y ‘Body’.
Te gustará si te gusta: recordar a Aaliyah, las producciones de Janet Jackson, un Frank Ocean menos ambicioso.
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend