Camila Cabello se prepara para dar el salto a arenas y pabellones en su primera gira en solitario

Por | 28 Jun 18, 7:52

Camila Cabello actuaba anoche en el WiZink Center de Madrid en formato “The Ring”, con capacidad para 5.000 personas, con las entradas agotadas con 3 meses de antelación. Lo mismo sucedía durante la noche del martes en un lugar muy similar, el Sant Jordi Club de Barcelona. En ambos casos, sobre todo en Madrid, donde de hecho hablamos exactamente del mismo recinto, cabía preguntarse por qué Camila no había abierto los graderíos para darse un baño de masas frente a seis, siete, ocho, nueve mil asistentes o hasta donde llegase. ¿Acaso el montaje con el que viaja la ex Fifth Harmony era demasiado modesto para ello?

En absoluto. Más bien parece que quiere hacer las cosas despacio y sin prisa, pues Cabello, muy crecida tras el éxito global de ‘Havana’ y ‘Never Be the Same’, que abre el concierto y da nombre a la gira, cuenta con un gran montaje que incluye proyecciones en una gran pantalla de fondo, una considerable corte de bailarines, un nutrido número de músicos que evitan que todo suene a lata; y finalmente con su propia gran presencia escénica. No es una bailarina histórica, pero sí una buena frontwoman, confiada en sí misma, bromista (“¡bebe agua, coño!”), por momentos chillona, que de hecho ya mira de vez en cuando hacia las gradas del recinto, cerradas, a sabiendas de que pronto las ocupará.

Tras la obligada intro intensa con imágenes de Camila y una reflexión suya sobre el dolor hasta llorar, el amor hasta morir, los sueños, el despertar de cada día; la cantante ya se mete al público en el bolsillo con el citado ‘Never Be the Same’, de final rockero. Consciente de la belleza de su puente hacia el final, Cabello comienza inmediatamente antes su largo listado de agradecimientos hacia Madrid y España en general, hablando casi siempre en castellano, con algún discurso terminado más bien en Spanglish.

En ese momento inicial de la noche, cabía preguntarse cómo demonios iba a apañarse para hacer un repertorio de 75 minutos al menos con un disco que dura 37 minutos -y en el que sale una misma canción dos veces-, sin recurrir a los temas de Fifth Harmony, cosa que por suerte no sucede. En primer lugar, extiende algunas de las canciones de ‘Camila‘, como esa ‘She Loves Control’ que suena en tres fases: la de baile, la de balada latina y la del taconeo (para al final volver al redil); también recupera alguna canción que no ha cabido en el álbum, “pero forma parte de [su] historia”, como es el caso de ‘Scar Tissue’; recurre a alguna versión prescindible, como la introducción de una versión de Elvis o la invitación a David Bisbal a cantar ‘Bulería’ enterita, para alegría de la mayoría del personal y el horror de otros; y sobre todo tira de esas canciones que Camila ha ido cantando por aquí y por allá y que se han ido convirtiendo en pequeños o grandes hits, y que son ya más de las que creías.

El último ejemplo es ‘Sangria Wine‘, que suena primera en el bis, pero tampoco faltan el ‘Know No Better’ de Major Lazer, ‘Crown’ de Grey o ‘Bad Things’ de Machine Gun Kelly. La cantante ha dejado atrás ‘Crying in the Club’, pero sobre todo ‘Sangria Wine’ y ‘Know No Better’ despuntan en una parte final del show que creías que ya estaba a punto de decaer porque ‘Camila’ había sonado prácticamente enterito ya.

En cuanto a las canciones del disco, Camila sabe hacerlas brillar una a una aunque unas fueran más flojas que otras. ‘Inside Out’ es una fiesta con ya todo el cuerpo de baile integrado; en ‘Consequences’ Camila cuenta que quiere mudarse algún día a vivir a España (“No, en serio”, continúa: “gracias por el apoyo en Twitter, Instagram…”); presenta ‘All These Years’ como una de sus favoritas; explica cómo ‘Someone’s Gotta Give’ era una canción de “amor frente al miedo” escrita a raíz de una relación tóxica, pero ha adquirido otro sentido (y se proyectan imágenes de refugiados, matanzas en los institutos estadounidenses o del movimiento Black Lives Matter para aquel al que no le ha quedado claro); en ‘In the Dark’ desenchufa absolutamente todo para cantar una parte a pelo; en ‘Real Friends’ invita a un grupo de colegas/fans al escenario… No hay canción en la que no pase algo, todo ello de lo más populista y efectivo para dar el salto a grandes estadios; y además su voz brilla en las baladas y se disimulan muy bien las segundas voces y/o pregrabados en las que no lo son.

‘Havana’ suena como segunda y última canción en el bis, con un fondo crepuscular y una parte de salsa incorporada a la mitad que no pega tanto; pero es más llamativo el cierre antes de los bises con ‘Into It’. Entre guiños a las guitarras de Prince, Camila se envuelve en una bandera gay, como consciente de cuál puede ser el público más fiel que tenga cuando todos los púberes y adolescentes que han llenado sus conciertos vayan creciendo. Muy mal se lo tiene que montar con el segundo álbum para pegar un bajón, visto lo visto… 7.

Hola #camilacabello #neverbethesametour #neverbethesame

Una publicación compartida de Jenesaispop (@jenesaispop) el

Etiquetas:
  • theboy

    Tiene el disco más abandonado que la mierda. Para cuando el puñetero 3er single????? O esta era ya ha acabado? Al final no está resultando tanto como parecía (y eso que tiene un buen disco). Por el momento tiene el título de one hit wonder.

  • Hakuna Matata

    ‘She Loves Control’ puede ser su próximo hit. A qué está esperando??

    Le da mil patadas a ‘Sangria Wine’.

  • Ewan

    One Hit Wonder es ‘Portugal. The Man’ o Gotye. Camila Cabello por trayectoria, seguimiento, popularidad y carisma no puede ser considerada una One hit wonder aunque no vuelva a pisar el número uno. Ni siquiera considero a Meghan Trainor One hit wonder, a pesar de todo.

  • mingie noriega

    para ser una cantante que solo cuenta con un album me sorprendió lo bien que lo hizo (el show)
    se me paso super rápido, y la sorpresa de Bisbal me ha encantado.

  • mardebering
  • theboy

    A ver si t oye ahora que está por España, ve a gritarselo al concierto. Va a perder su oportunidad.

  • theboy

    No sé ni por donde empezar… Veamos…. Entiendo todo lo que quieres decir, eso lo primero. Pero creo que comparar la trayectoria de Meghan por mucho que solo tenga un nº1en billboard, tiene muchísimos éxitos y sí ha sido nº1 y top 10 en otros países con otros singles. Para mi tu teoría descartada. Camila cuenta con Havana y una balada que no tiene absolutamente ninguna característica que la identifique con ella ni le aporte nada a su carrera. Lo de Portugal, una pena que no haya sido ni el one hit wonder que tanto se merece. Eso es una señora canción. Y Gotye, tiene su sitio, pero ya nadie se acuerda, no es ni un Torn, ni un Bitch, ni tu Ironic, ni un Mambo nº5, ni un Gangam Style, muy lejos de todo eso. Es una realidad popular. Camila o saca ya 3er single o hasta luego lucas. Sangría Wine es un extremento y una falta de cordura con las cancionacas que hay en su disco, y está a punto de perder su oportunidad.

  • Ewan

    Yo creo que Camila Cabello con el éxito de Never be the same, el macrohit Havana y su trayectoria anterior con Fifth Harmony….es más que suficiente para considerarla una artista con cierta base. Eso si, que lance ya She Loves Control para la campaña de verano

  • thegreatwarrior

    Sus descripciones hacen parecer el show tan pro y luego veo los vídeos y me quedo como que……-.-!!
    perdón pero eso si se ve un show modesto con una pantalla grande, así que a mi opinión esta bien que se haya quedado con los 5000 no mas. Luego hacen bestialidades de escenarios como Taylor y ni poniendo a todo el Cirque du Soleil se llena eso!!!

  • Hakuna Matata

    Cállate la puta boca y escucha este disco, pesada!

    DISCAZO.

    https://itunes.apple.com/mx/album/la-leona/1399757641

Send this to a friend