of Montreal / White Is Relic/Irrealis Mood

Por | 28 Jun 18, 8:44

of Montreal parecen empecinados en dividir su carrera entre los discos “pop y accesibles” (dentro de sus propias reglas) y los “progresivos-densos”. Su última obra ‘White Is Relic/Irrealis Mood’ entraría en la categoría “prog”, sección dance. Seis canciones de títulos dobles e imposibles (otra marca de la casa) y duración estimable, entre los 5:19 y los 8:32 minutos. Eso sí, la personalidad continúa inmutable, gracias a la voz inconfundible de Kevin Barnes y esas melodías precisas enmarcadas por arreglos marcianos. El resultado es un “más-de-lo-mismo”, con la particularidad de que se hace algo más estomagante que sus álbumes anteriores, sin alcanzar, afortunadamente, los niveles de ‘Rune Husk’ –su EP del año pasado-, un peñazo de dimensiones catedralicias.

Para empezar, se echan de menos esos temazos que anclen la atención, hits extraterrestres a la altura de ‘Let’s Relate’ o ‘It’s Different for Girls’. Tampoco se observan los cambios ni los estrujamientos de estructura de la canción a los que Of Montreal nos suele tener acostumbrados. Sí, las idas de olla propias de Barnes están, pero mucho menos divertidas de lo que suelen ser. A pesar de que Barnes afirma basarse en los mixes extendidos de la música dance de los ochenta, no logra alcanzar el fulgor de esos doce pulgadas. Paradójicamente, en esta discoteca falta, ay, el despiporre destinado a hacernos bailar.

Lo mejor está al principio. ‘Soft Music/Juno Portraits Of The Jovian Sky’, el primer tema, es algo así como un “slow-disco”, construido principalmente a base de un infeccioso pero algo monótono riff de bajo y un bonito remate que aúna lo sinfónico de Emerson, Lake and Palmer (esos sintetizadores) con un toque de Jeff Lynne (ese tratamiento de las voces). El disco retrofuturista, con adornos propios de videojuegos vintage, recorre la zumbona ‘Paranoiac Intervals/Body Dysmorphia’, con un estribillo muy pinturero y una interesante aceleración final. Pero la deriva disco-espacial se comienza a hacer aburrida ya en la tercera canción, ‘Writing The Circles/Orgone Tropics’.

Barnes recupera el pulso en ‘Sophie Calle Private Game/Every Person Is A Pussy, Every Pussy Is A Star!’ –enorme título. Al menos la parte del Pussy-, gracias a esa inmersión profunda en la parte más funk, a sus coros y al saxo que puntualmente adorna el tema, aunque el tramo final, demasiado largo y despojado precisamente de esos elementos tan significativos, refrene el empuje. El italo disco de ‘If You Talk To Symbol/Hostility Voyeur’ también promete lo suyo, pero pierde algo fuelle con la dispersión en la que acaba vagando. Barnes al final logra una colección de temas curiosos, interesantes de escuchar para los fans o en modo tesis, pero que no engancharán a nadie que no sea seguidor de los de Athens previamente.

of Montreal actúan este sábado en Vida Festival.

Calificación: 6,2/10
Lo mejor: ‘Soft Music/Juno Portraits Of The Jovian Sky’, ‘Paranoiac Intervals/Body Dysmorphia’, ‘Sophie Calle Private Game/Every Person Is A Pussy, Every Pussy Is A Star!’
Te gustará si: eres fan de of Montreal, adoras todo lo que huela a maxisingle de discoteca de los 80.

Etiquetas:

Playlist del mes

Send this to a friend