Mourn / Sorpresa familia

Por | 29 Jun 18, 14:30

Tercer largo y cuarta referencia (contando el EP ‘Over the Wall’, editado el año pasado) de Mourn y aún siguen generándome la misma sensación de sorpresa. Cada vez que escucho al jovencísimo cuarteto del Maresme me siento como si me montara en una máquina del tiempo que me transporta veinte años atrás. Porque suenan a todas aquellas cosas que atronaban en mi casa durante la segunda mitad de los noventa. Pero, como también es habitual en ellas, ni parecen impostadas, ni son de esos grupos que se limitan a tratar de mimetizar sonidos pretéritos, quedándose en la superficie. Su fe y fervor en los sonidos del rock alternativo de los 90 es genuino. Su personalidad, amalgama de toda esa escena, es sincera y fiera.

En ‘Sorpresa familia’ continúan cultivando la mayoría de sus características; canciones breves, guitarras cortantes, batería contundente, el bajo de Leia Rodríguez con un punto cavernícola y las airadas voces de Carla Pérez y Jazz Rodríguez conjugándose. Pero si en ‘Over the Wall’ había momentos que casi eran Bob Mould, aquí se asemejan a unas Babes in Toyland menos cafres, especialmente en los primeros temas. La furia hardcore llena ‘Barcelona City Tour’ y su estribillo vociferado (“What a shame!”). Más rebajadas en velocidad, que no en ira, se revelan en ‘Skeleton’. Pero, a partir de ‘Strange Ones’ (con un fragmento cantado en catalán), se muestran menos hardcore y más emocore. Las estructuras son más elaboradas, más densas, menos punk y su sonido parece querer expandirse hacia terrenos algo más “calmados” (nótese las comillas), hasta Built to Spill o Sunny Day Real Estate.

Más agudas y afiladas se exhiben en ‘Fun at the Geisers’ para, a continuación, despistar con la relativa dulzura de ‘Candle Man’ o con la calma fantasmagórica, que alcanza casi el espíritu 4AD, en ‘Orange’. ‘Doing Right’ entra con juegos de guitarras relativamente aplacados para meterse en una sugestiva tormenta de gritos y ruido, en la que las voces tratan de amansar la canción. Una cierta alegría se filtra en la oscuridad que siempre suele teñir las canciones de Mourn en ‘Bye, Imbecile!’ (deben de estar realmente contentas de haber perdido de vista al imbécil en cuestión). Pero las sombras, las guitarras quejumbrosas y los aullidos regresan en ‘Divorce’. ‘Epilogue’ es jubilosa y zalamera, dentro de las coordenadas del subgénero, mientras que ‘Sun’, el auténtico epílogo del álbum, prácticamente retorna a la senda de su primer disco, al ser la que más se acerca a la PJ Harvey de ‘Dry’.

‘Sorpresa Familia’ resulta finalmente más expansivo, menos árido que ‘Ha, Ha, He’ , su anterior LP. Otra demostración de la robustez de Mourn, que se mantienen sin perder su frescura y ferocidad juvenil tan sugestivamente anacrónica.

Mourn actúan este sábado en Vida Festival.

Calificación: 7,3/10
Lo mejor: ‘Barcelona City Tour’, ‘Strange Ones’, ‘Orange’, ‘Doing right’, ‘Epilogue’.
Te gustará si te gusta: Built to Spill, Sunny Day Real Estate, Babes in Toyland

Etiquetas:
  • Carvey

    Me ha costado digerirlo más que los anteriores, pero sí, les ha quedado otro buen trabajo. Strange ones es el TEMAZO. Las canciones calma+furia siempre son mi debilidad.

Playlist del mes

Send this to a friend